Nuestra Ingrid cumple 100 años

AA1A2A3

Ingrid Bergman (Estocolmo, 29 de agosto de 1915 – Londres, 29 de agosto de 1982) Con el nombre y la foto basta para reconocer a una de las grandes del cine, un mito que permanecerá siempre en los fotogramas y en sus personajes (Ilsa, María, Juana,…) Reconozco mi debilidad por ella junto con Maureen O’Hara y Audrey Hepburn y que no soy nada objetivo pero quién lo es en cuestión de mitos. Ingrid  Bergman, la actriz de rostro luminoso y mirada serena que llenaba la pantalla con su sola presencia.  Considerada por el American Film Institute la cuarta mejor actriz de la historia tras Katharine Hepburn, Bette Davis y Audrey Hepburn recibió tres Oscar (Luz que agoniza, Anastasia y Asesinato en el Oriente Express -actriz de reparto-) cuatro Globos de Oro (Luz que agoniza, Las campanas de Santa María, Anastasia y Una mujer llamada Golda -póstumo-) Pero no son los premios, merecidos además de las muchas nominaciones. No hacen falta para valorar la carrera de esta sueca que comenzó como extra en su país a los 16 años para trasladarse a Estados Unidos tras doce películas. Y llegó en 1939 para protagonizar “Intermezzo” un drama romántico junto a Leslie Howard que en ese momento rodaba “Lo que el viento se llevó” cosa que no le apetecía en absoluto así que chantajeó al productor David O. Zelnick, interpretaría a Asley Wilkins si podía hacer del violinista enamorado de la profesora de piano de su hija. Cuatro películas más y en 1942 una película con apenas pretensiones se convirtió en uno de los mitos cinematográficos de la historia “Casablanca” de Michael Curtiz junto a Humphrey Bogart ¿Quién no ha recitado alguna frase, incluso inventada, de esa obra maestra? ¿Quién no recuerda el rostro de Ingrid mientras su marido Laszlo canta La Marsellesa?¿Y el diálogo a pie del avión en medio de la niebla entre los protagonistas? Hizo de española junto a Gary Cooper en “¿Por quién doblan las campanas? Su blancura sueca contrastando con el moreno ibérico en un film que tardamos cuarenta años en poder ver. Y con Cukor y Charles Boyer llegó el primer Oscar con “Luz que agoniza”, inquietante melodrama de crímenes. Y fue la hermana María junto a Bing Crosby en “Las campanas de Santa María” y Hitchcock la reclamó para “Encadenados” (volvería a ahcerlo en “Atormentada”) junto a Gary Grant y donde volvió a coincidir con Claude Rains (el comisario Renaud de “Casablanca”) un film de espías en Brasil. Y fue Juana de Arco, aún muchos americanos la nombran cuando ven la estatua de Orleans a la santa. Y después vino su etapa italiana con Rossellini por el que abandonó a su marido y su hija en medio de un escándalo monumental que le valió la crítica de la iglesia luterana sueca y de la católica y fue declarada persona non grata en Estados Unidos. Impresionante en “Stromboli” una angustiosa obra maestra, desgarradora con una naturaleza agreste que se convierte en la prisión de una mujer. Tras una serie de fracasos artísticos y sentimentales abandonó al italiano. Y fue la gran duquesa hija menor del zar en “Anastasia” junto a Yul Briner obteniendo el segundo Oscar que tuvo que recoger Gary Grant. Y así continuó entre el cine, la televisión y el teatro hasta que el día que cumplía 67 años el maldito cáncer se la llevó. No sin que Sinatra le cantara “Time Goes By”, la melodía que siempre irá asociada a su rostro. Y aunque coincidiré con muchos permitidme una debilidad. Hasta siempre Ilsa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s