Sarrats, vete a freír espárragos

Espigando en la abundante literatura que produce la estupidez humana en general y la de algún lugar en particular, encontramos este bonito y sagaz comentario de Marc Sarrats, humorista de cabecera del programa “Matina Codina” de RAC105: “Hay que hacer lo que sea para ser feliz: robar, matar o, incluso, votar al PSC”.

En los tiempos que corren cualquier crítica ha de ser matizada puesto que en seguida aparece la retahíla de acusaciones que te sitúan en el extrema de la balanza política que viene a resumirse en “Si no piensas como yo es que eres…” Así que comenzaré con una previa. Me importa un pito lo que diga este individuo, basta con no escucharle. La libertad de expresión es para todos. Una concejala de la CUP el otro día interrumpió un monólogo humorístico porque no le gustaba lo que se decía, incluso cogió un micrófono y trató de convencer al respetable de algo parecido a que se linchara al del escenario (en el sentido figurado de la palabra) Afortunadamente el pueblo reaccionó abucheando a la guardiana de la moral que al día siguiente dimitió, no por vergüenza, sino porque no había logrado hacer ver la verdad (pobres ignorantes) a los sentados a la fresca que, encima, se reían. No soy de esos, cambio de canal y ya está. Así que nada de prohibiciones, ni fariseísmos, ni zarandajas semejantes.

El comentario de Sarrats es público, se hizo en un medio de comunicación y, por lo tanto, teniendo en cuenta lo anterior, sí puedo decir lo que me parece, igual que cuando voy al cine y digo porque me gusta o no, o de un libro, o de un monólogo o de un chiste. Esto último en extinción porque cualquiera se atreve, talibanes hay en todos lados y no sólo en Afganistán. Pienso que sería hoy de aquellos humoristas de mi infancia y juventud, Gila, Tip y Coll, Eugeni, Cassen, Arévalo, Chiquito, Barragán, en fin, mejor no pensarlo…

Hoy en día y de un tiempo a esta parte el humor parece ser una sucesión de cosas que se cuentan sin parar. Maestros hay del género como el gran Rubianes, pero hay otros no tocados por la barita que creen que con lo de hablar sin parar con una cierta postura de echado para adelante y apariencia, que no espíritu, de bufón (insigne y rebelde profesión) es suficiente. Resultado, que a veces se habla sin parar y que con decirla muy gorda ya está, incluso ocurrencias que después hay que mantener para no tener que enmendar. El otro día sin ir más lejos, a uno en TV3 le parecía más normal hacer un lacito con una esvástica que con los colores de la bandera de España. Ahora Sarrats nos regala su concepto de como ser felices, “robar matar o, incluso , votar al PSC” sin que el conductor del programa dijera ni esta boca es mía, supongo que la risa se lo impedía. Dejando a un lado la libertad de expresión y de la posibilidad de cambiar de emisora vamos a analizar lo dicho que para eso es público y publicado.

  1. Incluso (me pongo interesante, del latín inclusus) Como adjetivo indica contenido de una cosa, que está implícito en ella y como adverbio expresa siempre adición enfática a algo explícito o sobrentendido, de forma que el elemento que se añade está siempre situado en la parte más alta de una escala en la que se reconocen distintos grados.
  2. Teniendo en cuenta lo anterior significa que para Sarrats votar al PSC es peor que robar o matar.
  3. En las últimas elecciones a la Generalitat ganadas por el PSC se cometió un crimen mayor que robar o matar. No fue un ejercicio democrático, fue otra cosa.
  4. Miles de personas ese día decidieron votar al PSC en vez de dedicarse a saquear o asesinar… Menos mal, aunque el resultado es peor para Sarrats (Lo de la plaza Urquinaona y los altercados en Barcelona deben ser la Arcadia feliz)
  5. Pero si uno es feliz así que lo haga dice. Plano de absoluta superioridad, sólo falta decir “os perdono porque no sabéis lo que hacéis” El supremacismo puede adoptar muchas formas, incluso la del aparente chascarrillo humorístico.

Antes he hablado del bufón, ese personaje que decía al poder lo que no quería escuchar. Aquí los términos están invertidos, no me imagino al humorista diciendo ” robar matar o, incluso , votar a Junts” “robar matar o, incluso , votar a ERC”, “robar matar o, incluso , votar a la CUP”. O eso que él mismo repite continuamente de “Puta España”, quítenle la segunda palabra y añadan la que quieran a ver si lo dice ¿Cómo reaccionaria el susodicho y los que le ríen las gracias si ponemos la que todos ustedes suponen y lo dice alguien en un medio de comunicación?

En mis años mozos cantábamos “Con el cobre que te pagan, soldadito boliviano, que te compran que te vendes” ( gracias Paco Ibáñez) Pues eso.

Podría finalizar aquí pero es que me asalta una duda. Si votar al PSC es peor que robar o matar, militar en el partido… Sicarios del mal, ladrones y asesinos profesionales, gente despreciable. No es la primera vez que digo que yo milito en él y jamás he levantado la voz más allá del debate político cuando alguien discrepa de los hecho por el partido, incluido internamente. Pero hay algo que sí me fastidia y que parece que va implícito en pertenecer a una organización política. En primer lugar que insulten a los cargos y que sospechen de ellos sólo por serlo. Pero no voy por ahí. Es lo segundo, la cantidad de personas que tienen un carnet porque son socialistas de corazón, tradición o convicción. Y mil Sarrats con su labia, que algunos considerarán inteligente y otros verborrea idiotizada, y bien pagada, no le llegan a la suela a los militantes y las militantes del partido que van a sus agrupaciones de pueblo y de barrio, que hablan de política, que jamás dicen que votar a la derecha es peor que robar o matar, porque entre otras cosas muchos de ellos siguen buscando a sus parientes a los que si mataron y les robaron la memoria. Y porque saben lo que es la democracia, que no sólo consiste en la libertad de expresión. No todo el que está en el PSC o en el PSOE tiene un cargo como piensan algunos recién llegados a la política. Igual que mucha gente del resto de partidos. Pero Sarrats dice que es peor que robar o matar y Sarrats es un humorista reputado. Personas que militaban en la clandestinidad y han seguido porque creen que eso que nació hace ciento cincuenta años sigue siendo válido, pero Sarrats dice que son peores que ladrones y asesinos, y el señor Sarrats es un humorista pagado por una cadena que es muy libre de pagar a quien quiera y lanzar su mensaje a los cuatro vientos. Personas que jamás hablarán en un medio público pero que han hecho política toda su vida en el más noble sentido de la palabra en la calle y su trabajo, incluso con una ética. Pero Sarrats le basta un segundo para echar todo eso por tierra con su labia y tono chulesco y aguerrido de tener la verdad que nadie se atreve a decir. Personas que se dejaran la piel para que gentes como Sarratas ahora puedan decir lo que dicen con total libertad, pero él piensa que le viene por alguna otra cuestión que espero no tenga que ver con la genética.

Voy a hacer caso a Marc Sarrats, voy a se feliz. Pero hoy no me apetece robar ni matar. Hoy lo que me apetece para ser feliz es mandarle a freír espárragos o donde ustedes piensen. Se aceptan sugerencias

Educación: campo de batalla

“¡Apartad vuestras manos de nuestros hijos, chusma totalitaria! Ni matemáticas con perspectiva de género, ni adoctrinamiento en amnesia histórica, ni talleres de sexualidad para preadolescentes, ni ataques a la familia, ni enseñanza en el odio a España” dice el señor Abascal. “Los valores se enseñan en casa” se publica en el twitter oficial del PP. La prensa de derechas dice que los colegios se van a convertir en centros de reeducación, por cierto, el mismo diario que publicó en su día (julio de 1936) que en nada había sido más nefasta (los términos eran más duros) la República que en la multiplicación de maestros y maestras…

Agosto de 2021, el manual no ha cambiado.

Estoy de acuerdo con la derecha. Algo no funciona en nuestro sistema educativo. El hecho de juntar letras no significa saber leer. Una de dos, o son de este grupo o lo hacen a propósito y ambas cosas son malas.

A) El asunto de las Mates. Lo que se dice claramente es que hay que sobrepasar la línea de profesiones femeninas y masculinas… Ni los cuidados han de ser cosa de mujeres, ni las tecnologías de hombres.

B) Adoctrinamiento en amnesia histórica. Qué esto lo diga alguien de extrema derecha, que acusa de criminales a unos y ensalza a los otros. Y se afirme, por ejemplo, que lo del 36 no fue un golpe de estado… Sin comentarios.

C) Nada de talleres de sexualidad. Es verdad ¿para qué está el porno en las redes?

D) Ataques a la familia. Ya, por eso existen las tutorías, las AMPAS, la comunicación en tiempo real, los cada vez más numeroso actos para relacionar familia y escuela… Un ataque, sin duda,

E) Y el odio a España… Cuando se tiene el concepto que tiene él y algunos como él, que no tiene porqué estar en el mismo grupo político, de esto de la patria, esta dicotomía amor/odio es la que hay, pero si tienes otra, igual estas cosas tan feas no pasan y se habla, en serio, de política, historia, sociedad, economía…

F) Los valores en casa. ¿Y en la calle? Como Groucho, “estos son mis principios pero si no le gustan tengo otros” Me hizo mucha gracia cuando en una campaña similar de la derecha, algunos decidieron que sus hijos no cursaran “Educación para la ciudadanía”, esa materia adoctrinadora en la que se explicaba cosas tan horrorosas como los valores democráticos, convivencia y respeto. Verles en reportajes en la mesa de la cocina obligados a escuchar la ética materna o paterna diferente de la del resto de su clase… En aquellas estancias se estaba escribiendo la nueva ética, sólo comparable a la de Aristóteles, Spinoza, Kant o vaya usted a saber. Me gustaría saber qué aprendieron en contra de lo que se enseñaba en la escuela y si de algo les ha servido…

G) Centros de reeducación. Es decir ya vienen educados por el orden familiar, por supuesto, el que ellos consideran. La escuela va a crear pequeños y adolescentes monstruos que se dedicaran a destrozar lo establecido sin piedad como en las profecías apocalípticas de “1984” o “Un mudo feliz”.

Permítanme el comentario.

  1. Toda la profesión de la enseñanza bajo sospecha. Al cerrarse la puerta de la clase comienza el dominio que la mente del adulto ejerce sobre las pobres y débiles mentes de de la infancia y la adolescencia. Se empieza por aquí y hace 80 años nadie se extrañaba de que la lista de delincuentes del pueblo estuviera encabezado por gente de izquierdas y el maestro o la maestra a los que se acusaron exactamente de lo mismo y que por lo tanto, había que extirpar su influencia de las mentes.
  2. Le voy a dar la razón a Abascal, sin que sirva de precedente. Adoctrina el totalitarismo. Basta recordar los enunciados de problemas de mates en los que se venía a decir lo bien que viviría la gente si no existieran personas con problemas mentales o… (póngase aquí lo que se quiera) y todo gracias a una sencilla multiplicación o división. Aquella Formación del Espíritu Nacional después llamada Educación Cívico Social, del franquismo. Y la cosa no es mejor en los totalitarismos de izquierdas, por supuesto. Pero ¿en una democracia? ¿Es posible en una escuela de un país democrático? ¿En una país con libertad de expresión? ¿Dónde el nivel de estudios de la mayoría de las familias ha crecido exponencialmente? y, más en concreto, con los proyectos educativos de centro, las AMPAS, la inspección, incluso la posibilidad de acceder a todas las formas educativas de las redes, podcast de maestros y maestras incluidos ¿es posible que algún abyecto o abyecta se dedique al adoctrinamiento? Hace tiempo escribí que no ponía la mano en el fuego por todo el mundo, pero también creo que el sistema tiene los suficientes medios para situar las cosas en su sitio.
  3. Y este sitio no es otro que el hecho de que es imposible separar enseñanza de contenidos y valores, al menos cómo yo lo veo. Viví los estertores de la educación de la dictadura, pero los suficientes como para que recibiera más de una bofetada por equivocarme en una letra o en una suma. A muchos si que nos pusieron la mano encima… no se si sucia o limpia pero nos la pusieron. Aquel momento imbuido de guerracivilismo y autoridad jerárquica lo demandaba.
  4. Los sistemas educativos en sociedades democráticas son el reflejo de estas, de los valores que se han dado y de las leyes en las que se reflejan. Cualquier comentario, cualquier acción está impregnada de contenido ético, en la escuela y en un bar. Y en el primer caso, en la historia, la lengua, las mates, la física y la biología, la educación física y la tecnología, la literatura universal y la particular. Porque para que eso exista hace falta la persona que las explique, que las comunique, que haga que el alumnado se empodere de ellas. Después cada cual escogerá su camino sin más criterio que su vocación… Porque la biología no existiría sin la investigación, pero tampoco sin el profesor o la profesora de biología, y lo mismo la lengua, la historia, las matemáticas, la filosofía y lo que sea y la verdad es que no sé en que momento alguien vendrá a decirnos que nos dediquemos a adoctrinar en no sé que destrucción de la civilización occidental.

Y para finalizar quiero dar las gracias a Abascal, Casado, Ayuso, Pastor y demás. Gracias a su impagable aportación sabemos claramente lo que no hay que hacer y lo que significa de verdad el adoctrinamiento

El jardín de Casado o volverán banderas victoriosas

Sigue Pablo Casado en su jardín de reelaboración de la guerra civil en un, creo yo, claro intento de quitarle a VOX lo de la herencia de la victoria para ver si los votantes de la derecha le ven a él como el legítimo sucesor de aquella Nueva España que alboreó el 18 de julio de 1936.

En unas jornadas de “Concordia, Constitución y Patriotismo” (el título ya se las trae por lo escuchado allí) Ignacio Camuñas ante el silencio y cara embelesada del líder del PP dijo cosas tales como que lo del 36 no fue un golpe de estado, que la izquierda y la República tuvieron la culpa de la guerra civil por lo mal que hicieron las cosas, en suma un fracaso en el que la derecha no tuvo responsabilidad.

¿Quién es Ignacio Camuñas? Un licenciado en derecho con formación diplomática. Esto es importante porque dice también que él piensa eso y no quiere debatir con historiadores. Pues vale, yo tampoco quiero debatir de derecho con juristas. El caso es que es un señor leído que incluso fundó “Cuadernos para el diálogo”. No diré que fuera un opositor furibundo pero no parecía alguien vinculado al régimen. Fue brevemente ministro con Suárez y termina fundando VOX, partido que abandona después.

Dicho esto. Lo que se comenta es lo dicho públicamente sobre la guerra civil defendiendo las mil veces desmontadas tesis de la mitología franquista. Con una novedad, lo del 36 no fue un golpe de estado. Esto es un fragmento textual de una de las instrucciones del General Mola, organizador de lo que Camuñas dice no fue un golpe de estado.

“Las circunstancias gravísimas por las que atraviesa la Nación, debido a un pacto electoral que ha tenido como consecuencia inmediata que el Gobierno sea hecho prisionero de las Organizaciones revolucionarias, lleva fatalmente a España a una situación caótica, que no existe otro medio que evitar mediante la acción violenta. Para ello los elementos amantes de la Patria tienen forzosamente que organizarse para la rebeldía, con el objeto de conquistar el poder e imponer desde el orden la paz y la justicia. Esta organización es eminentemente ofensiva, se ha de efectuar en cuanto sea posible, con arreglo a las siguientes bases.”

Base 1.ª.La conquista del poder ha de efectuarse aprovechando el primer momento favorable, y a ella han de contribuir las fuerzas Armadas, conjuntamente con las aportaciones que en hombre y material y elementos de todas clases faciliten los grupos políticos sociedades e individuos aislados que no pertenezcan a sectas y sindicatos que reciben inspiraciones del extranjero, “socialistas, masones, anarquistas, comunistas etc”. (…)

Y la derecha no tuvo nada que ver en la posterior Guerra Civil. Porque lo que Camuñas nos está diciendo es que cómo la República lo hizo tan mal que lo suyo era castigar a sus integrantes, no fue un golpe de estado, fue un castigo merecido. Es decir, como los de la República lo hicieron tan mal hubo que matarlos… No voy a entrar, cómo él dice, en explicar, con datos no con las vísceras, el papel de la derecha entre el 31 y el 36 pero de verdad que es muy interesante.

Qué Camuñas diga esto convencido totalmente es grave porque es un episodio más del revisionismo al que la derecha y la extrema derecha está sometiendo la Historia de España. Pero lo más grave es que escuchándole con asentimiento y admiración era Pablo Casado, líder del PP, un partido de gobierno. Una de dos, o Casado es un supino ignorante en cuestiones históricas, cosa que puede ser, o está en en ese revisionismo destructivo, hijo de la victoria del 39. Una señal de que la derecha española es incapaz de dar el paso y no sustentar su “legitimidad” en la guerra civil. Y si alguno hay que le da vergüenza escuchar estas cosas, pues la verdad es que no dice nada.

La deriva es grave en su vertiente política y social porque se justifica la fuerza cómo elemento de disuasión y se argumenta la superioridad moral de la derecha por algo metafísico, Franco era caudillo por la gracia de Dios tras la cruzada. Es grave por el desprecio a la Historia como disciplina académica y a sus estudios, es grave porque es una versión que se llevará a las aulas, o se intentará. Es grave, en definitiva, porque es mentira. Ahora los medios afines a la caverna lo justificarán de mil maneras, las falsedades corren como la pólvora, desmontarlas es lento y queda para los que saben. Y estos serán asaetados por rojos, según la derecha sólo si versión es verdad libre de polvo y paja, cualquiera que les lleve la contraria es un sectario peligroso.

Marx decía “Dejar el error sin refutación es una inmoralidad intelectual”. Ahí seguiremos.

Cuando perdimos la guerra

Alguno me llamará exagerado o incluso iluminado. Cuando uno escribe para el público está expuesto a todo tipo de críticas, constructivas, destructivas, a loas y a exabruptos. Es el peaje de decir lo que uno piensa y que, por supuesto, sólo faltaría, no es dogma de fe.

Después de tres líneas, el título y las fotos se podría decir que juego al despiste, pero no. Es más, quiero ser muy claro y no me importa cabrear a alguien. Porque este es mi oficio, no el de “cabreador” sino el de historiador. No tenemos juramento hipocrático pero todo el que se dedique a esto debería de hacer uno que podríamos llamar “herodotocrático” (por nuestro fundador Herodoto que, cómo todo lo serio, vino de Grecia) y que consiste en no mentir, no decir verdades a medias, ni alegrar los oídos a los que mandan. Hace poco estuve en unas conferencias sobre la Segunda República Española y algunos de los ponentes estaban hablando más para alegrar la vida de los actuales componentes del “govern” de la Generalitat que para los que tratábamos de asistir a una conferencia de Historia. Pero a esto ya le dedicaré otro artículo.

Cuando uno se dedica a esto es difícil que algo le sorprenda porque enseguida lo relaciona con algo sucedido en el pasado. Un millón de años de especie humana deja pocas posibilidades a la total innovación. Y últimamente me está pasando con esta derecha que nos ha tocado en suerte. Porque cómo ya he dicho nada es nuevo, los orígenes, el devenir todo es necesario para entender el presente. Lo diré así aunque suene a filosofía. Pasado, presente y futuro son un único tiempo. Planificamos con una experiencia pasada, para actuar en el presente proyectando a futuro y así continuamente. Pongamos un ejemplo, ¿alguien puede negar la raigambre carlista montserratina del nacionalismo catalán? Vean sus hechos y el futuro que planean para Cataluña y poco habrá que rascar para encontrar una boina roja con borla.

¿Y la derecha española? Pues de guerra y victoria, aplastante, porque no hay otro tipo de victoria. Una victoria donde se recuerde continuamente a los vencidos que lo son y que no merecen ni el aire que respiran. ¿Saben cuanto tiempo ha gobernado, en paz, la izquierda en España durante la etapa contemporánea? Veintiocho años, eso es todo. La primera vez derrotados en la guerra civil, la victoria que se celebró durante cuarenta años y eso marcó de manera indeleble a las generaciones políticas posteriores. A los de izquierda esa especie de romanticismo de tener que salir con una manta por la frontera y teniendo la razón que no la fuerza y, a los de derecha convencidos que el poder es suyo y que cuando se pierde, cualquier medio es bueno para conseguirlo y derrotar, sí, derrotar, al enemigo que osó quitarles lo que les pertenece por derecho ancestral.

Hoy, afortunadamente, no hay generales golpistas, al menos en activo. Pero el lenguaje y las actuaciones de los órganos controlados y bloqueados, porque eso de la ley sólo se ha de cumplir cuando beneficia sólo a unos, actúan minando a un gobierno llamado ilegítimo ¿les suena? El poder es de ellos, lo ganaron en la guerra porque así hubo que actuar para desalojar a los que habían osado ocuparlo sin que les correspondiera. Si España se hunde, que se hunda, ya la levantaremos (¡Arriba España!) Ahora los medios, sus terminales en los órganos judiciales, votaciones absurdas en el Constitucional dando la razón a Vox sobre nada menos cómo actuar en la pandemia. Etarras, bolivarianos, comunistas, pornomarxistas (esta es de traca). Acusaciones de querer acabar con la democracia e imponer una dictadura ¿Saben qué esta fue la razón esgrimida para justificar el golpe del 36? Tesis aún defendida por pseudohistoridores que hace ochenta años hubieran vestido camisa azul y correaje y habrían acudido raudos a la llamada de la Nueva España. Todo vale para derrocar, derrotar, tumbar a los que han usurpado el legítimo poder que corresponde a unos elegidos que cuando andan lo hacen con autoridad porque la tierra que pisan es suya, porque hablan por el sufrido pueblo. El lenguaje se ha convertido en la artillería para acabar con el rojerío y el control sobre algunos órganos en la quinta columna. A las formas y torpedeos durante la pandemia me remito.

Historia comparada. A veces me pregunto que hubiera sido de Europa si Alemania hubiera ganado la guerra. Probablemente la derecha europea hubiera girado en torno a los vencedores pero, afortunadamente la perdieron y la derecha se tuvo que civilizar porque no olvidemos su responsabilidad en aupar al fascismo (otro día hablaremos de eso, ya van dos) Imagino a Francia con Petain victorioso y los chicos de la Milicia Francesa (pro nazis) desfilando por París. Seguramente hoy lo de los Le Pen parecería lo normal.

Desgraciadamente, en España, si sucedió, ganaron la guerra y, por mucho que digan, cuando son ellos los que la recuerdan continuamente con actos y hechos, han de pasar muchas generaciones para que eso pierda fuerza y no digo desaparezca porque el pasado siempre nos visita. La última guerra carlista terminó en 1876, levantaron cabeza, y de qué manera, en el 1936. Escuchen a Torra o Puigdemont, compárenlo con el ideario y las formas y ya me dirán. Por lo tanto, ¿qué esperar de Casado, Abascal y los que antes que ellos estuvieron o les precederán? Ellos ganaron la guerra, nosotros la perdimos.

El desastre de Annual, cien años

La historia del desastre de Annual

www.instagram.com/tv/CQ_bG5yoAxw/

Hoy voy a hacer propaganda de una de mis obras “Annual, un cementerio sin tumbas” publicado por Edhasa. Una historia basada en los acontecimientos que tuvieron lugar en el Rif entre los meses de julio y agosto. Un acontecimiento narrado desde los generales y los soldados, sus vivencias particulares. Mi intento de que unas líneas en las Historias de España adquieran lo que la novela histórica permite, detenerse y reflexionar convirtiendo los números en personas de carne y hueso sin anacronismos ni retorcimientos del dato histórico.. En el enlace superior me escucharán hablar de ello.

El 21 de julio se cumplirán cien años del comienzo del llamado desastre de Annual. Un acontecimiento que marcó definitivamente el declive de la monarquía de Alfonso XIII, liquidó el sistema de la Restauración, el ejército sufrió su enésimo trauma desde Cuba y, lo más grave, destrozó miles de familias que nunca pudieron enterrar a sus muertos. Esto último un clásico a partir de 1936.

Catorce mil españoles perdieron la vida en las jornadas de julio y agosto. Perseguidos, masacrados, torturados sin piedad yacen en fosas comunes que, seis meses después unidades sanitarias del ejército tras recuperar el terreno perdido, excavaron por todo el territorio rellenándolas de cal. Los menos afortunados están dispersos por el Rif. Los blocaos, las posiciones de madera, zinc y sacos terreros donde mal vivían 15 o 20 soldados acompañados de sed, hambre y piojos se convirtieron en túmulos funerarios, Los que huyeron fueron perseguidos y cazados mientras una procesión de soldados trataba de llegar a Melilla. Un drama de 130 kilómetros que terminaron el 9 de agosto en la matanza de Monte Arruit donde 3000 españoles murieron a manos de los rifeños mientras una treintena de oficiales eran separados para ser canjeados por dinero.

Acontecimientos como Abarrán, Igueriben, cuya resistencia es digna de los “Trescientos”, las cargas de la caballería de Alcántara, la emotiva diana floreada de los cornetas en plena retirada, la heroicidad del capitán Arenas. Y también la corrupción galopante, la lucha de egos entre generales, la incompetencia, el abandono de miles de jóvenes a su suerte. Todo ello ocurrió en aquel terrible verano de 1921 que cambió la vida de millones de personas.

Dicen algunos que hay que olvidar ya el pasado y mirar hacia adelante. Los mismos que resucitan una y otra vez la guerra civil, destrozan placas de gente que no les gusta y liquida menciones a fusilados en cementerios. No sé que saben de Annual, probablemente, teniendo en cuenta de lo que dicen, nada. Los mismos que en aquellos días dijeron que la carne de gallina estaba barata en el Rif y que fue cosa de soldados y no de generales, entonces ya prometían.

Annual dio al traste con la monarquía, todo empezó un 21 de julio de 1921, el mismo día que el rey Alfonso XIII enterraba solemnemente los resto de El Cid en la catedral de Burgos. El obispo de la ciudad gritó ¡Viva el Cid muerto! En ese mismo instantes cientos de jóvenes estaban muriendo en el RIF y la monarquía comenzaba a escribir su epitafio.

Secuestrados en Mallorca

Dice un amigo mío que si a él a los 17 años le encierran en un hotel de Mallorca con gente de su edad y a setecientos kilómetros de sus padres a los diez días le tienen que sacar los GEO.

Al margen de la gracia me gustaría comentar algunas cosas que he escuchado y que, por supuesto, no tratan de enmendar la plana a nadie, ni trato de meterme en casa de nadie y, mucho menos, en las relaciones padres e hijos.

En primer lugar los medios. Se habla sin matiz de viajes escolares. Permítanme hacer un poco de corporativismo. El primer día de colegio las aulas parecían una droguería, el último día exactamente igual. El primer día entradas por tramos, flechas en los pasillos, separación en las aulas, grupos burbuja reducidos, avisos de como llevar la mascarilla y llamadas continuas a la responsabilidad durante los fines de semana y horario extra escolar. Y el último día, también, logrando, la mayoría, la gran mayoría de grupos llegar a los más de 250 días sin covid. Incidencias sí, grandes estallidos, ninguno, por lo tanto felicito y me felicito de la enorme labor realizada desde los centros… Por eso se me hace muy cuesta arriba pensar que una escuela organice un viaje (alguno habrá) al terminar el cole, que profesores y profesoras con lo que hemos llevado se embarquen después de selectividad (los centro han terminado su actividad) en una salida con adolescentes a Mallorca. He escuchado cosas como viaje de estudios a Salou. Con todos los respetos a Salou,… sin comentarios. Por cierto, no he visto, igual sí la hay, ninguna entrevista al responsable adulto de esas salidas y menos docente… O se ha escondido o es que no lo hay porque identificar edad con escuela no siempre es correcto.

Llevo organizando viajes de escuela mucho tiempo y, al margen de que lo nuestro y lo de muchos otros son viajes realmente de estudios y convivencia y, por lo tanto, quedan excluidas las magníficas zonas de ocio, les explicaré como funciona esto.

Hasta la llegada de la pandemia la primera semana de septiembre a la hora del patio (si es en la calle) o a la salida se personan delante del edificio unos individuos e individuas que ofrecen a los de 2º de bachillerato un viaje tras la selectividad a un lugar de ocio con transporte, hotel, entradas a fiestas y demás con un precio muy asequible. A veces, si te haces con uno de los prospectos ves que llevan el nombre de la escuela, no indicando que sea cosa escolar, sólo faltaría, sino a manera de indicador para saber a que grupos se han dado, pero que puede llevar a algunos a confusión. Sobre todo cuando se presenta la hoja a los padres y no indagan demasiado, es muy útil. Por supuesto, todo legal y cada uno se gana la vida como quiere o puede. Un viaje de estudios o como se le quiera llamar, organizado por el centro requiere de una preparación y papeleo, permisos paternos y maternos, visado policial si es en el extranjero, tarjetas sanitarias, listado de medicaciones, posibles alergias y otras historias como horarios estrictos ya que la responsabilidad recae sobre tres o cuatro personas durante las 24 horas… Y durante dos años, nadie ha organizado nada. Lo del macro brote es otra cosa

Viene esto a colación de padres airados que tras los sucesos de Mallorca han puesto denuncias porque se ha recluido a un menor. La pregunta sería ¿y qué hace un menor ahí? Una madre que clamaba la inocencia de su hijo/a porque había ido con su grupo burbuja evitando el contacto con los demás para descansar unos días… En Mallorca, de noche, o de día, me da igual… Tal y como cuentan, algunos grupo de jóvenes tras la selectividad se han trasladado a lugares de ocio con la sana intención de continuar estudiando para su futuro. La verdad, difícil de creer.

Allá cada cual, y si algún colegio se ha visto implicado que para otra vez se lo piense. Las consecuencias las estamos viviendo pero dejen en paz a las escuelas, nada tienen que ver con el estallido de contagios.

Hace 90 años…

“Hace 90 años nos amenazaban en esta bancada del hemiciclo”

Segunda frase de Casado sobre el tiempo de la Segunda República durante su lamentable intervención de ayer tratando de hacerse con el argumentario de la extrema derecha, la oratoria aznariana y el desparpajo de Ayuso… Un pobre hombre. Eso es lo que es. Atenazado y amedrentado por su entorno, incapaz de ser diferente, incapaz de plantear nada trata de ser un triste remedo de los que le quitan el sueño. Decía Marx que la historia primero se presenta como tragedia y se repite como farsa.

Y en eso hay que entender el comentario antihistórico, que no histórico, de Casado. No hay nada como tener referentes en el pasado, ser línea directa sin cortes de algo que se eleva, parece ser, a categoría de mito o, cómo dicen ahora, “lado correcto de la historia”. Una Arcadia feliz e impoluta.

Retrocedamos 90 años, a 1931. Cómo lo de este hombre no sé si es que no asistió a clase ese día o estulticia, vulgarmente conocida como estupidez, digamos que se refiere a la bancada de la derecha en las primeras cortes republicanas conformadas por 470 diputados/as. Vamos a ver cómo estaban las cortes en esas fechas tras las elecciones del 28 de junio y quienes eran esos amenazados de los que Casado se siente continuación.

-PSOE: 115 diputados. Estos seguro que no porque eran los amenazantes.

-Partido Republicano Radical: 90 diputados. Estos tampoco, demasiado centro incluso con algunos tirados a la izquierda y otros a la derecha… Y había formado parte del gobierno provisional con los rojos…

-Partido Republicano Radical Socialista: 61 diputados. Casi nada. Sólo el nombre le ha de producir salpullido.

-ERC: 29 diputados. ¿Se imaginan?

-Acción Republicana: 26 diputados. Para nada, está Manuel Azaña por en medio, un demócrata sin ley.

-Derecha Liberal Republicana: 25 diputados. Podría ser, pero no. Niceto Alcalá Zamora primer presidente de la República

Reconozcan que se está haciendo difícil encontrar algo similar a la afiliación política de Casado. Iré directamente a lo que podría ser.

-Partido Agrario Español: 15 diputados. Los caciques del régimen anterior. Estos podrían ser, pero claro 15 sobre 470 no es cómo para hacerles mucho caso.

-Acción Nacional: 5 diputados. Estos también, ultracatólicos que además, cosa curiosa se cambiaron el nombre un año después para llamarse Acción Popular (AP) Igual es por esto que ya existían las siglas iniciales de su partido y el muchacho se ha creído que… en fin.

-Comunión Tradicionalista: 4 diputados. Yo con boina roja y borla más bien veo a Abascal y a los de Navarra Suma gritando desaforados “Dios, patria y rey” mientras desfilan cantando la marcha de Oriamendi.

-Unión Monárquica: 1 diputado. Pero no deja de ser interesante porque el número 2 por Madrid no era otro que José Antonio Primo de Rivera. Un partido que defendía la obra de la dictadura. Eso de la ley sin democracia que parece reivindicar Pablo Casado.

En resumen, Casado no tiene ni idea de lo que habla porque a lo que él se refería no sucedió hace noventa años sino ochenta y ocho, la fundación de la CEDA y supongo que al periodo 1933-1936. Vamos a darle el beneficio de haber tenido un lapsus y hagamos el análisis anterior.

Elecciones de noviembre de 1933

-CEDA: 115 diputados. Estos sí, estos es de lo que Pablo quería hablar. Un partido de derechas, católico y oligárquico, como Dios manda.

-Partido Republicano Radical: 102 diputados. Ahora se escorarán a la derecha.

-PSOE: 59 diputados. El diablo presente en la sala.

Dejémoslo aquí. Pero es evidente que Pablo Casado se identifica con la CEDA. Es decir, un partido que nació como “anti”. Antirrepublicano, antireformista, antiprogresista y profascista, una deriva que hizo rápidamente en cuanto apareció la extrema derecha italiana y, sobre todo, alemana ¿a qué les suena? Porque Casado no reivindica a Cánovas o Alcalá Zamora, Maura, Canalejas o Cánovas, no, reivindica a una derecha pro fascista. A Gil Robles que se hacía saludar brazo en alto al grito de “jefe,jefe”, José Calvo Sotelo que se declaraba abiertamente fascista y algunos más como Ramón Serrano Súñer “el cuñadísimo” y hombre fuerte del régimen de Franco durante los años victoriosos del eje.

Supongamos ahora que se refiere a 1936 y a la violencia verbal parlamentaria, cosa que, aunque es evidente que todo no aparecía en los diarios de sesiones, y si uno es serio investigando y documentándose, llegaría a conclusiones que la Historia de verdad ha establecido. De todas maneras ¿Cómo cree Casado que se leerán sus discursos en un futuro? ¿Se dirá que era un moderado? ¿Qué argumentaba con prudencia y raciocinio? Hay tiene una comparativa con lo que se decía en el 36. Aunque teniendo en cuanta los razonamientos del personaje no sé a qué conclusiones llegará.

Esto podía quedarse aquí como la pobre argumentación de un necio ignorante de la Historia pero lo grave es que, desde la mediocridad, este discurso emparenta con el revisionismo de la extrema derecha que recorre Europa y que, alguna vez, he hablado de él en este bloc. La reinterpretación, la elevación a personaje ejemplar de colaboracionistas porque “lucharon contra el comunismo” y la mirada comprensiva sobre el fascismo. Un fenómeno en el este de Europa, pero también en Italia, homenajes a Mussolini y, cómo se ve, también en España.

La República nació contra el viento y de costado, en unos años 30 de violencia e imposición del fascismo en el continente y fue aniquilada por la burocracia militar y eclesiástica, la oligarquía agraria y la impagable ayuda exterior de las potencias fascistas. Esas potencias en el 45 desaparecieron y se inició un proceso de democratización y renuncia radical a lo que habían representado. España no lo hizo. La CDU alemana jamás se sentirá heredera de los que en los años 30 sentaron sus uniformes pardos y negros en el Reichstag. Pablo Casado sin rubor ni disimulo se reivindica heredero de aquella derecha profascista que hace 90 años había en España.

Franco nunca debió ser jefe de estado (I)

“La Guerra Civil fue el enfrentamiento entre quienes querían la democracia sin ley y quienes querían ley sin democracia”. Y ahí lo ha dejado. Pablo Casado que dice haber estudiado derecho y haber hecho un máster, algunos que saben comentan que dice cosas que uno de primero de esa carrera jamás diría, ha soltado esta perla histórico política de dudosa calidad y en absoluto justificable. Pero igual es que hace tanto tiempo y está tan dedicado a perseguir la felonía y la traición que se le ha olvidado que ley y visceralidad, tienen poco que ver.

Vamos con la frase que se las trae. No es la primera vez que un político mete la pata haciendo referencia a la guerra civil. Desde una guerra contra Cataluña a que sólo se buscan desaparecidos desde que hay subvenciones, sin olvidar la campaña de pseudohistoriadores usando los argumentos de los vencedores para justificar lo injustificable. Ahora va Casado líder de la oposición de derechas de este país, y dice algo que podría calificarse de majadería sino fuera por lo que significa en los ámbitos de la historia, la política y la humanidad.

En historia. Pablo Casado no sabe nada o se sabe la versión franquista de la narración. Nada raro por otra parte. La Segunda República, a la que se refiere como democracia sin ley, si fue algo fue legalista. La mayoría de sus gobiernos estuvieron formados por juristas. La forma de llegar la República, vacío de poder provocado por una elecciones municipales, les llevó a garantizar con la ley en la mano todos los pasos a dar para nos ser acusados de, atentos al término, “ilegítimos”. El estatuto jurídico, primer documento para poder iniciar las reformas, reformas en las que se establecía que de aprobarse a posteriori algún aspecto que no concordase con lo realizado y, por lo tanto, pudiera convertirse en algo ilegal, los ministros serían responsables. La elaboración de la Constitución, con voto femenino, incluso la ley de defensa de la República. Un corpus jurídico impresionante fruto de la labor de las cortes y, por último, un gobierno, el republicano, que salvo el descontrol de los primeros días evitó establecer el estado de guerra hasta las últimas semanas de 1939 para garantizar la aplicación de la Constitución y la continuidad de la vida “normal” en retaguardia.

En política. Ya me dirá el jurista a que viene el oxímoron. Democracia sin ley es un absurdo, una contradicción, idiotez, estupidez…. Aunque le voy a dar la razón al jurista Casado, si puede haber: la orgánica. A ver si es que estaba rememorando los Principios Fundamentales del Movimiento, el Fuero de los Españoles, la ley de responsabilidades políticas (esta más bien la abandera Abascal) y la de represión de la masonería y el comunismo (aquí se pelean, los susodichos, Inés, el de Navarra Suma y los de Cascos, Álvarez) Vamos a la segunda parte, porque la primera es imposible pero la siguiente sí, y cómo les gusta, ley sin democracia… ¿para qué? Cuarenta años de eso lo vivimos en las carnes y no fue un oxímoron sino una hipérbole.

En materia de humanidad. Hay que tener poca sensibilidad, por llamarlo algo, que es pura provocación, indigna de alguien que quiere parecer respetable, para definir así la guerra civil igualando los dos bandos, justificando la victoria y, por lo tanto, el golpe de estado, porque la ley se impuso, siempre es preferible a la anarquía ¿no, Casado? Las cunetas, la represión, los campos de concentración, las fosas, los represaliados y desafectos, las delaciones, el miedo, el terror, una vida marcada por el régimen…

Y este tipo se atreve a todo esto entre insultos, hipérboles y exabruptos, llama ilegítimo y acusa de golpismo a todo el que se mueve haciendo bueno la última salida de pata del líder de la derecha, Aznar, hay que anotar lo que sucede…. Pues anota, anota…

Si este fuera un mundo idílico nunca alguien así podría llegar a la presidencia del gobierno, Franco tampoco debió ser nunca jefe de estado

Asombro

Hubo un tiempo en que se decía que los buenos españoles eran los que saludaban brazo en alto y llevaban sombrero. Lo primero era una evidente identificación con los movimientos fascistas imperantes en Europa y lo otro una hábil campaña de publicidad organizada por una sombrerería, su lema “Los rojos no llevaban sombrero”. La campaña terminó y lo del brazo en alto pasó de ser saludo fascista a tradicional saludo ibero cuando los aliados empezaron a torcer la guerra a su favor. Pero lo de los “buenos españoles” ha vuelto a resonar en Colón. Cómo es lógico pensar los que había allí eran esos “buenos” y los que no estábamos o pensamos que ir ahí no iba con nosotros, los “malos”. Da igual familia, formación, profesión, avatares , relaciones, asociaciones, gustos personales, cantantes favoritos… Sólo hay buenos y malos españoles, o conmigo o contra mía. O piensas cómo hay que pensar o no sólo estás equivocado, eres malo. Y no se acaba sólo en lo español porque algunos también somos malos catalanes. Incluso se entregan premios desde el independentismo al “botifler”(traidor) del año, se hacen listas condenatorias, se quiere señalar las tiendas patrióticas o subir a hablar con el vecino porque no tiene estelada en el balcón. La patria no perdona la heterogeneidad.

La presencia de la extrema derecha es preocupante en sí y un síntoma de que en nuestra sociedad, y no sólo la española, está sucediendo algo. Paso a la historia. La IIª República tenía tres bloques diferenciados, la izquierda, encabezada por el PSOE y un republicanismo progresista potente, la derecha reorganizada entorno a la CEDA y el Partido Radical de Lerroux que formó parte del primer bienio y luego se inclinó a la derecha. Pues bien ese partido que, al margen de una lectura más profunda, representaba el centro y tenía un electorado bastante estable, se vino abajo por el peso de la corrupción. Resultado, una política española absolutamente polarizada entre derecha y extrema derecha (dentro de la CEDA que tenía veleidades cómo saludar brazo en alto y saludar a Gil Robles al grito de ¡Jefe! ¡Jefe!) y la izquierda, mucha de ella ya encandilada por los cantos de sirena de la URSS.

Con ser esto ya motivo de preocupación algo ha sucedido en la Asamblea de Madrid en la investidura de Díaz Ayuso. Los de Historia trabajamos con hechos probados no con futuros, sin embargo, una de nuestras tareas es hacer historia comparada. Y aunque personalmente estoy muy alejado de las teorías cíclicas o de fórmulas que auguran futuros determinados que se cumplirán de manera inexorable, la historia rima y determinadas situaciones hacen que los que sepamos un poco de algunos temas de manera casi involuntaria los relacionemos.

Al leer el término “corrupción” por asociación de ideas aparece el PP ¿Estoy diciendo que el PP es el Partido Radical? No. Sin embargo su desaparición podría dejar a la extrema derecha como único referente para sus votantes. Todo esto al margen de la derechización extrema que están sufriendo algunos dirigentes conservadores y ahora iré con ello (cosa que sucedió en la CEDA, por cierto)

Más Historia. Cuenta Sebastián Haffner en “Historia de un alemán” que un diputado socialdemócrata para tratar de congraciarse, o algo así, con los nazis dijo algo cómo “al fin y al cabo también lleváis el término socialista cómo nosotros” Esto no condena en absoluto al SPD que votó en contra de los poderes absolutos a Hitler. Otto Wels, líder de los socialdemócratas entre gritos y amenazas de las camisas pardas de las SA y los uniformes negros de la SS, se pronunció sin ambages contra Hitler siendo el único grupo en oponerse.

Esta historia me vino a la memoria cuando Rocío Monasterio, ese remedo de Pilar Primo de Rivera y señora Goebbels (Magda Richtsel) después de lanzar exabruptos racistas fue saludada por Isabel Dáiz Ayuso cómo víctima del extremismo de izquierda. A mi me sonó, salvando las distancias, a ese “estamos muy cerca”, a “yo soy tan de los tuyos cómo tú”. Conociendo a Díaz Ayuso, “vete apartando que vengo”.

Pero no terminó ahí la cosa y ante la expulsión de una diputada de “Podemos” y la no rectificación de sus palabras, Rocío Monasterio totalmente extasiada dijo que había conseguido echar a Pablo Iglesias de la SER y conseguiría que expulsaran a la izquierda del parlamento. A esto añádase el desprecio con el que Díaz Ayuso se dirige a la oposición sin mirarles a la cara y hasta sin nombrarlos y la recuperación del nacional-catolicismo en su diatriba contra la ley de eutanasia y el aborto (a estas alturas) … Sólo hay sitio para los buenos españoles. De nuevo una imagen vino a mi mente, el incendio del Reichstag.

Exagerado, pensarán algunos, historia comparada, digo yo, que no significa repetición. Aunque si la Historia ha de servir de algo, lo de ayer no es una anécdota. Porque muchas cosas que en su momento se vivieron así, cómo anecdóticas, hoy se estudian en los libros como causas de algo peor. Las palabras no son sólo palabras, las palabras, aunque parezca absurdo decirlo, están cargadas de significados. Las palabras pueden herir, sanar, condenar, apaciguar y cuando uno las escoge es porque es su forma de ver y entender el mundo y ayer, en Madrid, no por esperado, desgraciadamente, lo dicho no ha de dejar indiferente a nadie, porque la indiferencia es la falta de valores y, por lo tanto, la ausencia de criterio y, lo que es peor, el abandonado de lo que nos hace humanos. En las palabras de Rocío Monasterio contra Mbaye hay odio al diferente, pero no sólo racialmente sino en todo los aspectos porque le acusó de algo muy humano, querer sobrevivir.

Reconozco mi pesimismo y la permanente asociación de hechos que me retrotraen a las décadas más oscuras del siglo XX. Nuestra capacidad de sorpresa ya no tiene límites pero sí que hay cosas que si te las dicen responden “eso no puede pasar, es imposible”. Hubo un tiempo en que si me hubieran dicho que vería desaparecer la URSS, hubiera respondido eso. Si me hubieran dicho que vería desaparecer Yugoslavia en medio de una guerra civil en la Europa de la UE, que vería una pandemia cómo la que asoló al mundo a partir de 1918, quizás, estoy seguro, hubiera respondido aquello. Espero y deseo que mi capacidad de asombro haya terminado aquí

Indultos: ladran, luego cabalgamos

Una vez la pandemia ha dejado de quitarle el sueño, patriótico, a nuestra derecha, han encontrado un nuevo objetivo, los indultos que el gobierno estudia para los presos del “procès”. Mesas petitorias contra la medida, anuncio de recursos al Supremo, una manifestación organizada por un grupo llamado Unión 78 y donde están, ahorro sus historiales, María San Gil, Rosa Díez, Fernando Savater y auspiciados por Cayetana Álvarez de Toledo. Abascal anunciando a los cuatro vientos su presencia, Casado a dos vientos y doña Inés, Ay, doña Inés, que vive sin vivir en ella y no sabe que hacer visto los resultados de la última reunión de amigos en la plaza Colón. Todo ello azuzado, adornado y elevado a categoría de apocalipsis por la prensa cavernaria.

Como es de lo que se habla voy a dar mi opinión sobre el asunto de los indultos y los salpullidos que ha producido diciendo de antemano que soy partidario de que se den, los indultos, no los salpullidos.

El indulto es el primer paso que da alguien en otra dirección tratando de resolver un problema que el propio juez Marchena calificó de político, añadiendo que era el terreno en que se tenía que resolver. El gobierno español lo da y no será sencillo por las siguientes cuestiones previas y posibles que ahora desgranaré. Y, por cierto, habrá hecho más por los presos que la ANC, Omnium, ERC, JxC, CUP, Waterloo, el Consell, TV3, los cdr y cualquier cosa que se les ocurra, todos juntos.

a) En Cataluña hay un asunto enquistado que parece de nula solución por lo inamovible hasta ahora de los dos grupos enfrentados.

b)Decía Einstein que si quieres que algo dé diferentes resultados algo habrá que cambiar. Y añadiré otra voz de autoridad, Luis Aragonés, que decía que si algo no tiraba en el partido y no sabías que hacer saca a alguien que agite la coctelera a ver que pasa.

c)Sigamos con la lógica. Lo que ha sido parte (o gran parte) del problema no puede ser la solución. Así que si hay indulto los ya no presos no pueden venir como si aquí no hubiera sucedido nada. Y, por supuesto, tampoco nadie de la derecha española.

d)El indulto es la demostración de la buena voluntad y la constatación material de que se está buscando un camino que no lleve a la confrontación.

e)Lo que es evidente es que ha habido un delito y, según los informes de fiscalía y Supremo, en nada susceptibles de indulto. Pues bien, a partir de ahí será parcial, teniendo en cuenta, además, que en breve pasarán a tercer grado y que llevan más de tres años en prisión. El indulto tendrá una serie de condiciones que les recordarán por qué estaban ahí.

f) Las bravatas de alguno como Cuixart, “ho tornarem a fer”. Pues vale que lo intente, ya sabe lo que pasa después.

g)El independentismo más ultramontano de la ANC está descolocado pidiendo que no haya indultos que se queden en la cárcel porque los de los lazos, mártires y demás milongas quedarán en nada.

h)Después la mesa de diálogo. Unos diciendo que van, otros que es inútil, Waterloo descolocado sin saber donde poner su Consell per la Republica, eso sí con carnet a diez euros.

i) Esto me lleva a lo de los peligros:

-Lo siento. ERC ha demostrado a lo largo de su historia su inconstancia y su poca fiabilidad y que lo que más miedo les da en la vida es que les llamen “botiflers” (traidores)

-ERC quiere que Junqueras esté en la mesa. En primer lugar la querían entre gobiernos, cosa que el susodicho no es, y, en segundo, que teniendo en cuenta que, parece ser, nunca decía nada en las reuniones de govern y que su silencio empujó todo al precipicio, no parece que sea buen compañero de negociación.

-JxC que dice que no retrocederá un ápice en lo de la autodeterminación y la amnistía. El vicepresidente que dice que la historia de la humanidad se forjó en Cataluña a la que todas las naciones malvadas expoliaron sus logros.

-El de Waterloo y JxC que quieren torpedear a ERC.

-La lógica compartida por indepes y derecha de que cuanto peor mejor.

-El deseo de enfrentamiento con la CUP como ariete, de derechas, pero ariete, eso sí, no en fin de semana y con buen tiempo que hay que ir de “weekend” a las propiedades familiares.

-Un govern de restos y gente de partido incapaz de gestionar nada.

-El PP y VOX henchidos de ardor guerrero incapacitados para pensar en cuestiones de estado y que van a tratar de utilizarlo torticera y electoralmente.

-Una ventaja: dejarán de escribir los presos y, a ser posible el de Waterloo, a ver si hay manera que se entienda que lo del arte de la escritura no se adquiere entre paredes ni en el exilio.

Pedro Sánchez afronta un reto porque quiere una solución. Es valiente ¿Coste? Seguro ¿A quién? Eso ya es otro cantar. Todos miran al PSOE pero ¿alguien está en condiciones de afirmar que a quién no afectará negativamente será al resto? La partida está por jugar y lo veremos más adelante, pero que coincidan en el rechazo a los indultos Paluzié, Casado, Abascal, Puigdemont y otros me recuerda aquello de “ladran, luego cabalgamos”