¿Estupidez?

img_tamiguet_20190823-090626_imagenes_lv_otras_fuentes_no_archivables_la_nueve_erfgheeg_1-ktDD-U464226401467f8C-992x558@LaVanguardia-Web1437505753743

“Una persona estúpida es una persona que causa un daño a otra persona o grupo de personas sin obtener, al mismo tiempo, un provecho para sí, o incluso obteniendo un perjuicio” Así define Carlo. M. Cipolla, maestro de historiadores, la estupidez humana.

Dejo al lector la decisión de si es aplicable al hombre de la foto, Quim Torra, actual president de la Generalitat de Catalunya. Una persona que nos tiene acostumbrados a peculiares comentarios pero que ayer hizo uno especialmente notorio, al menos para los historiadores, aunque no es la primera vez en alguien que dice continuamente estar en el lado correcto de la historia. Vaya por delante que este verano ha estado sembrado, por lo pronto dice que él no es president para gestionar una comunidad autónoma. Esto ya sólo de por sí daría para otro artículo puesto que ya me dirá entonces para que cobra uno de los sueldos más altos del estado, aunque la verdad es que no miente, la institución está escandalosamente paralizada. Incluso no sé si es una figura delictiva. Me pregunto que pasaría si uno fuera al médico y le dijeran que aquí no estamos para curar a nadie, o yo, como profesional de la enseñanza dijera el primer día a mis alumnos y alumnas que no voy a enseñarles nada porque esa no es mi función. A estas alturas alguien ya le habrá adjudicado la definición pero ayer ocurrió algo que creo merece valorar si es ajustada o no, todos merecemos una segunda oportunidad.

Pues bien. Ayer 24 de agosto se cumplió el 75 aniversario de la liberación de París y hubo una mención especial a los españoles de la 9º compañía de la 2.ª División Blindada de la Francia Libre, División Leclerc. Un merecido reconocimiento al esfuerzo conjunto para liberar europa del fascismo. El president tenía el dedo inquieto y aprovechando que el Pisuerga pasaba por Valladolid puso un tweet que traduzco:

“Lamento tener que precisar que el papel español en la II GM fue el envío de miles de soldados de la División Azul a luchar al lado de Hitler (1941-43). Los soldados republicanos de la Nueve continuaban luchando precisamente contra el fascismo y la España del dictador Franco”

Uno puede poner lo que quiera y el recordatorio de la División Azul nada que objetar salvo la  mala leche de hacerla este día. Me imagino que diría el Molt Honorable si alguien con representación institucional, aunque no esté ahí para gestionarla, recordara el 11 de septiembre algunas cuestiones, digamos delicadillas, sobre la Guerra de Sucesión. Pero claro teniendo en cuenta lo que pasa cuando este hombre menciona “España” o “español” lo que significa…     El papel español en la GM también fue la 9, en la que había catalanes, y todos los que estuvieron al lado de los aliados. La confusión e identificación interesada de español y fascismo y más en este tema, es ofensivo. Debe de pensar que con el siguiente párrafo lo arregla pero deja la puerta abierta para lo siguiente como buen esencialista que es

  • ¿No había catalanes en la División Azul? Pues sí, alrededor de 2000 no sólo soldados sino también oficiales. El regimiento 236 fue reclutado en Barcelona.
  • ¿Ha oído hablar del Tercio Montserrat? Unidad militar formada por requetés carlistas catalanes (esto último le sonará al president) y que no debían ser mancos porque estuvieron en batallas como Belchite o el Ebro.
  • ¿Sabe cuantos alcaldes franquistas, auténticos caciques de su pueblo que juraron los Principios Fundamentales del Movimiento, absorbió Convergència? Alrededor de 110 y no porque vieran la fe democrática sino porque alguien les hizo una oferta que no podían rechazar.
  • El president admirador confeso de los Badía ¿sabe a que se parecían las milicias paramilitares que comandaban? ¿Ha visto los carteles de Estat Català a cuales se parecían?

En resumen ¿significa que Cataluña era fascista? No, significa que había fascistas catalanes ¿Podemos decir que el papel catalán en la II GM fue el envío de miles de soldados a la División Azul?… ¿Y que tal la España de Franco recibió el apoyo de Cataluña?… Suena estúpido ¿verdad? Pues eso.

 

 

El/La gilipollas en la red

Umberto Eco en uno de sus últimos artículos nos habló de ello y lo hizo como el sabía, con las formas debidas pero con una firmeza intelectual a prueba de bomba. Aunque a veces haya que bajar al terruño de los impresentables en el bien sabido de que ya Marc Twain ya nos advirtió de no discutir con un estúpido porque tendrás que bajar a su nivel y él te ganará por su experiencia. Pero hay días…

Hemos recibido la noticia del fallecimiento de la hija del ex seleccionador de fútbol. Personalmente no se me ocurre nada más terrible en la vida. Picasso culmina Guernica con una madre con su hijo muerto en brazos, no imaginó nada peor peor para representar el dolor humano.

Como era de esperar, porque es de personas, llegaron centenares de condolencias incluidas las de instituciones y personalidades políticas como él presidente del gobierno. Y entonces apareció él, o ella, porque no se sabe, ocultan su nombre tras un ingenioso? galimatías y una foto buscada para ocultar determinados aspectos. En su sofá, dispuestos a azotar sin piedad al enemigo, creídos de superioridad moral e ingenio infinito. Y así su dedo comienza a funcionar como si fuera continuación del saco de la bilis porque sus comentarios son eso, biliosos, destilan odio y corrosión, además de multitud de faltas de ortografía. Una cosa es meterse con una cuestión de política y otra muy diferente entrar en lo personal por dar un pésame que es lo más humano del mundo. Pero el gilipollas o la gilipollas no puede perder la oportunidad de ofrecer su ingenio al pueblo ávido de sus aportaciones y mostrar al indeseable que todo lo hace por interés.

Ahora es necesario citar al maestro Eco, estos imbéciles son los que decían tonterías en público y todo el mundo se les echaba encima. Imaginemos la escena, una persona destrozada por lo sucedido, alguien le da el pésame y va el gilipollas y se pone chulo diciendo a todos que no es verdad, que es un mierda, que lo hace por interés… No lo haría porque es cobarde, porque está fuera de lugar y porque lo echarían a patadas.

Pero las redes se han convertido en el lodazal de estos seres. Aquel que intenta decir algo sensato es expulsado a base de dogmas absurdos e insultos. Pero si encima no hay línea roja en el fallecimiento de una criatura no es que sea lodazal, es cloaca, pozo negro y de una total miseria moral. Y, seguramente será alguien de los que nos rodea y jamás pensaríamos que se dedique a cosas así. Incluso puede que sea el más anodino y aburrido, sin criterio propio. Pero ahí está el anonimato de Twitter, que gran oportunidad para soltar por el dedo lo que su boca nunca dirá y la razón es porque realmente sabe que son  gilipolleces retroalimentadas por otros y otras como él o como ella. Que largos, hilos se llaman, de tonterías y mamandurrias, que desperdicio de tiempo, que no de ingenio.

Y, por último, algo que me llama la atención por la celeridad en las contestaciones¿Miran el móvil todo el día? ¿Tienen una presa favorita a la que siguen día y noche como jauría? ¿Cómo es posible parir tanta gilipollez en tan poco espacio de tiempo? Las respuestas son de una inmediatez que asusta. Me preocupa que estén ocupados en algo, porque algo harán, digo yo, y lo desatiendan, un vehículo, una máquina, a una persona… Seguro alguno me dirá que no lo mire, cosa que hago habitualmente, que la libertad está para eso. Exactamente incluso para saber que eres gilipollas y no disimularlo.

 

 

 

No aprendemos nada

vox

¿Para qué sirve la Historia? No seré fino en la respuesta, para no cagarla. Pero ya sabemos que eso no es así. Las meteduras de pata del ser humano son continuas y, como decía Marx, la primera vez es una tragedia y la segunda una farsa.

Dicen las encuestas que la extrema derecha avanza de nuevo imparable. Por aquí estábamos muy tranquilos mientras la cosa fuera en el este, ya se sabe que esa gente que ha visto innumerables cambios de frontera hacen cosas raras, o en el norte, algo más preocupante por la fría racionalidad que dicen destilar allá por Escandinavia, Holanda, Bélgica. Pongamos por ejemplo Finlandia donde la socialdemocracia se impuesto por 6000 votos a la extrema derecha representada por “Verdaderos finlandeses”, lo cual significa que los que no les votan son los falsos finlandeses. Ojo un mensaje que en esta campaña española o se dice directamente o, si no, a los que no votamos lo que hay que votar, nos dicen que somos cómplices de terroristas y, por supuesto, deseamos la desaparición de España.

Lo de Finlandia es preocupante porque nos dicen que su modelo educativo es el mejor, cosa que, por otra parte, siempre he puesto en duda por razones que ahora no vienen al caso. Pero que sirve para ilustrar que lo de la educación no vacuna contra el virus, porque supongo que los que han votado extrema derecha no son nada ignorantes. Ya decía Platón que eso de la excelencia ni se enseña ni se hereda porque si se pudiera aprender en la escuela lo haríamos y si pasara de padres a hijos la sociedad estaría hace años dividida en dos.

Europa parece avanzar de nuevo al encuentro de sus fantasmas. El continente más autodestructivo, en guerra desde la caída del imperio romano hasta el advenimiento de la UE ve renacer movimientos que por mucho que se diga, no son políticos, son otra cosa. La antítesis de lo racional y no diré de lo humano porque el fascismo lo es. Es visceral, sentimental, la exaltación del individualismo que desemboca inevitablemente en la acentuación de la diferencia agrupándose en grupos con elementos comunes que desprecian al que no los comparte, la fuerza como argumento, esa chulería, el “tú no sabes con quién estás hablando”, el vitalismo mal entendido, el amor desmedido al terruño y sobre todo, muy sencillo de explicar porque resuelve las cosas de esa manera, a golpes.

Europa y el mundo ya vivió este auge de esta forma de ver el mundo y actuar sobre él. De nuevo asoma, no hemos aprendido nada, por mucho que se nos haya avisado durante siglos planteando alternativos al uso de la sociedad como si de una jungla se tratase. Y aprovechando los resortes que la democracia les ofrece y amparándose en la libertad de expresión ahí están. A lo mejor habría que plantearse si la democracia tendría que ser militante y poner límites en vista de las consecuencias históricas de semejantes disparates, porque no estamos hablando de cualquier cosa sino de las mayores desgracias de la humanidad. Y es que, más allá de que se llame fascismo o no, las actitudes antes enumeradas han existido siempre y, existirán.

De ridículos e ignorantes

Pedro Sánchez en Argèles-sur-Mer

Hace mucho que no escribo y menos sobre la situación en Cataluña pero hay momentos en que es imposible permanecer al margen, aunque sea en este modesto blog.

No andaré con medias tintas, hoy se ha perpetrado en  Colliure un acto insultante sólo al alcance de fanáticos mediocres e ignorantes y, lo que es peor, malas personas. El lugar donde está enterrado Antonio Machado, y al que hemos ido muchos de los que por una u otra razón nos sentimos cercanos a lo que significó la Segunda República, ha sido el escogido por un grupo de manifestantes independentistas catalanes para ensuciar la memoria del exilio español, y, por lo tanto, también la memoria de muchos catalanes, llamando fascistas a sus descendientes. Porque esto es lo que ha sucedido, sin medias tintas y sin interpretaciones. Piensen los energúmenos que alguien haga algo similar delante de la tumba de Companys… es verdad, no se puede. Es más, no se debe, por educación y porque hacer el ridículo de esta manera sólo está al alcance de aquellos cuya capacidad de raciocinio se ha reducido al mínimo o ha desaparecido adoptando el fanatismo como actitud. Algo que desgraciadamente cunde ya que hace días  otros del mismo calado profanaron la tumba de Pablo Iglesias y Pasionaria.

Pues bien, este grupo de indocumentados portadores de carteles y consignas, he visto banderas de ERC, la esquizofrenia se extiende, han insultado a los descendientes de los exiliados, al exilio, a los voluntarios que vinieron a España a luchar contra el fascismo, a los presos de Argelès, muchos de los cuales acabaron en otra guerra luchando contra el monstruo, a los que terminaron en campos de exterminio… Porqué así fue en muchos casos y a este grupo de ceporros habría que haberlos metido en un autocar y llevarlos de visita a un campo de estos para ver si aprenden algo, cosa dudosa, por otra parte… De esto estamos hablando, de como el fanatismo, una de las características del fascismo, junto con el odio al diferente, el miedo al otro., la descalificación acrítica y la acción sin sentido, se ha apoderado de algunos. Insultar la memoria sale gratis en estos tiempos y que te tilden de fascista también. Se ha insultado a Azaña, a la cultura española exiliada, a miles de muertos que no pudieron volver a su país, a la memoria de la lucha antifascista, se ha prostituido la historia, se ha negado la verdad, se ha herido en los sentimientos más íntimos a personas que rendían homenaje a sus muertos y, aunque no se lo crean, también a Companys…

No es sólo la ignorancia que demuestran, es el odio que destilan y que da la razón a aquello que dijo alguien, que los fascistas del futuro son los que te llamarán fascista. Porque esta afición a calificar a todo el mundo que no piensa como ellos y más visto lo de hoy empieza a estar de moda y en boca de los que seguro son incapaces de definir el concepto pero que si se miran en el espejo estarán más cerca de conocerlo. Consignas como “Las calles serán siempre nuestras” son dignas de cualquier movimiento de extrema derecha, además sólo tiene que recordar aquella de Fraga de ” La calle es mía”. Decenas de adolescentes el día 21 cortando el tráfico con capuchas y pasamontañas e impidiendo el trabajo de los periodistas al grito de “prensa española manipuladora”, una consigna que Goebbels ya acuñó sobre la judía. Porque de todos es sabido que los adolescentes tienen como programa favorito el telediario y como interés supremo la política… Pero sigamos manipulando a la juventud, ¿hay que recordar la afición de los fascismos a encuadrar a gente de estas edades? Pero claro, cuando un senador del PdCat que dice ser doctor afirma que la guerra civil fue una guerra de España contra Cataluña o se quiere quitar del callejero de una ciudad a Antonio Machado por centralista, cuando un president de la Generalitat dice que nunca castigará a un independentista por sus acciones o que la democracia está por encima de la ley, técnica utilizada en Alemania en 1933, ¿qué se puede esperar?

Hoy es un día triste porque cuando parecía imposible se ha dado una vuelta más a la tuerca, en un momento en que parece ser que el govern de Puigdemont era un grupo de cachondos que le quisieron gastar una broma al estado ya que, por lo que dicen, nada de lo que hicieron tenía validez, pero se ve que algo debieron calcular mal porque como dice Torra, siguen apretando, aunque la acción les exponga al escarnio público y los de la calle aún piensan que iba en serio.

Casualmente he escuchado la noticia retornado a Barcelona. Estaba atravesando los lugares en que se desarrolló la Batalla del Ebro, aquel enfrentamiento de cuatro meses, ultimo intento deseperado por mantener la República y convencer a las potencias democráticas que la derrota de la democracia en España significaba la guerra. Reconozco que tuve una sensación extraña, entre enfado y tristeza y también de impotencia. Esos 40 kilómetros de frente regados con sangre de muchos lugares del mundo ¿Para qué? Primero porque se perdió la guerra, segundo porque desapareció la democracia en España, tercero porque hubo una guerra mundial, cuarto por el exilio y represión interior y, por último, porque ochenta años después unos descerebrados nos dicen que los fascistas no eran los  que pensábamos sino sus víctimas. Lo dicho, otra prueba más de lo que he dicho, aquel que te califique de fascista y se haga llamar antifascista…. Timeo danaos et dona ferentes, escribió Virgilo que viene a traducirse libremente como, “no te fíes de estos energúmenos”.

 

Reflexionando sobre la violencia

delacroix_1024-7683

Acabo de leer lo que nunca pensé que leería. Un artículo diciendo que hay que hacer un debate serio sobre la violencia porque no hay independencia sin ella (https://www.vilaweb.cat/noticies/disposats-a-morir/) El autor se basa en una entrevista hecha a la monja Forcades donde dice que hay que dar la vida si es necesario. En otro momento la susodicha afirma que fue a la plaza Sant Jaume a proclamar la República pero que no encontró barricadas sino gente paseando y, parece ser, que tuvo una decepción. No sé si es que quería hacer de libertad como en el cuadro de Delacroix.

La lectura de la entrevista y el artículo sólo me sugiere una cosa en la semana que se cumple el centenario del final de la Gran Guerra. Algunos no han aprendido nada y lo que es peor, no aprenderán nada, así que no hay que preguntar eso tan habitual de “¿qué más tiene que pasar?” Mejor que no pase nada porque de nada ha de servir, de lo imperfecto nunca surgirá lo perfecto, decía el gran Descartes. En 1918 el horror marcó a los que habían vivido aquella carnicería patriótica. Muchos advirtieron y avisaron pero los que en los 30 reflexionaron seriamente sobre la violencia se volvieron a enzarzar en otra macromatanza. Y ahora volvemos a plantearnos “seriamente” la necesidad de muertos, y una religiosa anima a ello, frente a la violencia de los otros que están, parece ser, sedientos de sangre. Y ya puestos, además de morir por la patria, podemos añadir algunas cosas más, por Dios, el de Waterloo, los que se han llevado el dinero patrioticamente de uno y otro lado. Y ampliemos la lista vamos a perder la vida por, el liberalismo, el socialismo, el comunismo, el nacionalismo, la anarquía, mi equipo de fútbol, el bar de la esquina, la historia, el derecho, la medicina, la arquitectura, la ingeniería, las notarías o el registro de la propiedad, las croquetas de mi madre, los ojos de Audry Hepburn, los churros o el bacalao… ¿Absurdo? Que va. He sacado una frase del artículo: “Per què els països bàltics van encaixar desenes de morts pel camí de la independència i aquí ni se’n vol sentir parlar?” “¿Por qué los países bálticos encajaron decenas de muertos por el camino de la independencia y aquí no se quiere ni oír hablar?”… ¿A qué suena serio?… Pues a mí me parece igual de idiota.

No soy de dar consejos pero este verano andando por los escenarios de la batalla del Somme vi los efectos de las sesudas reflexiones sobre la violencia. Quizás el autor y la monja deberían darse un paseo por allí. Para ir haciendo boca unas reflexiones de algunos que ya sé que no son como ellos ni aspiran a su preparación. Un tipo aburrido llamado Kant decía que “La violencia entre entidades atenta contra el ser humano”, un americano desconocido, Luther King ““La violencia crea más problemas sociales que los que resuelve” y un autor venido a menos, Oscar Wilde “Cuando la libertad llega con las manos llenas de sangre, es difícil darle la mano”… Pero hay que reflexionar sobre la utilidad de los muertos. Les propongo una fábula de Felix de Samaniego, otro que no merece compararse con el articulista y la religiosa. Pues bien, escribió una llamada “El congreso de los ratones”. El gato ejercía la violencia contra ellos y se reunieron a ver que hacían y a uno se le ocurrió lo de ponerle un cascabel, todos aplaudieron enloquecidos, que gran idea fruto de una discusión seria… Pero siempre está el aguafiestas que preguntó ¿Y quién le pone el cascabel al gato?… ¿Quizás la monja? ¿Quizás el articulista? Para vuestra tranquilidad recordad “Dulce et decorum est pro patria mori”.

 

De sectarios

Murió Montserrat Caballé, la gran soprano barcelonesa, catalana, española, europea y mundial. Una persona que trascendió el mundo de la ópera en el que reinó sin discusión convirtiéndose en un símbolo cultural universal. De ella se ha dicho que tenía algo de María Callas y de Renata Tebaldi, que ya sólo con esto estaríamos hablando de una de las más grandes, y que además era Caballé, con lo que la hace más grande aún, sus aportaciones personales al arte, de tal manera que no hay soprano en este mundo que no se sentiría halagada sin dijeran que tiene algo de ella. Y lo que más dice, era una buena persona.

Como homenaje se ha interpretado en la catedral de Barcelona el Requiem de Verdi, una de las obras más importantes del repertorio sacro y que Caballé cantó y grabó varias veces. Digamos que una ceremonia digna de la persona homenajeada y recordada. Obviamente uno de estos actos que han de tener alta representación institucional más allá de si te gusta la música o no. Pero faltaban dos, el president de la Generalitat y la alcaldesa de Barcelona. Siempre podrán decir que tenían compromisos ineludibles, como Pedro Sánchez que está en la cumbre iberoamericana y envía a dos ministros.  Pero aún no sabemos si es así o no porque no hay explicaciones pero sí indicios.

Vamos con el president, gran aficionado a los actos en que hay sardanas, castells, trabucaires y ratafia. Nada que decir. Pero claro, que Montserrat Caballé estuviera, como el reitera una y otra vez, en el lado equivocado de la historia, que la tele oficial del régimen TV3 no lo retransmitiera en otro de esos actos de sectarismo a los que nos tiene acostumbrados y que comparte Torra tal y como desgrana en cada una de sus intervenciones, en fin… Igual era la obra, Verdi era nacionalista pero no disgregador sino unificador, vaya por Dios. Igual no le gusta la música más allá de la tradicional, catalana, por supuesto. Sin embargo, sí que estuvo en el último concierto de Simon Rattle como director titular de la Filarmónica de Berlín, en su gira de despedida que le trajo a Barcelona. Igual esto de que fuera una cosa de alemanes o igual Rattle inglés, no sé, algo del “brexit”… En que estaré yo pensando. El caso es que no estuvo, quizás porque Montserrat Caballé es universal y no forma parte de ese poble que dice representar el susodicho. Además si resulta que parece ser que los partidos gobernantes en Cataluña no enviaron representación aunque la verdad, no veo a Rufian o alguien de la CUP y tampoco a los disciplinados puigdemontistas que señala desde Waterloo quien es digno de loa y quien no.

Y vamos con la alcaldesa. El ayuntamiento envió a su tercer teniente de alcalde que ya ha dicho que le darán la medalla de la ciudad, pero dejando caer que no es cosa suya porque la finada les suscita muchas dudas ideológicas y de otro tipo. Además, conocidos son los prejuicios de la alcaldesa con todo aquello que ella no considera popular y la cultura, y no digamos el Liceo o la ópera en general, está fuera de las prioridades de este ayuntamiento. Supongo que el hecho de que haya gente estudiando música que no pertenece a la jet y que no pasa por OT sino que trabaja para conseguir su sueño, no entra dentro del imaginario de Ada Colau que decide en un plis-plas quien es de los suyos y quien no. Quizás es que no puede decir que ella también canta, igual que otras muchas cosas que dice le han pasado aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid y que son motivo de memes a cientos. Pues bien, la agenda de la alcaldesa le impedía ir al homenaje de la barcelonesa más universal de los últimos cien años, como poco. No se trataba de quitarle la calle a un facha, pobre almirante Cervera, ni de meterse con la monarquía, ni uno de esos programas a los que corre para hablar de todos los temas habidos y por haber, menos de su ciudad, curiosamente.

No pueden aducir que estaba el rey al que ambos han convertido en diana de sus diatribas y mejor que no fuera porque si no lo más seguro es que hubiera habido aquelarre en la plaza.

Montserrat Caballé hizo feliz a medio mundo y será recordada siempre pero un president que presume de sectario y una alcaldesa llena de prejuicios unidos por aquello que dijo un día Machado (perdón a los dos por mencionar un poeta andaluz) “desprecian cuanto ignoran” decidieron no acudir al acto, Para uno cosas del ADN para la otra cosas de “burgueses”. Me pregunto que hubiera pasado, y no les deseo ningún mal, que hubiera pasado si el homenaje hubiera sido a Lluis Llac o Nuria Feliu de probado pensamiento y ADN…

“El lado correcto de la historia”

1437505753743

Este señor es el actual president de la Generalitat, una institución tan respetable como todas las que conforman un estado democrático. Cargos temporales ocupados por personas que toman decisiones y que son esclavos de gestos y palabras. “Això no toca” decía Pujol, los símiles marineros de Artur Mas, las “maragalladas” de Pascual, incluso los silencios de Montilla, por cierto estos dos últimos aún Honorables, los otros ya no. El actual, también Honorable, es esclavo de sus escritos sobre los españoles y, por supuesto, faltaría más, muy libre de desear la independencia de Cataluña. Pero una cosa es ser abogado y editor donde uno llega donde llega y otra ser el representante del Estado en Cataluña con capacidad para gestionar una gran parte de la vida de la población catalana. Hoy se ha ido a Bruselas a jalear a Carles Puigdemont, un tipo que, como poco, se reconoce que presuntamente ha realizado malversación de fondos públicos, como si eso fuera una minucia. Pero más allá del acto, de asumir ser la voz de su amo, es una de las frases que ha pronunciado: “Estamos en el lado correcto de la historia”. Esto significa que para el President de la Generalitat la mitad de la población está en el lado incorrecto de la Historia. Sencillamente, están equivocados. No entienden nada. Son una panda de majaderos por no decir de idiotas. Pero no basta sólo con considerar de esa manera a la mitad de la población de Cataluña es el lenguaje grandilocuente, milenario, trascendente, en definitiva, dogmático. El dogma, la idea fija, inamovible, la verdad eterna, la condena de Galileo, de Servet, el descrédito de Darwin, la unidad de destino… Ya no es sólo aquello de que los españoles son ” bestias carroñeras, víboras, hienas con una tara en el ADN” aunque dijo en la sesión de investidura que no era su intención ofender, menos mal, no le entendimos, abogado, editor y escritor maneja registros que el resto de mortales no entendemos o, simplemente es que como este hombre sólo escribe verdades y está en el lado correcto de la Historia pues habrá que asumir como cierta su sentencia.

El día en que el Pdecat se convirtió al Puigperonismo (afortunada expresión de un amigo que tomo prestada) el Honorable se paseaba con una foto de Winston Churchill asomando por el bolsillo de su americana. Unido a lo de la Historia y a otra lindeza que ha lanzado hoy “Derrota del estado español” me imagino que buscaba inspiración y transmutación en el británico haciendo frente a la amenaza de invasión nazi. No sé si llevará idea de mostrarnos hábilmente retratos de Adenhauer, De Gaulle, Bismarck, Eisenhower y los que se le puedan ocurrir. El problema es que todos fueron humanos y aunque el Honorable se imagine a Churchill en perpetuo estado de levitación y diciendo continuamente lo de la sangre, el sudor y las lágrimas lo cierto es que el estadista inglés, que poca simpatía le tenía al secesionismo irlandés, tuvo que dimitir como primer lord de almirantazgo por ser el causante durante la Primera Guerra Mundial de los desastres de los Dardanelos y de Galipolli. Y recordarle al señor Torra que perdió las elecciones tras el final de la Segunda Guerra Mundial entre otras cosas por la desastrosa gestión de la defensa civil negándose a construir refugios antiaéreos y sustituyéndolos por los llamados Anderson, construcciones metálicas de jardín que servían de todo menos de refugio antiaéreo o las trincheras  comunitarias, auténticas ratoneras… Pero esto es Historia y ya sabemos que el President está en el lado correcto de ella así que esto le parecerán minucias. Yo le propondré  otro personaje, además cercano, nació en Cataluña allá por el año 1160, el arzobispo Arnaldo Amalric y que en el sitio de Beziers cuando le dijeron que los católicos y los cátaros estaban mezclados dijo aquello de «¡Matadlos a todos. Dios reconocerá a los suyos!» o mejor «Caedite eos. Novit enim Dominus qui sunt eius.» que queda más dogmático. Sin duda un hombre de fe en el lado correcto de la Historia.

Es 2018, centenario de la mayor locura de la humanidad producida entre otras causas por los nacionalismos y que alumbró una nueva locura en la que hubo que liquidar al mal encarnado en el nacionalismo más supremacista de la Historia, perdone señor Torra por utilizar esa de la que usted está en el lado correcto. Pues bien aquello inmunizó durante décadas al mundo de dogmatismos, caudillos, iluminados, naciones milenarias y elegidas, racistas y xenófobos… Pero parece que el efecto de la vacuna ha pasado y de nuevo aparece todo esto y con la idea de tratarse de la verdad, de lo normal, de que de nuevo hay un dogma que señala el camino y que ahí están los que nunca se equivocan, el duce, el caudillo, el fhürer, no se equivocan, tienen siempre razón. Que hable el líder y nos ilumine… Que señale a los errados, a los que no merecen ser escuchados, a los que se han puesto en el lado equivocado de la Historia y como en el Juicio Final de Miguel Ángel, por supuesto, serán condenados eternamente por no ver la verdad revelada que un periodista sin carrera y un abogado editor tocados por la bendición del dogma están mostrando.

 

La batalla del Ebro 80 años

 

20150820_171109

Para comenzar, un consejo para toda la panda de pseudohistoriadores que andan utilizando la fecha como pólvora política en el actual escenario catalán reinterpretando la batalla, meteros vuestros argumentos donde la espalda pierde su honesto nombre y dejad la Historia en paz. Y ahora el artículo.

Los lugares donde se ha producido una batalla y se ven muchos años después guardan algo para siempre, una extraña mezcla de sensaciones, el mal, la muerte, el heroísmo, la cobardía… Por mucho que el terreno haya cambiado y pacificado siempre quedará el recuerdo, siempre quedará la Historia.

Hace 80 años las tropas republicanas a las 00’00 del 25 de julio iniciaron la ofensiva que debía alargar la guerra. El panorama internacional indicaba que la guerra en Europa podía estallar en cualquier momento y de esa manera terminar con la ignominiosa “no intervención”. Una ofensiva bélica y política. Un último y desesperado esfuerzo por defender la legalidad republicana. Absurdo sería decir que todos los combatientes fueron allí con ese objetivo dispuestos a sacrificarse por un ideal y absurdo sería negar que no los había y más viendo como las gastaba la otra parte. Cada uno de aquellos combatientes una historia particular. Hoy la llamada “quinta del biberón” tiene 97 años, desconozco si queda alguno pero lo que es seguro es que pronto ya no quedará nadie que combatiera en aquel conflicto que envenenó y envenena aún la vida española.

Un recuerdo para todos los que cayeron en aquella batalla que duró cuatro meses.

La tesis de abril

1437505753743

Vaya por delante que no se trata de un artículo sobre Quim Torra, para eso recomiendo leer los suyos y que cada uno se haga su composición de lugar. Eso sí hágase el ejercicio de dejar a un lado la ideología y leerlos desde la ética humanista que considero es la que vale la pena utilizar como baremo de cualquier cosa y creo que las conclusiones serán bastante obvias.

Es un artículo sobre lo que parece se ha proyectado para el futuro político de Cataluña tras la asunción por parte del propuesto de que esto es provisional: la posibilidad de convocar elecciones coincidiendo con las municipales de mayo.

Es evidente que alguien ha mirado atrás y pretende utilizar la fórmula de abril de 1931, elecciones municipales que trajeron la República. Dos consideraciones iniciales. La primera es que hay una sensación de destino manifiesto, por lo tanto religioso, la divina providencia que ha marcado el futuro. Aquí encontraríamos a Carles Puigdemont que presume de figura de la “Moreneta” en el despacho y de su propuesto Quim Torra que no duda en usar la misma fe ultra católica que profesa en el ámbito político. Esa idea cíclica les lleva a pensar que de nuevo se podrá repetir la acción controlando los ayuntamientos y, en especial, el de Barcelona, pieza codiciada sin recato para ponerla al servicio de la “causa”.

En segundo lugar los que, si es que los hay, han hecho el cálculo político y han llegado a la misma conclusión. Para estos una reflexión desde la historia que parece es la gran olvidada ya que, parece ser, que basta ganar las municipales y lanzarse a las calles con banderas, entusiasmo y esperar que el estado se retire.

Una serie de consideraciones:

-Las elecciones municipales del 12 abril de 1931 se producen en el contexto de un estado fallido en proceso de descomposición desde 1898 con gobiernos con una media de seis meses y, finalmente, la instauración de una dictadura de siete años que termina por hundir definitivamente el prestigio de la monarquía.

-Las elecciones se plantean en forma plebiscitaria porque los partidos monárquicos aceptan el órdago convencidos de su victoria (como así sucedió) por el control caciquil de las poblaciones rurales.

-La sorpresa se produce cuando pierden en la mayoría de grandes núcleos donde no existen ese control o se rebelan masivamente contra él. Y asumen el resultado porque conocen perfectamente la diferencia entre un voto y otro. Una papeleta en un proceso manipulado y echada de cualquier manera no sólo no es válida si no que no sirve para legitimar nada.

-Las municipales no implican cambio de situación estatal, si se produce en 1931 es por abandono del contrario y falta de apoyo de las propias instituciones al gobierno y a la monarquía.

La diferencia con el momento actual es que delante no hay un estado fallido con instituciones desprestigiadas, por mucho que se diga (lo de Goebbels de repetir llega hasta donde llega) y, por tanto, habrá respuesta si se comete el dislate. A un estado no se le puede acusar de que quiera garantizar su unidad y funcionamiento. Me remito al republicano para dar idea de esa fortaleza.

-Macià el 14 de abril proclamó la República catalana dentro de la confederación ibérica. Dos días después el estado republicano es lo suficientemente potente para hacerle rectificar.

-En 1932 aguanta y liquida el primer golpe de estado.

-En 1934 termina con la revolución de Asturias y en un día con la proclama de Lluis Companys.

-En 1936 puede contra un golpe de estado que se alarga y termina en guerra civil.

Conclusión: la historia no se repite y si se pretende que se repita hay un inconveniente que esto no va de lo que yo quiera sino de las circunstancias y la realidad. Así que cuanto antes que alguien de la palmada que despierte del sueño al que algunos están sometidos.

 

 

 

 

 

Colau y Baños: ¡IGNORANTES!

La ignorancia es desconocimiento. Todos somos ignorantes en muchas cosas, más de las que sabemos. Su corrección es relativamente sencilla, pregunta al que sabe, interésate, estudia… Pero estamos en tiempos que parecen proliferar los que presumen de la suya y no lo hacen en un entorno privado si no que la muestran en público en un acto que no sólo les denigra a ellos, aunque esta claro que les da igual, sino que resulta insultante para muchos. Personalmente uno que se dedica a la enseñanza de la historia y tiene el altavoz que tiene ha de aguantar que auténticos analfabetos históricos pontifiquen y en un momento aseveren algo que por la posición que ocupan llega a más gente que a la que uno trata de formar y educar.

En primer lugar la reincidente Ada Colau la cual nos regala cada año el 12 de octubre con sus “exhaustivos”  conocimientos sobre historia de América y a la cual ya dedique un artículo en este blog. Pues bien hoy de nuevo ha hecho de las suyas y se ha puesto en el rol de historiadora, otras veces hace de activista, de alcaldesa, las menos, incluso parece que fue abogada en apariciones televisivas. Se dedicaba una calle al gran Pepe Rubianes en la Barceloneta, nada que decir. El nombre a sustituir “Almirante Cervera”. Ada se pone delante del micrófono, se crece, se apodera de la memoria del humorista y va y tiene la ocurrencia de utilizar la palabra “facha” que en boca de Pepe tantas veces nos hizo reír con una diferencia, Rubianes era un profesional y nada ignorante. Colau es todo lo contrario. Transcribo el fragmento.

“En el barrio de la Barceloneta, al lado del mar, su amado público se haya reunido para quitarle el nombre a un facha a esta calle y dárselo al querido Pepe Rubianes” (aplausos)

Una de dos o Ada Colau es una gran  conocedora de la figura del Almirante Cervera y sabe algo que los historiadores desconocemos o simplemente no tiene ni idea, que es lo más probable, y se crea que como era almirante estaba en el alzamiento del 36 o algo así. Total, para qué informarse, para que saber. Pero no es sólo eso , es la pasión inquisitorial con la que se han lanzado a decidir que es lo bueno y que es lo malo, lo que puede y lo que no puede ser. Retiro estatuas y nombres porque no me gustan. Pues bien a título informativo para la pseudohistoriadora Pascual Cervera y Topete (1839-1909) fue almirante de la armada española en aquel movido siglo XIX español (aunque igual la historiadora Colau nos dice otra cosa). Ocupó diversos cargos y fue enviado a París, por cierto, la Tercera República le otorgó la Legión de Honor, yo de Ada le exigiría a Macron que se la retirase. Durante la guerra hispano americana de 1898 dirigía la flota española en Cuba siendo derrotado en la batalla de Santiago que presentó a regañadientes sabedor de la inferioridad frente a los norteamericanos. Esta claro, un facha. Y si no lo era, Ada dice que sí y la gente le aplaude. Si buscaron una calle con nombre militar para hacer la gracia del facha, Ada has vuelto a meter la pata.

Y en esto llegó Antonio Baños el periodista ex-líder de la CUP que nos regalado un comentario histórico que firmarían todos los pseudohistoriadores de la extrema derecha española, los Moa y compañía. Dice el susodicho que nos enteremos todos los que la hemos recordado el 14 de abril que llegó de forma “unilateral, sin pactar, sin mayoría clara, ilegal y anticonstitucional” Además del insulto que resulta para la memoria de tanta gente el uso torticero para justificar el presente es de lo más chabacano. El método de la historia comparada es muy respetable y sano, lo de leer el pasado con ojos de presente una auténtica majadería contra la que hay que prevenirse, el anacronismo. Cada uno de lo términos que desgrana el periodista es fácilmente desmontable por un alumno de bachillerato, pero claro, estar llamado a tareas más altas que justifican la prostitución del conocimiento y el intrusismo profesional justifican el disparate.

Un mal día para la historia y los historiadores. De la primera cuantos ignorantes la conocen y a los historiadores para qué preguntarles.