SOCIALISTAS (3): FLORA TRISTÁN

flora-tristan-leyenda-12 Flora Tristán es una gran desconocida, fundamentalmente porque la historia la escriben hombres. Quizás suene muy radical y simple pero la compañera a la que hoy me refiero es un claro ejemplo de ese desconocimiento que la historia (palabra femenina pero cargada de testosterona) hace del 50% de la población y no porque fuera alguien anónimo en su época sino porque simplemente se la ignora. Los historiadores tenemos un defecto y es que no podemos conocerlo todo (grave problema que comentaré otro día) y otro es que que tenemos la potestad de eliminar aquello que no concuerda con el modelo establecido. Y Flora Tristán en la historia tradicional no concuerda, era feminista y socialista.

Pues bien, trataré de recuperar, o al menos dar a conocer la memoria de esta mujer. En primer lugar decir que era parisina nacida en 1803, época de gloria del emperador Napoleón, hija natural que se decía de un militar peruano (entonces Virreynato del Perú, por lo tanto España) y de una francesa. Hasta los cuatro años, cuando muere su padre,  tuvo la vida de una niña burguesa a la que no faltó de nada y a cuya casa acudía la flor y nata de la sociedad, entre ellos Simón Bolívar. Pero el estado francés no reconoce los derechos de la viuda y  los hijos a los propiedades del finado y caen en la pobreza. La familia terminará trasladándose a un barrio marginal de París donde vivirán en condiciones penosas. A los 16 años Flora entra a trabajar en un taller de litografía como obrera colorista y un año después, con 17 se casa con el dueño del taller, André Chazal. Cuatro años después tiene dos hijos (en realidad tres, pero uno murió siendo muy pequeño) un niño y una niña, Ernest y Aline (como dato decir que será la madre del gran pintor Paul Gauguin).

El matrimonio resulta un desastre, los malos tratos (porque Flora fue una mujer maltratada) eran continuos y huye con sus hijos, tenía 22 años. Su condicón de hija natural y huida del hogar no le ayudó a nada y quedó reducida, como ella misma dice, a “paria”. El marido no cede y tras un litigio legal el niño queda bajo su tutela mientras que la niña queda con Flora. A partir de ahí su vida se convierte en un periplo constante por varias ciudades, incluido Londres donde hizo faenas de criada, trabajando donde pudo, es en esa época cuando se despierta definitivamente  su conciencia revolucionaria de raíz socialista y feminista.

En 1883 viaja al Perú después de contactar con su familia en un momento difícil ya que el país está en guerra civil. Allí Flora tomará contacto con la realidad social del pañis y las grandes diferencias sociales, reafirmándose y haciendo públicas sus ideas  socialistas y feministas que reflejó en su obra “Peregrinaciones de una paria” publicada cinco años después. En 1834 retornó llegando a Liverpool donde conoció de primera mano la vida de los obreros y llegó a afirmar que había algo peor que la esclavitud. En 1838, ya había regresado a Francia y comenzaba a tener cierta popularidad ya que se convirtió en una activista eficaz a favor de la emancipación de la mujer, los derechos del proletariado y contra la pena de muerte, pero su asunto con Chazal no había terminado. Había conseguido la separación y la custodia de los hijos pero él no se conformó hiriendo a Flora de un disparo en septiembre de 1838. Fue detenido y juzgado además de por intento de asesinato por intento de violar a su hija, el tipo lo tenía todo, siendo condenado a veinte años de trabajos forzados.

En 1840 publica en L’Union Ouvrière un programa socialista en el que aboga por la unidad universal y la emancipación femenina y donde por primera vez aparece la consigna “Proletarios del mundo uníos”. recogida después en “El manifiesto comunista” de Marx y Engels. El primero tenía las obras de Flora Tristán en su biblioteca y la reconocía como precursora del socialismo y el segundo la cita en el capítulo IV de “La Sagrada Familia” defendiendo a la “comunista feminista” Flore Celestine Tristán. Pero ella no llegó a verlo, había muerto a los 41 años de tifus mientras recorría Francia exponiendo su ideal revolucionario.

 

Cuando se hable de Historia del Socialismo la figura de Flora Tristán es tan importante como aquellos que se mencionan de carretilla. Hagamos justicia y no olvidemos su aportación.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s