Democracia cristiana colorada

psoepuñosocialismo-dez-08

Por fin se desveló una parte del arcano y Pedro Sánchez anuncia su candidatura a la Secretaría General del PSOE después que lo hiciera Patxi López. Ahora sólo falta la tercera en discordia que, después de participar en la asonada del 1 de octubre, anda lanzando mensajes de reconciliación…Pero sólo si ella manda.

Sin embargo, este proceso tiene una serie de elementos, cuando menos peculiares,  que paso a comentar pues sitúan al Socialismo en una de sus más tremendas encrucijadas, ser la izquierda real o el centro con veleidades sociales (una democracia cristiana colorada, pero poco). Y es que me parece que el socialismo español está dividido en dos, los que se fijan en el presente y los que se fijan en el futuro. O lo que es lo mismo, en el fenómeno A o en el fenómeno B (a posteriori)

Los del 1 de octubre (el día de autos) con la gestora a la cabeza están por el futuro, por el “a posteriori”. Planifican un gran Congreso sin fecha, nada más de futuro que algo que sucederá pero no se sabe cuando, incluso encargan a Eduardo Madina, ese muchacho que ahora parece no haber roto nunca un plato y cuyo papel es fundar otra “socialdemocracia”, un documento programático (el enésimo como si no tuviéramos ya) y en el que ya han dicho la marea de nombres ilustres que participarán. Pero como todos sabemos de esto, que no nos vendan motos, los “expertos” de renombre aportan lo que aportan, lo que hay que mirar es a los que no suenan tanto y entre los cuales hay cuatro consejeros de Andalucía (mirar estadísticas de paro, educativas, sin ir más lejos, por no hablar de la pérdida de apoyo electoral que no por ser socialistas es el paraíso) Pero lo más curioso es el documento de líneas rojas que van a redactar. Es decir, hipotecar el futuro de la futura, ya sé que hay redundancia, ejecutiva, sea cual sea. Y todo esto encargado por una gestora que no puede hacerlo. Pero sigamos. Este grupo ecléctico que mira a futuro augura el desastre en Francia porque ha ganado las primarias el representante del ala izquierda del PSF, Benoît Hamon. Reacción visceral de personas como Lambán o Valenciano diciendo pestes de la victoria incontestable porque así lo han decidido sus bases. Piden unidad por un lado pero arremeten contra un compañero de la Internacional Socialista, en el caso de Lambán de dos porque metió en el saco a Jeremy Corbyn. Preferían el desastre anunciado de Valls y, supongo que se trata de otra proyección a futuro: desastre socialista y refundación ¿De un partido de izquierdas? Me temo que no, democracia cristiana colorada. Claro que viendo el historial de aciertos de Elena Valenciano o que Lambán ve candidatas ungidas por los dioses… Y seguimos con el futuro. La “deseada”, para los que no lo sepan no tiene que ver con nada carnal, el término se refiere a como se conocía a Fernando VII mientras estaba en el exilio… Y no voy a seguir porque la llegada del susodicho dejó mucho que desear, pero eso es pasado ¿no?… Pues bien, la presidenta de Andalucía, la anhelada por los del 1 de octubre, ungida de los dioses etcétera, etcétera, anda por ahí lanzando mensajes de paz, conciliación y resignación cristiana (“Yo estaré donde diga mi partido”) repartiendo sonrisas fariseas (si es que lo de la religión es muy poderoso) y paseando entre gentes, eso sí, por calles estrechas con una cámara casi en primer plano y un micrófono parlante que no para de preguntar si se presentará mientras ella guarda silencio fijándose únicamente en las gentes a las que parece conocer una por una. Cualquiera puede suponer porque no hay plano general o algún otro o porqué hay una señora, al menos sólo me he fijado en esa, que la sigue siempre cual Virgen del Rocío.

Y también ahí tenemos a Patxi López que aparece como tercera vía (el término no es muy halagüeño he de reconocer) El hombre bueno, el del buen rollismo, el confrontador de programas dispuesto a tomar café con los rivales distendidamente. Aquí no ha pasado nada. Miremos hacia el futuro, hay un problema, sí, pero se diluirá y aparecerá la solidaridad que nos hará darnos el abrazo de Vergara. Llevémonos bien que hay una promesa al final del camino y, si hay que abstenerse se abstiene uno.. aunque sea una error (Patxi dixit) Con todo el respeto para ambos, el Papa Francisco, progre, guay, pero a la cabeza de uno de los aparatos más inamovibles del mundo… No sé…percepciones personales

En resumen, ¿pasado? ¿Qué pasado? ¿presente? El de preparar el terreno  para el reparto del botín anunciado la buena nueva de lo que viene, un partido unido, con programa (parece que nunca lo ha tenido) con los mejores, gente sensata no como los de izquierda, esos rojos peligrosos que se mueven en la absurda idea aún de las masas y esas zarandajas. Un partido que nos guíe por la senda del liberalismo guay apiadándose cristianamente de los pobres y con mano dura con los herejes que piensan que eso del Socialismo tiene otro sentido.

Y los del presente. Decían los viejos luchadores guevaristas, que el presente era de lucha y el futuro nuestro. El presente es el de un candidato al que se desplazó “manu militari” el 1 de octubre de 2016 de la Secretaría General. Que reúne multitudes por dónde va y que hay que ver por los móviles de los asistentes porque las cadenas le ignoran o minimizan (por cierto, ¿a qué no sabéis a quién entrevistó ayer La sexta? Pues sí a Pablo Iglesias, una en directo en los Goya y otra en diferido con sus periodistas de cabecera y todo en el mismo programa…Otro apóstol) Opinadores que dicen que Pedro es un cadáver sin futuro, que miran con embeleso a sultanas y ex-Lehendakaris ante la perspectiva  de mínimas oscilaciones electorales mientras se facilita la supervivencia a Pablo el vociferante (impresionante el interés mediático por un partido sin propuesta, sin proyecto que anuncia programas que sólo se miran el ombligo mientras sus líderes se despellejan en directo) Vale más un Pablo Iglesias gritando en una manifestación rodeado de sus fieles que la espontaneidad de las aglomeraciones en torno a Pedro Sánchez que ha de improvisar mítines en la calle. A Pablo un día le sucederá como a Pepón, el entrañable alcalde comunista de “Don Camilio ” de Guareschi (democratacristiano) que se manifestaba a gritos delante del ayuntamiento hasta que su segundo le dice “Pepón, que el alcalde eres tú”

¿Será Pedro Sánchez un buen Secretario General? ¿Será candidato a la presidencia de gobierno? ¿Será un buen presidente de gobierno llegado el caso? No lo sé. No importa. Es una cuestión de ética, de corregir la historia de una barbaridad antidemocrática, es una cuestión de principios y los principios no se dirimen en el futuro, ya llegarán algún día. No, los principios se tienen en el presente. Es el kantiano imperativo categórico que depende de lo racional y no de  lo divino, “cuando hagas una acción que se pueda convertir en ley universal”, frente a al maquiavélico “el fin justifica los medios”… Y si encima son oligárquicos divinos… Y es una cuestión de presente afirmar el socialismo, la izquierda ¿Qué habrá contradicciones? Seguro ¿Fracasos? También. Pero, también y seguramente más éxitos y entonces sí, proyección de futuro basado en principios y no en un lodazal.

¿Se puede esperar el futuro con Trump en USA? ¿Con lo sucedido en la presidencia de la Unión? ¿Con la extrema derecha ya sin máscaras campando por Europa? Creo que no y con una democracia cristiana colorada menos.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s