Maureen O’Hara: la pelirroja irlandesa

El pasado octubre se fue Maureen O’Hara. En un artículo anterior hablando del centenario de Ingrid Bergman escribí que tenía debilidad por la sueca y además por Audrey Hepburn y también por esta pelirroja irlandesa… Y si tuviera que escoger posiblemente me quedaría con ella. Quizás por ser la protagonista de aquellas películas de sábado al mediodía prácticamente la única que los niños podíamos ver durante la semana, también por ser la predilecta de John Ford, la que compartía reparto con John Wayne y donde había una química especial como pocas veces ha habido en el celuloide, porque aquella cabellera que veíamos en blanco y negro se tornó roja con el tecnicolor o simplemente porque todos empatizamos con alguien especialmente sin saber porqué. Películas inolvidables recreando heroínas que quedarán en la historia del cine, interpretaciones que nunca me canso de ver y que son parte de mi imaginario personal.

Empezó trabajando con Alfred Hitchcock en “La posada de Jaimaca” para inmediatamente después protagonizar una joya llamada “Esmeralda la Zíngara”la historia de Quasimodo encarnado por su descubridor Charles Laugthon. Con él volvería a coincidir en otra gran película “Esta tierra es mía” drama bélico donde un apocado profesor enamorado en secreto de su compañera de trabajo acaba convirtiéndose en un héroe, memorable Maureen leyendo la declaración de los derechos del hombre a los niños mientras Laugthon va camino del paredón. Para entonces ya había rodado con John Ford una de las obras maestras que hicieron juntos, “Que verde era mi valle” la historia de una familia de mineros galeses que obtuvo el óscar superando a “Ciudadano Kane”. Desternillante la comedia “Niñera moderna” con Clifton Weeb. Y por supuesto sus películas junto a Wayne la mayoría dirigidas por el maestro Ford. Magnífica “Río Grande”, emocionante “Escrito bajo el sol” y sin calificativos esa obra maestra del cine que hay que ver una y cien veces y que hoy sería imposible de rodar por su contenido “El hombre tranquilo”, la historia del boxeador que vuelve a su pueblo de Irlanda y que se enamora de Mary Kate Danaher. Y con John Ford trabajó en “Cuna de Héroes” esta vez junto a Tyrone Power, con el que ya había trabajado en “El cisne negro”, una película sobre West Point donde Maureen O’Hara borda uno de sus mejores papeles emocionando hasta las lágrimas.

Fueron 55 películas en 60 años de carrera recibiendo en 2014 un óscar honorífico a toda su carrera. El pasado 24 de octubre en Idaho se fue a dormir y ya no despertó. Tenía 95 años. He vuelto a ver el final de “Cuna de héroes” y he vuelto a sentir el mismo nudo en la garganta. La época dorada de Hollywood se va apagando. Hasta siempre Maureen, pelirroja irlandesa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s