Hace ahora un mes…

Y un mes después, justo el día del cumpleaños de Jesús de Nazaret me decido a escribir sobre lo acontecido en las elecciones catalanas y los sucesos posteriores.

Tras la campaña mesiánica con referencias continuas al antiguo testamento, con promesas de alargar la vida incluidas (no me lo invento, estaba en su programa) Artur Mas se pega la gran batacada y pierde 12 diputados, los cuales  imagino la mar de contentos ya que ha sido por Cataluña aunque supongo habían hecho planes para cuatro años. Órdago fracasado y líder terminado para la política ya que, aunque ha sido investido President, no creo que convenza mucho a su gente el abrazar el programa de Esquerra en su totalidad renunciando al propio, lo cual parece significar que aquí lo único que se ha intentado ha sido salvar los muebles. Incluso el tira y afloja con la fecha de la anunciada consulta ha descolocado la tradicional ambigüedad de CiU que se las prometía muy felices en una espiral de enfrentamientos con el malvado centralismo sin llegar nunca a Ítaca. Y antes de que se me olvide, Mas no escarmienta y sigue pidiendo Fe, este hombre es de una raigambre religiosa sólida.

¿Y ERC? Sin ánimo de ofender quien con niños se acuesta… Y pruebas dieron de ello. Parece Junqueras un líder más sólido de lo tenido hasta ahora pero ser jefe de la oposición apoyando al govern no deja de ser contradictorio, cosa que por otra parte sucederá una y otra vez hasta el 2014. CiU, maestra en ambigüedades tiene dos años para desprestigiar a un socio molesto que le puede quitar carnets de catalán. Y en eso CiU es dueña y señora.

ICV. Parece que el tripartito terminó su efecto para ellos. Ya contarán cómo. ERC, el otro miembro del tripartito, se ha beneficiado del crecimiento de PP, algo constatable. Los chicos de Herrera se han subido al carro de la reivindicación social. El haber estado en el govern siete años parece no haber ido con ellos. Reivindicar no reivindican nada de aquel periodo pero se les ve un montón, sin propuesta ninguna, pero se les ve. Armados de camiseta no se pierden una foto y piensan que su crecimiento pasa por liquidar al resto de la izquierda. La tradicional antropofagia.

El PP, a lo suyo, lo tiene fácil, campaña de acorazada Brunete y voto antinacionalista. “Artur haz tú lo tuyo que yo haré lo mío” me imagino a Mariano el día de la reunión en Moncloa. El pastel a repartir es muy suculento y la derecha en esto se pone rápidamente de acuerdo.

Entran por primera vez las CUP. Curiosa formación que pide el voto para CiU, tiene sedes y propaganda que indican fortaleza económica y por último la regañina cariñosa de la presidenta del Parlament por votar como presidenta a Ester Quintana, la mujer que perdió un ojo presuntamente a manos de los mossos y que ha hecho hacer el mayor de los ridículos al conceller Felip Puig. El caso es que no sé si CiU tiene 60 o 63 diputados.

Y, por último, el PSC. Continúa la travesía del desierto. De 28 a 20 y menos mal que las encuestas auguraban el final. Cosa que por otra parte, de repetirse resultados, no estará lejos. Tercera fuerza en el Parlament (aunque segunda en votos, otra vez el perverso y ridículo sistema electoral vigente en Catalunya) y, por ejemplo, cuarta en Barcelona. El socialismo es socialismo, eso no cambia, pero los que han de portarlo parece que van a tener que hacer una reflexión seria y profunda,

Conclusión final. Como uno es de pensamiento marxista, en mi humilde y discutible opinión aquí se pone de manifiesto no un tema nacional, tradicional escaparate burgués para tapar un juego perverso de intereses económicos, sino un auténtico cambio de modelo social, un poner a cada uno en su sitio, cómo debe ser y ha sido siempre. La derecha ha ganado, ERC es un incómodo compañero de cama al que se liquidará por el principio de contradicción. ICV a su canibalismo y el PSC bastante tiene con encontrarse a sí mismo. Y mientras privatizaciones, recortes, liquidación de logros en salud y educativos, laminación del estado social y venta de empresa pública catalana a empresas de Madrid, toma patriotismo. En fin, en dos años elecciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s