Por sus obras los conoceréis

Cuando estábamos ya pensando que lo habíamos escuchado todo de boca de la derecha española llega para regocijo de las hemerotecas el alcalde de Madrid José Luis Martínez-Almeida. Este personaje, portavoz nacional del PP, que se las da de simpático y extrovertido se ha quitado definitivamente la máscara. Utilizaré para sustentar mis afirmaciones algo con lo que él mismo ha de estar de acuerdo porque aparece en el evangelio de Mateo:

«Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus obras los conoceréis»

Y es que su aspecto de oveja oculta eso, un lobo que en nada tiene que envidiar a la extrema derecha a la que, por sus actos, pertenece ideológicamente.

Comencemos con un poco de historia de lo realizado en Madrid.

  1. Decretar el cierre de la Oficina Municipal de Derechos Humanos y Memoria, constituida dar cumplimiento en Madrid a la Ley de Memoria del año 2007.
  2. El dinero destinado en la anterior legislatura para construir un memorial en recuerdo de los presos políticos de la cárcel de Carabanchel, se fue a la compra de dos camiones para el traslado de los caballos de la Policía Municipal
  3. Eliminar las lápidas con los nombres de las 2.936 personas fusiladas en los primeros años de la Dictadura, entre 1939 a 1944, en el Cementerio del Este de Madrid borrando los versos de Miguel Hernández
  4. Retirar las calles dedicadas a Indalecio Prieto y Francisco Largo Caballero, ministros socialistas de la Segunda República destruyendo a golpes la placa en recuerdo de Largo Caballero de la Plaza de Chamberí.
  5. Teniendo la potestad de no hacerlo por ser el ayuntamiento y, por tanto el nomenclator de las calles, no dudó en correr a restituir nombres, con argumentos de obligación judicial, basados exclusivamente sobre el alcance de la ley de memoria, para «Caídos de la División Azul» «Hermanos García Noblejas» (conocidos falangistas) o Millán Astray. Sustituyendo respectivamente a «Memorial del 11M», «Institución Libre de Enseñanza» y «Maestra Justa Freire». También volvió a poner «Crucero Baleares» (en la guerra civil participó en la masacre de la carretera Málaga-Almería conocida como la «Desbandá»), sustituyendo a «Barco Sinaia» que llevo exiliados republicanos a México. «El Algabeño» torero que participó en la conspiración contra la República loado por Queipo de LLano, el sustituido «José Rizal», héroe de la independencia de Filipinas (dejo al margen la cuestión de la glorieta de Cirilo Martín por ser una discusión historiográfica aunque es evidente que ese no es el criterio del alcalde para restituirla)

A todas estas cuestiones se añade la penúltima. Almudena Grandes fallece. La gran escritora madrileña no merece ni el pésame y mucho menos la visita del alcalde de Madrid al tanatorio tildando de «personaje» a la finada. A continuación se pide al pleno que se la nombre hija predilecta de Madrid y PP, VOX y ese grupo en descomposición pero que sirve de muleta para las cosas más peregrinas, me refiero a Ciudadanos, votan en contra.

Siguiente episodio, los presupuestos sólo se aprobarán si los cuatro concejales díscolos de Mas Madrid votan a favor. Para ello exigen que Almudena Grandes sea nombrada hija predilecta de Madrid y el alcalde acepta pero argumentando lo siguiente:

«Almudena Grandes no merece ser hija predilecta de Madrid, pero yo tengo los presupuestos» Esto lo dijo en una entrevista en uno de esos medios que le gustan, OK diario, y tras despacharse hablando de que la izquierda convertiría Madrid en un Gulag y cosas parecidas el entrevistador le cita a la escritora cuando en la presentación de El corazón helado, dijo que cada mañana «fusilaría» a dos o tres voces que le «sacan de quicio» para continuar diciendo «estamos en un país en el que la derecha española recuerda más a la de la II República que a la del franquismo», donde se vuelve a reclamar el derecho a gobernar «por gracia divina» o «no ha sabido reaccionar como un partido político derrotado, sino como un terrateniente expropiado o alguien a quien le roban el bolso». Hablan de incitación al odio y el alcalde sacó otro comentario, fuera de contexto, sobre la madre Maravillas,… en fin.

A continuación dice que bueno, que al fin y al cabo una calle le iban a dar (Dios sabe dónde y cuando) y que el fin justifica los medios y hasta eso de la predilección se puede hacer.

¿A Martínez-Almeida no le gusta Almudena Grandes por un par de comentarios que hizo con su desparpajo habitual o por razones ideológicas? ¿El alcalde de una ciudad no puede ser políticamente correcto y decir que se estudiará el tema y todas esas cosas? ¿Es qué tenía que hacer algo para contentar a un VOX que le acusaba de rojo por apoyarse en cuatro de izquierdas? ¿La ciudadanía que acudió en masa al entierro enarbolando libros no merece ser parte de Madrid? Ese «no se lo merece» ¿Qué trata con ello? ¿Desvirtuar una obra literaria, un legado humanista, una visión del mundo que no es la suya? ¿Hay que politizarlo todo?

Pero vuelvo a San Mateo, «Por sus obras los conoceréis». Borra poemas. Liquida lápidas de gente de izquierdas, ordena destruir placas, borra maestros de las calles, habla de gulags… La verdad creo que Almudena Grandes tenía razón y a lo mejor Martínez-Almeida al verse desenmascarado ha tirado por la vía de en medio, este hombre se parece más a uno de aquellos derechistas de la Segunda República que la escritora describió con acierto «el derecho a gobernar «por gracia divina» o «no ha sabido reaccionar como un partido político derrotado, sino como un terrateniente expropiado o alguien a quien le roban el bolso».

Blanco y en botella….

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s