El jardín de Casado o volverán banderas victoriosas

Sigue Pablo Casado en su jardín de reelaboración de la guerra civil en un, creo yo, claro intento de quitarle a VOX lo de la herencia de la victoria para ver si los votantes de la derecha le ven a él como el legítimo sucesor de aquella Nueva España que alboreó el 18 de julio de 1936.

En unas jornadas de “Concordia, Constitución y Patriotismo” (el título ya se las trae por lo escuchado allí) Ignacio Camuñas ante el silencio y cara embelesada del líder del PP dijo cosas tales como que lo del 36 no fue un golpe de estado, que la izquierda y la República tuvieron la culpa de la guerra civil por lo mal que hicieron las cosas, en suma un fracaso en el que la derecha no tuvo responsabilidad.

¿Quién es Ignacio Camuñas? Un licenciado en derecho con formación diplomática. Esto es importante porque dice también que él piensa eso y no quiere debatir con historiadores. Pues vale, yo tampoco quiero debatir de derecho con juristas. El caso es que es un señor leído que incluso fundó “Cuadernos para el diálogo”. No diré que fuera un opositor furibundo pero no parecía alguien vinculado al régimen. Fue brevemente ministro con Suárez y termina fundando VOX, partido que abandona después.

Dicho esto. Lo que se comenta es lo dicho públicamente sobre la guerra civil defendiendo las mil veces desmontadas tesis de la mitología franquista. Con una novedad, lo del 36 no fue un golpe de estado. Esto es un fragmento textual de una de las instrucciones del General Mola, organizador de lo que Camuñas dice no fue un golpe de estado.

“Las circunstancias gravísimas por las que atraviesa la Nación, debido a un pacto electoral que ha tenido como consecuencia inmediata que el Gobierno sea hecho prisionero de las Organizaciones revolucionarias, lleva fatalmente a España a una situación caótica, que no existe otro medio que evitar mediante la acción violenta. Para ello los elementos amantes de la Patria tienen forzosamente que organizarse para la rebeldía, con el objeto de conquistar el poder e imponer desde el orden la paz y la justicia. Esta organización es eminentemente ofensiva, se ha de efectuar en cuanto sea posible, con arreglo a las siguientes bases.”

Base 1.ª.La conquista del poder ha de efectuarse aprovechando el primer momento favorable, y a ella han de contribuir las fuerzas Armadas, conjuntamente con las aportaciones que en hombre y material y elementos de todas clases faciliten los grupos políticos sociedades e individuos aislados que no pertenezcan a sectas y sindicatos que reciben inspiraciones del extranjero, “socialistas, masones, anarquistas, comunistas etc”. (…)

Y la derecha no tuvo nada que ver en la posterior Guerra Civil. Porque lo que Camuñas nos está diciendo es que cómo la República lo hizo tan mal que lo suyo era castigar a sus integrantes, no fue un golpe de estado, fue un castigo merecido. Es decir, como los de la República lo hicieron tan mal hubo que matarlos… No voy a entrar, cómo él dice, en explicar, con datos no con las vísceras, el papel de la derecha entre el 31 y el 36 pero de verdad que es muy interesante.

Qué Camuñas diga esto convencido totalmente es grave porque es un episodio más del revisionismo al que la derecha y la extrema derecha está sometiendo la Historia de España. Pero lo más grave es que escuchándole con asentimiento y admiración era Pablo Casado, líder del PP, un partido de gobierno. Una de dos, o Casado es un supino ignorante en cuestiones históricas, cosa que puede ser, o está en en ese revisionismo destructivo, hijo de la victoria del 39. Una señal de que la derecha española es incapaz de dar el paso y no sustentar su “legitimidad” en la guerra civil. Y si alguno hay que le da vergüenza escuchar estas cosas, pues la verdad es que no dice nada.

La deriva es grave en su vertiente política y social porque se justifica la fuerza cómo elemento de disuasión y se argumenta la superioridad moral de la derecha por algo metafísico, Franco era caudillo por la gracia de Dios tras la cruzada. Es grave por el desprecio a la Historia como disciplina académica y a sus estudios, es grave porque es una versión que se llevará a las aulas, o se intentará. Es grave, en definitiva, porque es mentira. Ahora los medios afines a la caverna lo justificarán de mil maneras, las falsedades corren como la pólvora, desmontarlas es lento y queda para los que saben. Y estos serán asaetados por rojos, según la derecha sólo si versión es verdad libre de polvo y paja, cualquiera que les lleve la contraria es un sectario peligroso.

Marx decía “Dejar el error sin refutación es una inmoralidad intelectual”. Ahí seguiremos.