Contra la Historia

c48-maqueta-para-el-monumento-a-la-iii-internacional-tatlin-e1427210094831La imagen corresponde al proyecto de monumento a la III internacional de Vladimir Tatlin. La idea era construir una torre siguiendo los parámetros constructivistas. Iba a tener  400 metros de alto y albergaría la sede de la Internacional comunista. Obviamente no llegó a construirse pero sirva su descripción para iniciar este artículo. Una obra megalomaniaca que asciende en espiral sin parecer llegar a ningún sitio y cuyo aspecto es hueco, no hay nada dentro. En el año 1919 se produce la ruptura entre la socialdemocracia y el comunismo y desde entonces los desencuentros han sido muchos y variados. El último le cuesta a España unas nuevas elecciones. Y es que aunque sea una expresión poco afortunada se ha combatido contra la historia, incluso diría más, contra la tradición eso de “siempre se ha hecho así”  y contra el principio de contradicción, los defensores de esa tradición son los que dicen que vienen a hacer las cosas de otra forma. Decía Marx en esa obra que debería ser de obligada lectura “El 18 brumario de Luis Bonaparte” que ” La tradición de todas las generaciones muertas oprime como una pesadilla el cerebro de los vivos”. Pues bien ya tenemos elecciones a la vista y aunque se ha puesto en marcha aquello de que todos tiene la culpa, a lo mejor algunos tienen más que otros ¿Tiene la culpa el que ha intentado evitarlo y formar gobierno? Seguramente el no haber sabido negociar mejor, quien lo sabe, pero es lo único que se le puede achacar. De Rajoy nada que decir, allí está sentado fumándose un puro y yendo a su segunda oportunidad. Ribera que siempre he sospechado que era un submarino, de derechas seguro, pero submarino. Si salía el pacto estaría la derecha presente y si no a reventarlo todo y a otras elecciones que para eso las encuestas me dicen que con mis socios naturales, el PP, meteremos a esta gente en vereda. Y el tercero, Pablo Manuel que no ha hecho otra cosa que seguir su instinto y cual proyecto de Tatlin comportarse de manera megalomaniaca, vacío de contenido (memorable sus derogaciones sin ley alternativa) y subiendo hacia ninguna parte, pero con algo muy claro para sobrevivir, en su lógica, hay que destruir al PSOE para cumplir la máxima de la III internacional “No se puede acabar con el capitalismo sin acabar con la ideología socialdemócrata” Por lo tanto es un fiel cumplidor de la Historia y de la tradición nada que objetar.

¿Y ahora? Ni idea, aunque hay dos opciones o triunfo de la derecha o repetición de escenario y en este último ¿Cómo se comportarán los actores? ¿Se podrá hablar con Ribera después de la más que previsible campaña de derechización que llevará a cabo? ¿Se podrá hablar con Pablo Manuel? ¿Habrá cambiado súbitamente su personalidad? ¿Dejará de pedir perdón por, cómo dice él, decir la verdad? Aunque también es cierto que habrá que hablar con Domenech, otro de los que piensan que la socialdemocracia es suprimible y cita al PSOE unas cuantas veces al día dando lecciones de superioridad moral, se ve que no tiene otro tema de conversación, mientras mira a cámara continuamente, con Oltra que te presenta 30 puntos a última hora y  como sólo aceptas 27 y propones negociar las otras 3 sale despendolada, los de las Mareas y sus asambleas vinculantes donde se les pregunta como al resto de Podemos si quieren ser felices o sodomizados… Con semejante plantel ¿podremos esperar algo de junio? Aunque seguro podremos seguir hablando de Historia.

 

La no intervención

refugiados-796x448

Hoy es 26 de abril, para la mayoría no dice nada, pero en esta misma fecha de hace 79 años la aviación fascista italiana y alemana bombardeó la villa de Guernica haciendo alarde de su capacidad de destrucción y más tarde de un cinismo sin límites, arropados por el mayor cínico de todos, el general Francisco Franco, diciendo que habían sido los republicanos que en su huida habían arrasado la población. De nada sirvieron las pruebas ni la monumental denuncia picasiana, Europa miró para otro lado invocando el principio de “no intervención”. Una expresión que para unos significa la libertad pues es la no injerencia en los asuntos de otro estado y para el pueblo español el abandono premeditado al que las democracias europeas, fundamentalmente Gran Bretaña, sometieron a España. Una política sistemática para no provocar a la bestia fascista sacrificando todo lo que era sacrificable. Las consecuencias se vieron el 1 de septiembre de 1939 y el resultado final el 2 de septiembre de 1945.

Dicen que la historia está para no repetirla y que lo pueblos que olvidan la suya corren el riesgo de incurrir en los mismos errores, sarcástica expresión que no sirve para nada como podemos constatar los profesionales del ramo. Pues bien. aquí está Europa , esa construcción buscada durante siglos de sangre y fuego y de la que se nos dice que fuera de ella no hay vida y que todo es irreversible, y proclamo que no soy euroescéptico. Muy al contrario,  considero que el camino son los Estados Unidos de Europa. Y por eso mismo considero impresentable la inacción, la falta de propuestas y la falta de aquello que algunos seguimos llamando la praxis. El problema es que no sé si es por acción o inacción. ¿La falta de respuestas y acciones es fruto de una política premeditada a la que tan acostumbrados nos tiene Rajoy? ¿O es incapacidad? Si es lo segundo sería muy grave, aunque últimamente muchos dedicados a la política están dando muestras de eso y algo más, y si es lo primero más grave aún pues estaríamos ante la “No intervención” en el sentido que tuvo en el 36.

Lo estamos viviendo con la crisis de refugiados, tras declaraciones rimbombantes se convierte el tema en un asunto interno de Turquía. Y a continuación el aprovechamiento de unos y otros, triunfo de la extrema derecha en Austria (si ya ni el SPO resiste…) y por el otro lado la nueva política que anda haciendo grandes declaraciones en un discurso vacío , sobre todo de intenciones y competencias. Algo que también vimos  en la terrorífica guerra de los Balcanes (con asedio a ciudades y exterminios incluidos, menos mal que sabemos de historia) que fue detenida finalmente por el amigo americano y que de nuevo plantea la duda, “no intervención”por intereses inconfesables o inutilidad.

Nada está escrito, la historia no es cíclica pero los síntomas de otras épocas son conocidos. Hoy Europa mira hacia otro lado más preocupada de sus reajuste económico, demasiado para asumir otros problemas o siquiera para planteárselos, al fin y al cabo que más da un tema que se ha mandado al otro lado del Bósforo o al otro lado de la verja de Melilla (ya nos hemos olvidado de ella) o cuales son las razones para que un neofascista (o sin neo) ocupe la presidencia de un hermoso país como Austria, mientras siga habiendo concierto de año nuevo, o que la política de los que dicen ser la izquierda sea nada más que pura postura y lenguaje, o que en los países del este  crezca o reverdeciendo el racismo y la xenofobia, esos de por allí ya se sabe, entran y salen del mapa de Europa y han cambiado tantas veces el pasaporte…

Decía Marx “el hombre es la raiz del hombre” o lo que es lo mismo, todo es construcción humana y, por tanto, relativa y transformable, siempre se esta a tiempo, pero son tantos los ejemplos, tanto el cansancio, tanta sangre inútil.

14 de abril

brLa República. Para muchos se reduce a la reivindicación de una forma de estado diferente al monárquico, el fundamento y justificación único del cual es la posibilidad de la elección de la cabeza del estado. Sin embargo, al mencionar la palabra República se está expresando mucho más puesto que la democracia no es únicamente la posibilidad de elección sino la expresión más alta de la libertad y la responsabilidad, y esto sólo es posible en ausencia de desigualdad y autoritarismo. República es un conjunto de valores y una declaración a favor de la ciudadanía que consiste en el ejercicio efectivo y pleno de la libertad, la igualdad y la fraternidad.
Una historia que empieza en la Roma republicana, que continua en la eclosión humanista del Renacimiento hasta llegar al gran movimiento de la Ilustración que iluminó las revoluciones inglesa, americana y francesa o lo que es el mismo, repensar el ejercicio del poder basándose en que las personas son ciudadanos, no súbditos.

Dos veces tuvimos la oportunidad en España de establecerla, una fue demasiado breve y la otra empezó a andar por la senda de la regeneración, democrática, educativa y social aplicando políticas que por el tiempo y lugar parecían imposibles. Políticas inspiradas directamente por los valores republicanos y el afán de conseguir lo antes posible una sociedad mejor. Demasiado para las fuerzas de la reacción que encarnaban todo el contrario del republicanismo y que decidieron acabar con todo aquello de manera violenta.
Los valores republicanos son fundamentales para una democracia plena: son una forma de vida. Una forma de vida donde la responsabilidad individual y colectiva implica una educación continua y responsable para la ciudadanía basada en la libertad, la igualdad, la solidaridad, la participación y la deliberación, la defensa del colectivo, el respecto a las minorías, el laicismo y la justicia social.
Porque la palabra República y todo lo que implica es irrenunciable puesto que es la manifestación máxima de lo único que tiene el ser humano: la racionalidad. Aquello que nos hace libres, que nos dice que todos nacemos iguales, que la dignidad de la persona es individual y colectiva, que el diálogo y el respecto a la mirada de la otro es la fuente de conocimiento y convivencia y que los dogmatismos, los liderazgos caudillistas, el derecho divino, la sangre, la raza, los enfrentamientos violentos, la arbitrariedad no tienen cabida en una sociedad que tiene que tener como objetivo la felicidad y el bien común por encima de criterios economicistas, movimientos oligárquicos y demagogias deslumbrantes. O lo que es lo mismo, el republicanismo brilla por su ausencia

 

 

 

Pablo Manuel y la derecha

1457001548_461929_1457021627_noticiarelacionadaprincipal_normal

Comenzaré diciendo que a partir de ahora voy a llamar, tal y como hace el periodista Miguel Ángel Aguilar, Pablo Manuel Iglesias, que es como se llama, al líder de “Podemos”. Y lo hago porque incluso en esto no son inocentes, son maestros de la confusión y el olvido. Así que Pablo Iglesias sólo hay uno, el fundador del PSOE y la UGT y el otro es lo que es. Así que vamos a por el asunto de hoy que es la más que probable convocatoria de elecciones.

Voy a poner por escrito una teoría y un posible resultado final tomando como base datos e intuiciones, ya sé que no es muy científico y alguno se echará las manos a la cabeza, pero como ahora es tiempo de indocumentados que escriben y pontifican sin cesar, me arriesgo a decir la mía.

Nunca estuvo en la cabeza de “Podemos” pactar nada y sí estuvo en la cabeza del PP que el partido de Pablo Manuel creciera (el gurú Arriola dixit ¿o alguien se piensa que el apoyo de medios y periodistas es gratuito y de verdad?) Partiendo de estas dos premisas, la segunda demostrable, la primera a la actualidad me remito, no hay que hacer muchas cábalas para entender que ambas formaciones son las más interesadas en que haya elecciones. Las encuestas dicen que el partido de Pablo Manuel baja, eso sería óbice para que intentaran evitarlas, pero no, porque en el ADN de “Podemos” está el arte de la destrucción tan querido por los que dicen ser de extrema izquierda (aunque no se sepa exactamente lo que son) Su lógica creo que transita por otro derrotero. Han quemado al líder del PSOE llevando al partido a un más que probable proceso interno de reconstrucción que en absoluto es lo más necesario ahora, además de un posible estancamiento cuando no retroceso en votos. Porque de eso se trata, de la hegemonía en la izquierda desde el populismo más abyecto. En la cabeza de Pablo Manuel (que por cierto de legislación y conocimiento político anda justito por las perlas que va soltando) da lo mismo perder diputados, basta con él y unos cuantos, porque no se trata de gobernar, se trata de situarse eternamente en la oposición donde el discurso populista, quietista donde los haya, está más cómodo. Y para que ese discurso tenga resonancia entre las buenas gentes de izquierda no hay nada como que el poder lo ostente la derecha. Contra la derecha se vive bien y cuanto mayor poder tenga esta más demoledor es el discurso populista que nunca llegará nada, pero mantendrá sus bases intactas. Porque el señor Pablo Manuel si en algo es maestro es en teatro y lenguaje, y esa es la base un lenguaje que varía en función de la necesidad, que humilde le vimos ayer dejando la decisión del pacto al pueblo, tono bajo, de persona que ha sufrido decepción, de que lo ha intentado todo para evitar el desastre, pero nadie le comprende, él que es el heredero del auténtico pensamiento socialista y llora por las esquinas la traición del PSOE… Y el PP frotándose las manos, su operación de que quede reducida a mínimos el único partido de izquierdas que puede hacerle sombra continua, sus bases intactas, su voto incólume y enfrente un vociferante líder que jamás podrá llegar a gobernar. En su día hablé del efecto Thermidor, aquella etapa conservadora que siguió a la revolución más extrema de los jacobinos franceses terminando en un gobierno dictatorial, pues bien, aquí no va a hacer falta que ni siquiera los jacobinos tomen el poder, directamente Thermidor.

¿Y la gente de izquierdas? Unos seguirán votando al PSOE. Seguramente cada vez menos, y los de “Podemos” seguirán la táctica del populista, el mundo se refleja en el lenguaje, sólo hay que hablar para convencer y aunque ahora decrezcan en diputados, ellos seguirán a lo mismo porque Pablo Manuel seguirá entrando en el Congreso con su mochila y su camisa, no a hacer política, esa ya la hará la derecha y cuanto más dura mejor, a buscar el titular y la portada, el que la dice más grande sale en los papeles. Y el PP a mandar que para eso estamos, en resumen, el bipartidismo en su estado más cutre porque Ribera y Ciudadanos se mueven en el mismo parámetro y con un agravante, a estos sí les gusta por motivos políticos y económicos que gane Rajoy. ¿Alguien se imagina a Iglesias teniendo enfrente un gobierno de izquierdas que deroga la reforma laboral del PP o la educativa o tantas otras? ¿Qué haría si no puede dispara su verbo? ¿Sin poder esbozar esa sonrisa de “ya la he liado”? ¿Cómo podría vivir Pablo Manuel y su “Podemos” que ya grita cuando le ven “No al pacto, no al pacto”? Y cuanto más se grita Rajoy más se crece diciendo que se mantendrán las reformas que han sacado a España de la crisis, el carro del triunfo le espera con Pablo Manuel aguantando la corona de laurel.

Y ahora el PSOE… ¿Quo vadis Pedro? Engañado por el populismo que nunca tuvo intención de nada salvo de hundirlo, a él y a todo el partido, y asediado por las lógicas internas que aflorarán en cuanto se convoque las elecciones, un partido en el que una parte nunca apoyó al Secretario General en su continuo asalto al poder. Poco queda ya, con unas elecciones que verdaderamente el PSOE no quería (salvo los artistas de la destrucción interna) que intenta por responsabilidad, y repito, por responsabilidad, formar gobierno probablemente saliendo a un campo de batalla que no le convenía y en él ha terminado siendo acribillado por tres lados. De nuevo “Cautivo y desarmado el ejército rojo…” A partir de ahora a la selva a sobrevivir y a esperar.

Lo dicho, es una teoría, datos e intuiciones una mezcla a veces explosiva… y la mayoría de las veces muy, pero que muy pesimista.

 

Ponedme en la lista

Perles Se ha publicado un curioso libro llamado “Perles Catalanes” en el que se ha elaborado una lista de catalanes, pero de la peor especie. Hay esclavistas, colonizadores, genocidas, colaboracionistas, en fin ya la portada indica por donde van los tiros. Una serie de tipos despreciables que se han dedicado a oprimir al pueblo catalán y, de paso, a otros. Se pasa revista desde los esclavistas, pasando por los chicos de Prim, los requetes del tercio Montserrat, en fin todo lo que cualquier nación produce pero aquí parece ser que hay un “plus”, nada  más y nada menos que traidores a la tierra de promisión. Lo que más llama la atención es que no se paran en prendas y arremeten contra Boadella, Azúa, Regás, Chacón, Borrell, Roca, Durán LLeida…. Pero cuidado, ya advierten de que no es una lista negra de malos catalanes pero eso sí, “Tenemos una inclinación: consideramos el conflicto con España desde un punto de vista colonial y consideramos como colaboracionistas a quienes colaboran con el régimen español para joder a su país por afinidad ideológica o beneficio económicos” dice uno de los autores que justifica que en la introducción se hable de que los aún vivos son moralmente responsables de actos aberrantes.

Estos son los libros que dentro de unos años cuando se imponga la razón, alguien chasquee los dedos y se despierte del sueño, los que miren la cosa en perspectiva dirán que como era posible que se publicaran determinadas barbaridades. Lo mismo que cuando leemos algunas de la Alemania de los 30 o las listas de desafectos al régimen de Franco. Lo que me preocupa más, aunque la relación es amplia delante de tanta insensatez, es precisamente esto ¿qué estáis haciendo insensatos? En el siglo XXI, en Europa, ¿Cómo es posible qué se hable de colonialismo, colaboracionismo, joder a su país,…?  ¿Dónde han quedado siglos de cultura, de diálogo, de buscar la verdad, de analizar miles de errores motivados por historias como esta?  Nada, vuelve el absurdo, el linchamiento, la lista de malos y buenos porque alguien ha decidido dogmáticamente donde está la separación entre unos y otros.

Pues bien, solicito, humildemente si quieren por dirigirme a tan altos representantes de la moral, que me pongan en la lista no porque sea esclavista, genocida, colaboracionista o colonizador, ni moralmente responsables de actos aberrantes. Lo siento, sería más fácil si me pudieran identificar con alguna de estas cuestiones pero no es así. Solicito entrar en la lista porque me dedico a la enseñanza y explico a mis alumnos que hay que atreverse a pensar, atreverse a ser persona, atreverse a ser ciudadanos y ciudadanas, a ser críticos, les animo a dialogar, a tratar de comprenderlo todo, sobre todo lo que más les repugne, para que lo conozcan, no para que lo perdonen sino para que tengan armas para combatirlo. Que la libertad y la justicia han sido y no son fruto de siglos de avances incesantes, muchas veces a sangre y fuego, para conseguir preservar el mayor bien, la vida humana en toda su dignidad. Que miren la realidad lo más formados posibles y que piensen que hay muchos otros en el mundo y que no por llamar a una cosa de determinada manera lo es. Que esa relación “colonial” es falsa ,que el enfrentamiento contra España, una entelequia, que la guerra civil de 1936 no fue de España contra Cataluña y tantas y tantas otras, promovidas por manipuladores que suplantan a los historiadores. En suma les animo a que no hagan listas, a que no se crean que su forma de ver el mundo es como se ha de ver, que la linea entre lo sublime y lo ridículo es muy fina y que cuando llegue el final y miren para atrás no tengan que decir que desperdiciaron su vida en tonterías haciendo el majadero y que las consecuencias de sus actos sólo sirvieron para hacer sufrir y perder el tiempo.

La sinrazón avanza de nuevo y el pesimismo de la razón se impone así que ponedme en la lista que me encantará estar al lado de gente de calibre intelectual como Rosa Regàs a la que se define como “nativo agradecido al poder colonial”…. ¿Hacen falta más comentarios?

 

 

 

 

 

La de la pescadería, la alcaldesa y el académico

Félix de Azúa es un metepatas. Un metepatas porque las comparaciones siempre son odiosas y si encima son para intentar denigrar a alguien lo único que consigues es la reacción contraria porque el comparado y el comparante salen reforzados, el principio de contradicción se llama. Decir que la alcaldesa de Barcelona debería estar vendiendo pescado es una soberana tontería porque aunque es una forma de expresión que todos hemos utilizado  (quién no ha hecho comparaciones hablando de verduleras y muchas más) alguien al que se le supone cierto grado de formación debe de saber que las palabras las cargas el diablo y que lo que hoy es blanco mañana es negro y, sobre todo, en alguein tan protegida mediáticamente como la alcaldesa de Barcelona, que haga lo que haga, aún cuenta con el beneplácito social y periodístico.

Otro problema es que comparar profesiones siempre es malsonante y despide tufillo clasista así que como recomendación si se quiere faltar a alguien es mejor hacerlo directamente o comparar con amebas o algo así. O hacer como la alcaldesa que llama directamente criminales, cleptómanos, afirma que sólo ella ha defendido los derechos sociales y tantas otras lindezas. He aquí la diferencia, si te comparan salta un montón de personas escandalizadas (no pongo en duda sus razones) pero si te llaman algo directamente no pasa nada, incluso hay quien piensa que te lo mereces.

Y por último las aludidas dependientas de la pescadería, que han servido a la alcaldesa para hacer su campaña quedando en un segundo plano sus curiosas ideas sobre la prostitución, otra jornada de huelga en el metro y alguna que otra lindeza como un código ético donde nada se dice de nepotismo. Porque las utilizadas aquí son las profesionales del mercado, por el estúpido comentario y por alguien que se maneja como nadie en el populismo y que con burdas maniobras como esta crece. La crítica política tiene dos vertientes, dejar hacer al que gobierne y que de explicaciones y hacer los comentarios pertinentes dentro de los límites, todo lo demás acaba beneficiando al criticado.

Pero iba con lo de la pescadería. Esta mañana he ido al mercado y una señora ha preguntado si había pasado por allí la alcaldesa a hacerse la foto. La respuesta de la Puri (porque así se hace llamar) ha sido que a ella le fastidiaría más que la comparación hubiera sido al revés a ver si se creen que cualquiera puede estar en la pescadería. A buen entendedor….