Otro que me llama idiota

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa De verdad que estaba muy tranquilo dedicado a mis clases, mis nuevas tareas y a escribir. Incluso me había propuesto hacerlo en el blog sobre cosas que nada tuvieran que ver con pactos ni negociaciones, aunque resultase tentador. La última entrada ha sido sobre Umberto Eco y me había propuesto continuar con los Oscar de Hollywood, sobre todo el que le han dado a Ennio Morricone. Pero se ve que no se puede y cómo ya he dicho muchas veces soy muy de aquello que nos dijo Marx “dejar el error sin refutación es una inmoralidad intelectual”. Así que cuando alguien haciendo uso de su posición suelta un desprecio gratuito hacia personas que en absoluto se merecen un trato así, hago uso de mi derecho al pataleo y me permito un pequeño desahogo. Ya he dicho antes que estaba harto y que cada vez aguanto menos la prepotencia de gente que parece que han venido a salvar el mundo despreciando todo lo que había, sobre todo lo más cercano a ellos, curiosamente.

Esta vez la lindeza a correspondido al flamante cabeza de lista de En Comú Podem al Parlamento de Madrid Xavier Doménech  en el día de Andalucía, en el parque de la Guineueta de Nou Barris, al que acudió junto a la alcaldesa de Barcelona, ambos por primera vez, no como la mayoría de los idiotas que por allí pululaban. Porque eso fue lo que dijo, que los socialistas tienen un nivel de inteligencia bajo, o lo que es lo mismo, somos idiotas. Otra más a añadir a todas las que ha dicho su jefa y sus amigos de “Podemos” que piensan que lo tienen todo permitido o que están tan poseídos de la verdad absoluta que no tienen más que abrir la boca para que unos se reconozcan impoluta gente progre y otros nos demos cuenta de que llevamos décadas haciendo el idiota, fundamentalmente los socialistas (sobre esto iré otro día)

Sin embargo, como dice el dicho no ofende quien puede sino quien quiere y Doménech, historiador como yo, en una tertulia justificó y río las gracias de otro tipo ilustre, el tal Rufián de ERC, cuando este dijo que la transición había sido cosa de fascistas. Al preguntar el locutor a Doménech que tenía que decir al respecto como historiador sonrío y dijo que bueno, que estaba Fraga por en medio y que quizás era una exageración…. ¿Y si entonces alguien le hubiera llamado idiota? Porque una de dos o no sabe de lo que se supone es lo suyo o trasgiversó las cosas en interés propio y ajeno. O lo que es lo mismo no saber el papel que corresponde al historiador pero claro, el cálculo político, la diplomacia, las formas en la tele,… Lo siento, parece que estoy hablando de un político de esos que se llaman antiguo y me estoy refiriendo a uno de la nueva política… Pero claro, es que mi nivel de inteligencia es bajo, en definitiva, soy un idiota.

 

Umberto Eco

eco Casualmente el pasado 19 de febrero me encontraba en Italia cuando se hizo pública la noticia de la muerte de Umberto Eco.. Ese día habíamos ido a Pompeya como parte del viaje que anualmente realizamos a Roma con mi escuela. Todos los noticiarios abrieron con la noticia y la RAI programó esa misma noche “El nombre de la rosa”, la película inspirada en su primera novela y que él nunca reconoció. Esa noche cuando los chicos iban a salir para ir a cenar les comuniqué la noticia sabiendo que era un nombre extraño para todos, pero debieron de verme afectado, no cómo se puede afectar uno ante la muerte de un ser cercano, sino la de que a partir de ese momento alguien importante faltaba, la sensación de ausencia. Algunos dijeron que lo sentían sin saber porqué pero les era evidente que para mí era importante. Uno preguntó quién era lo único que se me ocurrió decir que si él les hubiera acompañado a Pompeya sus comentarios y el recuerdo de la visita serían seguro un momento inolvidable para ellos, en resumen, un sabio. No se me ocurrió nada más. Porque esa es la idea que tengo de Umberto Eco alguien al que podrías escuchar durante horas y cuya sabiduría era inmensa. He leído algunas de sus novelas, sobre lo que volveré, y sus ensayos me acompañaron durante todos mis estudios, que sigo recomendando como aquel “Como se hace una tesis” imprescindible para realizar cualquier trabajo académico. “Apocalípticos e integrados” “¿Qué es el arte?” “Historia de la belleza” “Historia de la fealdad” y tantas otras referencias y reflexiones sobre el mundo que nos rodea. ¿Y qué decir de su obra de ficción? Me reconozco un admirador de “El nombre de la Rosa” esa novela  homenaje a Sherlock Holmes que nos habla de filosofía, historia, arte, y que encima nos plantea un enigma apasionante sobre un libro que nadie ha leído. Y después “El péndulo de Focault” una obre que siempre he pensado que escribió asustado por el éxito de la primera y deseoso de volver al número de lectores que le correspondían. Y después “La isla del día de antes” y “Baudolino”. Y en todas lo que cabía esperar de un sabio.

Hasta siempre maestro.

Nueva responsabilidad

2

Compañeros y compañeras

Como muchos ya sabéis la Ejecutiva Nacional del PSC del pasado 8 de febrero me nombró director de la Escuela Xavier Soto hasta el próximo congreso.

En primer lugar, quiero decir que el encargo que se me hace es de una gran responsabilidad  pues se trata nada menos que de la formación de la militancia de nuestro partido. Una tarea que afronto con la doble intención de continuar el magnífico trabajo que durante tantos años ha realizado la escuela conducida por el director Xavier Marín y la de seguir analizando la realidad para poder ofrecer la formación más adecuada a cada momento, dando la posibilidad a nuestros militantes de crecer tanto en habilidades como en conocimiento y reafirmación de una ideología transformadora como es la del socialismo democrático. Una ideología de progreso, igualdad y justicia social.

Como profesional de la educación considero que la formación es fundamental para la consecución tanto de objetivos personales como grupales y también que afrontarla y planificarla con la colaboración de todos la mejora sustancialmente. La Escuela ofertará, como ha estado haciendo, cursos y charlas, también habrá novedades y estará abierta a cualquier sugerencia o demanda que mejore la labor de lo que ha de ser una escuela de formación socialista.

Salud

Luis Miguel Guerra

Director de la Escuela Xavier Soto

 

 

A contracorriente

contracorriente

Ha pasado una semana de negociaciones entre Pedro Sánchez y el PSOE y los grupos con los que quiere y se puede pactar la investidura. De todos es sabido que el PP no aportará nada al debate sumido como está en el quietismo marianista y en su diario caso de corrupción que ha hecho exclamar al líder gallego aquello de “Esto se acabó y aquí ya no se deja pasar ninguna”. Que ya se sabe que hablar no es lo mismo que escribir y que las palabras en momentos de excitación las carga el diablo pero un análisis poco detallado de la frase implica que se dejaron pasar, y parece ser que no pocas. Con los de la ex-CDC ahora el rimbombante “Democràcia y Llibertat” que anda con la idea de refundar otra cosa en manos de Artur Mas que supogo debe estar abonado al cine para ver “El renacido”, no hay nada que hacer mientras sigan en sus devaneos independentistas, probablemente hasta que otra cosa garantice su supervivencia y negocios. Y en cuanto a ERC y su pareja estrella Rufián y Tardà nos esperan momentos de gloria de ambos a los que ya el segundo nos tenía acostumbrados y ahora el primero promete superar porque ya marcó un nivel muy alto en su comentario sobre la Transición y la Historia que, dicho sea de paso, cualquier estudiante de bachillerato (a no ser que esté aleccionado que no formado, sutil diferencia) podría tumbar.

Pero vamos con los que sí pueden apoyar la investidura, algunos perros viejos que saben lo que se mueve y otros unos recién llegados que no por ello han de ser descalificados. Todos hemos sido recién llegados en algún momento u otro de nuestra vida. Y además voy a romper una lanza por los que se niegan a pactar si están otros por en medio y reparten prebendas como caramelos el día de reyes. Ya digo de antemano que comparto lo dicho por Pedro Sánchez y, por supuesto deseo que consiga encabezar un gobierno de izquierdas que afronte aquello que dijo era urgente para España. Pues bien, “Podemos” se niega a apoyar una investidura en la que ande “Ciudadanos” por en medio. Nada extraño teniendo en cuenta que estamos asistiendo a las viejas luchas de la izquierda, lo siento por los que se dicen “nuevos”. Analicemos y que conste que no es un reproche, es el patrón ideológico que por algún lado tenía que aflorar y que la socialdemocracia tiene que comprender. En primer lugar la idea de ser el partido que pone voz al pueblo (antaño el proletariado hoy los de la casta y el resto) y hablando de procesos participativos que nadie conoce ni ve y proponiendo cosas que surgen directamente del politburó (no es ningún término peyorativo, es una descripción del funcionamiento). Por lo visto cumplen a rajatabla con el patrón histórico. Después el asunto de no dar ni agua al PSOE poniéndose en posiciones extremas de “todo o nada” Recordemos”No se puede acabar con el capitalismo sin acabar con la ideología socialdemócrata en el movimiento obrero.” dijo Josef Stalin. Por lo tanto siguen la pauta ancestral, la socialdemocracia es la enemiga del pueblo y ha de desaparecer, en este caso hay que superar al PSOE y convertirse en el partido único del pueblo. Y si es necesario aliarse con la derecha, coincidencia en pedir que se acorte el tiempo de negociación en nombre de una voluntad? del pueblo español, alianzas con nacionalismos en las autonomías, pues se alía, el fin justifica los medios. La famosa “pinza” de los tiempos de Aznar y Anguita, hoy resucitado para “Podemos”. Pero es que de posturas de este tipo desde que Lenin pactó con los alemanes que le dejaran pasar a Rusia para hacer la revolución hay unas cuantas. Da igual la coincidencia programática con el PSOE, aunque en el trazo fino pueda haber diferencias, política al fin y al cabo, el caso es torpedear con aquella máxima tan de ellos “Cuanto peor mejor” o “Democracia para qué”. Ideológico, nada que objetar, es su ADN, que, cómo se puede ver, de nuevo tiene poco. Y claro, como de alguna manera hay que ser novedoso pues ahí están las formas, que tampoco lo son tanto, agresividad verbal, bic en mano, soniquete que todo el partido comparte, ese eterno gesto de estar diciendo algo trascendente y absoluto a todas horas del día por se conscientes de su liderazgo social indiscutible e indiscutido.

La vieja historia del cainismo en la izquierda. Repito, nada que objetar, la cosa es así. Y así lo ha entendido la derecha que espera el histórico fin de estas cosas, preferir ser cabeza de ratón que cola de león. Pedro Sánchez lo tiene crudo, y espero que salga adelante por la izquierda, porque la realidad es la que es y España necesita de las reformas propuestas en los ocho puntos que el líder del PSOE desmenuzó después de las elecciones. Pero además de lo que tiene en casa que da para otro artículo y que también es la tradición ideológica socialista, no compite contra un duro negociador, compite contra la historia.