Gobiernos de coalición

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaEl próximo 16 de febrero se cumplirán 80 años del triunfo del Frente Popular. Y en esas fechas seguramente seguiremos a vuelta con la investidura.

Como soy historiador voy a hacer un artículo de Historia, aunque nadie nos hace caso a no ser que nos hagan consellers de economía o delegados de la Generalitat, es decir, nada de lo que se supone es  la profesión. Y lo hago no por celebrar el aniversario mencionado sino por señalar que pese a lo que dicen algunos sesudos analistas si hay precedentes de coaliciones de gobierno en España, lo que pasa es que hay que remontarse a la II República. En este momento si me lee alguien de derechas, cosa que dudo, habrá encontrado ya la justificación de porqué hay que evitarlas ya que ,según su imaginario, la cosa llevó a la Guerra Civil, y aunque la ganaron, y les gusta recordarlo, no hay mejor ejemplo de apocalipsis.

Ya aviso que la Historia no se repite y que lo que pueda comentar aquí no es ningún aviso sobre lo que va a pasar. Lo que ocurre es que si de vez en cuando se nos hiciera caso a lo mejor determinadas situaciones no se repetirían.

La II República Española tuvo 26 gobiernos, los últimos 5 durante la Guerra Civil y todos ellos de coalición en mayor o menor grado. Tantos gobiernos en cinco años (obvio los de la guerra) dan a cuatro por año lo cual induce a pensar en la inestabilidad, sin embargo un estudio más pormenorizado nos indica que algunos cumplieron con su cometido y otros no tanto y más que problemas de funcionamiento se producen cambios que no crisis de gobierno, que también las hubo. La cuestión es que la afirmación de que no hay tradición de gobiernos de coalición no es cierta, incluso los dos primeros gobiernos provisionales están formados por un arco que va de la derecha liberal republicana al PSOE. Y lo que también es cierto es que fueron más inestable los gobiernos de centro derecha que los de izquierda (10 durante el llamado bienio radical cedista también conocido como bienio negro) Y también que el avance reformista se da, además de los provisionales, con los de izquierda del primer bienio que termina por una cuestión coyuntural causada por el extremismo anarquista y una respuesta desmedida de la guardia de asalto: el asunto de Casas Viejas. Como conclusión diría que de todos y cada uno de ellos se pueden sacar conclusiones positivas y negativas.

A la experiencia de partidos que se presentaban separados y se coaligaban siguió la del Frente popular para hacer frente a la todo poderosa CEDA que una vez hundido el Partido Radical de Lerroux bajo el peso de la corrupción se apoderó de todo el espectro de derecha y centro derecha. Pues bien, curiosamente, el Frente Popular da lugar a gobiernos monocolores apoyados desde el Parlamento por los partidos de izquierda de la coalición.

Y a parte del mayor o menor número de actuaciones ¿qué se puede decir de estos gobiernos de coalición? (me refiero a los de izquierda) pues que frente a la obra de gobierno hay que situar la política interna que pugnaba por tener la hegemonía dentro de la coalición y eso implicaba la debilidad del otro, A esto añadamos las luchas internas por el poder en el PSOE y que de no haber existido las cosas podrían haber sido diferentes el 18 de julio de 1936 (Historia ficción) Faltaba cultura de coalición con un sistema electoral que primaba la constitución de grandes partidos o de coaliciones ya que se otorgaba mayoría absoluta al vencedor por muy corta que fuera la distancia con el segundo. Pero por otro lado hay una voluntad de colaboración y, por supuesto en algún momento se ha de comenzar a tener cultura de coalición, eso de que sólo vale lo de siempre…

¿Cuál es la enseñanza que podemos sacar? El interés por reformar y hacer avanzar un país atrasado aunó partidos diferentes en una obra común que sin duda mejoró en mucha aspectos la situación (con sus defectos y contradicciones) Y las luchas internas unidas a una coyuntura durísima da la imagen de fracaso que algunos quieren sea la forma en que se presente aquel periodo de la Historia de España.

Hoy se dice que es la única posibilidad de gobernar. Los unos dicen que jamás sucedió y la estabilidad es un gobierno fuerte, y los otros que es una nueva forma de hacer política. Quizás alguna vez podrían preguntar a los historiadores.

Lo sublime y lo ridículo

Ridiculo dog Cuentan que Napoleón dijo que de lo sublime a lo ridículo sólo hay un paso y lo mismo cuando el gran director de orquesta Otto Klemperer lo expresó afirmando que convertir la novena sinfonía de Beethoven a la hora de interpretarla en algo sublime o ridículo era cuestión de un milímetro. Pues bien me parece que últimamente hay quien quiere hacer que las cosas parezcan enormes y sublimes y acaban superando ese milímetro del que hablaba el maestro alemán. Y no son pocas sino que parece que proliferan por todos lados. Y aclararé una cosa, no porque el hecho en sí sea eso, un hecho ni más ni menos, que unos lo contemplan de una manera y otros de otra sino porque su permanencia en lo sublime o su caída en el ridículo sucede a continuación cuando se desarrolla y suceden o te enteras de otras cosas,  lanzando a la papelera todo el espectáculo, al fin y al cabo es eso, que se había pretendido original, trascedente y digo de perdurar en la memoria y los anales de los humanos.

Vamos con algunas cosas de las que han pasado últimamente como aquella mítica votación en la que los participantes en la asamblea de la CUP empataron a 1515 a la hora de investir o no a Mas. Ya ese día la cosa sonó rara pero cuando ves los hechos posteriores y como se pasteleó la presidencia con un sí pero no pero te dejo dos para no incordiar más, que me perdonen pero me parece que el partido antisistema hizo más por el sistema que nadie, es decir, el ridículo. Y que decir del número cuatro de la lista que sale haciendo un alarde de patriotismo para explicar porqué se apartaba de la lista y a parte de las perlas “corregir las urnas” o “el candidato al que he designado”, nos enteramos al cabo de poco que en realidad su partido lo había retirado a gorrazos porque en unas nuevas elecciones se quedaban como mucho en 20 diputados, lo dicho, tanto lenguaje épico para que en realidad la cosa se quede en que hay de lo mío.

Y vamos con la sesión de apertura de las Cortes que tanto se comenta. Ahí, como en el comentario anterior, corro el peligro que los ultra defensores de la nueva política pongan de nuevo mi cabeza a precio. No me interesan ni peinados, ni ropajes, ni mochilas ni maletines. Pero sí creo que cuando alguno se vea dentro de algún tiempo diciendo lo que dijo no sé si estará muy orgulloso, aunque es de reconocer el sentido del espectáculo… Es una percepción personal. Aunque sí señalaré que me llama la atención la cantidad de cargos de los nuevos partidos cuyo curriculum indica que su modus vivendi ha sido la subvención institucional… Cada cual que piense lo que quiera, pero hacer alarde de moralidad, renuncia a según que cosas y demás y ves la trayectoria pues la verdad es que muy sublime…

Y lo que muchos esperan, la criatura en el Congreso. Nada que decir al hecho y a lo que se dijo quería representar pero si la continuación es que fuera de cámara la recoge la niñera y se la lleva porque la madre es, como se decía antes, de familia bien, pienso que el asunto pasa de ser plasmación de una cuestión tan seria  y épica (ese pobre niño aguantando la sesión) a transformase en algo no todo lo edificante que se quería y con múltiples lecturas que no son precisamente las deseadas… En resumen, me temo que entramos en una época en que se va a lanzar a los cuatro vientos la gran categoría moral de algunos y la infalibilidad de sus comentarios como aquellos de recomendar la “ética de la razón pura” de Kant, que nunca escribió, o la existencia de un referéndum  de autodeterminación en Andalucía, que nadie vio, y todo ello aderezado con cambios de opinión diarios con la mirada perdida en el horizonte en busca de la Ítaca perdida o sabiéndose poseedor de algo que el resto de mortales no tiene… ni tendrá.