Caín y Abel

psoepuño

El PSOE ha obtenido los peores resultados desde 1977. Cierto. Pero también el PP ha perdido millones de votantes, Ribera que se veía entrando en la Moncloa no es ni necesario y los del cielo por asalto frustrados por no haber desbancado al PSOE y con una división a cuatro que veremos donde acaba. Por lo tanto hablar de derrota es relativo.  Pero es obvio que nos encontramos con un escenario nuevo que nos asemeja más a lo que sucede en la mayoría de países europeos en donde la anormalidad es la uniformidad de votos. Por lo tanto, ante la posibilidad también cierta de que el PP no pueda formar gobierno, entre otras cosas por el abuso que ha hecho del poder en la última legislatura se abre también la posibilidad de que el PSOE lo pueda hacer apoyado en el voto mayoritario que los españoles han dado a la izquierda.

Pues bien, en este momento aflora el cainismo en el PSOE. Y así lo digo porque así lo veo, y ojalá me equivoque. Una serie de los llamados barones con baronesa a la cabeza ya pasan página y reclaman el congreso que estatutariamente se ha de hacer. El problema es que se tendría que convocar durante las negociaciones para que el PSOE encabece un gobierno progresista en España o, en caso de no poder hacerse, en la precampaña electoral de las hipotéticas elecciones de abril con unas primarias que también los estatutos contemplan. Y lo llamo cainismo porque tras este purismo reglamentista lo que hay son la historia y las formas del PSOE. La historia de cómo los conflictos internos han lastrado el objetivo que tiene que tener el partido, gobernar para transformar en base a unas ideas que pensamos son las mejores para el bienestar y la convivencia. No hay más que recordar como los conflictos en la dirección del PSOE durante la República, entre otras razones, ayudan a la crisis de la coalición de izquierdas y a posiciones maximalistas. Y junto al lado luminoso, y mucho, está el lado oscuro, porque también la historia del PSOE es la historia de sus formas y costumbres que no son otras que la aniquilación del que es derrotado además del acoso a la dirección y cuya única manera de controlarlo por parte de esta es la disciplina férrea. Y ahí están las primarias y los últimos congresos en donde por ajustado que sea el resultado no hay posibilidad de pacto ni colaboración entre vencedor y el resto.

Y la rueda dentada se ha puesto en marcha y frente a las propuestas que está haciendo Pedro Sánchez, un amplio programa de reformas progresistas, remarcando que ni PP ni referéndum, algunos ya están pensando en el poder interno y consiguen que los medios se dediquen a hablar de conflicto interno y no de la necesaria formación de gobierno. Y aunque alarga un poco este texto las añado para que el lector analice.

1 Pacto para una recuperación económica justa que llegue a la clase media y trabajadora, “la más golpeada por la crisis” y que ha visto cómo se devaluaban sus derechos sociales. Para ello propone un nuevo Estatuto de los Trabajadores y una fiscalidad “suficiente y progresiva”.

2 Pacto por la educación, la ciencia y la cultura, que convierta el conocimiento en “palanca” para el desarrollo económico.

3 Reconstruir el “dañado” y “desmantelado” estado del bienestar como el “mejor instrumento” para luchar contra la desigualdad y la pobreza. Establecimiento de un “ingreso mínimo vital” para rescatar a quienes cayeron en el paro y la marginalidad social, la recuperación de la tarjeta sanitaria universal y recursos suficientes para la dependencia.

4 Reconstrucción del Pacto de Toledo para hacer frente al reto del envejecimiento de la población, dotando al sistema de pensiones de ingresos suficientes.

5 Pacto contra la violencia de género para proteger a las víctimas y castigar a los culpables.

6 Pacto para regenerar la vida institucional y política que, en palabras de Sánchez, “extirpe” la corrupción y garantice unas instituciones eficientes y la independencia de la Justicia.

7 La creación de una Ponencia para la reforma constitucional en el Congreso. El objetivo es “poner al día” la Constitución, “poner a salvo” los derechos sociales, impulsar la participación y actualizar el modelo territorial, delimitando competencias, “reconociendo singularidades” y garantizando la unidad y la igualdad de derechos.

8 Gran pacto por Europa como “socio leal” con el resto de estados miembros de la UE en el que se renueve el compromiso de la sociedad española con el espacio de derechos y libertades que representa Europa.

¿Es qué piensan seriamente que la ciudadanía después de elecciones con una de las participaciones más altas de la historia está interesada en que el PSOE tiene que resolver sus problemas de familia? ¿Es qué incluso piensan que a los militantes les interesa más el congreso que el gobierno? ¿Es qué se puede mandar al limbo la oportunidad histórica de abrir, explorar y consolidar una nueva forma de gobernar y qué mejor que sea el PSOE quién lo encabece? Claro que habrá congreso, pero ¿hay qué hablar ahora de ello? También puede ser una táctica para dirigir las negociaciones, ya sabemos que hay a quién les apetece más mirar a un lado que al otro buscando alianzas, pero, vuelvo a preguntar, ¿tras las municipales y autonómicas no pactaron los territorios? Y quizás esta sea una de las raíces del problema, el poder territorial, los equilibrios que se anteponen a la transversalidad de clase que debe ser el eje del socialismo. Cada Federación es como un reino y parece que todos están viendo “Juego de Tronos”.

Y mientras tanto el resto continúa con el PSOE en el punto de mira y nada de sus intenciones si llegan al gobierno. El PP hablando de responsabilidad, gran coalición, precisamente ellos. “Ciudadanos” con su única cabeza visible que se ha erigido en voz de la conciencia, responsabilidad y todas esas cosas, pero con ellos en la gran coalición. Y “Podemos”, pues nada que no sepamos, Pablo Iglesias sigue hablando, hablando y hablando… Y hablando y hablando más. Y eso no es malo, pero tampoco bueno porque la verborrea incontenible lleva a curiosas situaciones como anunciar a bombo y platillo que renuncia a pensiones que no existen, hacer desaparecer en curiosos eufemismos la palabra referéndum o ya, en contradicción flagrante, glosar la necesidad de dirección fuerte y personalista para poder hablar de la supuesta debilidad de Sánchez. Curioso comentario en el heredero del 15M, dice él, y los tan democráticos círculos.

¿Cuándo terminará el cainismo? No lo sé ¿Es anteponer intereses de partido a los de España? No lo oculto, fui y soy de los que piensa que Zapatero se equivocó anteponiendo lo que él pensaba que eran intereses de país aceptando el ultimátum de Bruselas. Porque a la larga el PSOE lo sigue pagando en las urnas, incluso en aquellos procesos que poco tenían que ver con aquello, pagando unos platos rotos que no le correspondían. Creo sinceramente que lo prioritario, lo que puede fortalecer la posición del PSOE, apetecida por unos y por otros, por lo visto en campaña y ahora, es poner por delante lo que ha de ser el objetivo en este momento, la formación de un gobierno progresista que aplique otras políticas liquidando las que han laminado derechos y libertades.

Y, por supuesto, sigo y seguiré siendo socialista.

L’audace toujous l’audace (Danton)

 

Seguro que esta entrada no será leída como otras, incluso habrá quien piense que hablar sobre esto es una pérdida de tiempo, pero también estoy persuadido de que esta reflexión puede generar algún comentario que lejos de la crítica, siempre destructiva, ayude a empujar un proyecto del cual no nos podemos desligar por muchos motivos entre ellos el emocional. Porque hoy voy a hablar del PSC o lo que es lo mismo de los partidos socialdemócratas en general y qué puede ser lo que les esté pasando. No soy muy dado a eso que dicen que hay que hacer, autocrítica, porque al final parece que todo se ha hecho mal desde el socialismo y no es que esté dispuesto a no admitirlo, es que es falso y, además, no comprendo esta extraña situación del que por lo visto sabe a ciencia cierta lo que hay que hacer en todos los ámbitos de la vida y espera y cuando no lo hace el partido socialista lo maldice, lo abandona y le echa en cara no ser socialista. Pero tampoco me muevo en el mundo de la ceguera, porque no reconocer lo que a la corta o a la larga ha tenido malos resultados sería engañar y engañarse a uno mismo y el mundo ya está lo suficientemente sembrado de minas cómo para poner las propias.

Pues bien, dicho esto vamos con lo evidente, la pérdida de votos, por lo tanto, de la confianza de la ciudadanía y eso se manifiesta en una pérdida de poder institucional o simplemente de poder incidir en las decisiones. Seamos cartesianos y tratemos de sistematizar el problema. Obviamente las circunstancias exteriores han cambiado, a la crisis se han añadir los nuevos partidos o lo que sea y que son parte de los que lanzan continuamente el mensaje de la vieja política junto con un coro de medios de comunicación cuyas razones para ampararles son dignas de estudio. Y están las internas, las más fáciles de diagnosticar, las más difíciles de reconocer y, como consecuencia, muy difícilmente corregibles. Soy de los que piensan que los principios son los principios y que aún en épocas de zozobra son los que mantienen la organización, y que esta permanece más allá de los personalismos, pero eso no significa que el partido no necesite una metamorfosis, un cambio que sin modificar los principios y valores actualice la manera de intercambiar con el votante y el funcionamiento de una organización cuyo cometido fundamental es representar una idea y ponerla en práctica y, para eso, hay que ganar elecciones, el otro objetivo de la organización.

Cuáles son según mi parecer eso que hay que cambiar y que habría que poner en práctica para ver con los resultados si el diagnóstico y remedio son correctos.

  1. Nacimos como partido de masas, hoy ya no lo somos, la sociedad se ha complicado y aunque siguen existiendo las clases sociales los planteamientos maniqueos simplifican la cuestión.
  2. Escogimos ser partido de cuadros, con una organización fuerte y un reparto equilibrado de poder, además de una voz para los medios y eso era suficiente para mantenerse en lo más alto. Ahora no.
  3. Y escogimos territorializar el partido, que no es malo desde el punto de vista organizativo, pero se convirtió en negativo cuando eso pasó por encima de la transversalidad que un partido socialista debe practicar convirtiendo cada territorio en el ámbito de poder utilizado como moneda de cambio para garantizar el poder interior.
  4. Gramsci, el pensador italiano, ya advirtió sobre la burocratización de los partidos, una cuestión que aparece cuando el partido se institucionaliza y necesita una organización permanente y el problema se desarrolla cuando se convierte también en una forma de poder que bloquea cualquier intento de avanzar.
  5. Los candidatos han de ser escogidos por su capacidad o, sobre todo, por su empatía con la gente y no por ese juego de poder interno.

Estos cinco puntos implican una serie de acciones que habría que poner en marcha para intentar mejorar el partido y que pasan por la eliminación de una serie de elementos que el desarrollo histórico del propio partido ha producido y sobre todo, por la renovación del compromiso con los votantes  y eso hoy en día pasa por una maquinaria que comunique conveniente y convincentemente, y eso es responsabilidad de la organización, y por un grupo de personas, incluidos los candidatos y candidatas, que empaticen directamente con la gente y que pongan en práctica eso tan cacareado de hablar y escuchar y que no es otra cosa que crear confianza y coherencia.

Y por eso el título de este artículo porque para todo esto hace falta audacia, mucha audacia y hoy en día…

 

 

Audaces fortuna adiuvat

“La fortuna favorece a los audaces” decía Terenzio allá por el siglo II aC y en el 20d creo que ha habido mucho de esto pero la audacia es una cosa, la fortuna otra y de lo que viene después el romano no nos dijo nada.

La audacia ha estado presente entre los que se disputaban la victoria. Audacia del PP presentando a ese candidato inmerso en corrupciones y recortes. Audacia del PSOE presentando a un desconocido hace un año. Audacia de Podemos con sus productos de plató. Y audacia de “Ciudadanos” el partido sin partido haciendo girar todo en torno a una persona. Y la fortuna también. Fortuna para el PP que después de todo lo sucedido queda primero y sólo pierde más de 60 escaños. Fortuna para el PSOE al que todas las encuestas auguraban un desastre. Fortuna para “Podemos” que llega y besa el santo y , aunque no les guste, fortuna para “Ciudadanos” ¿Quién consigue 40 diputados a la primera?

Pero ahora que ya tenemos el cóctel de audacia y fortuna ¿qué hacemos? Dentro de unos días no sé lo que sucederá pero ahora están pasando cosas curiosas. Los dos grandes a lo suyo, que es lo que todo el mundo puede esperar de ellos. El PP tiene la obligación de intentar formar gobierno pero ahora se encuentran con los cuatro años de prepotencia y abuso, el desierto ante ellos. Curiosa la petición de Albert Rivera al PSOE de que se abstenga por responsabilidad para hacer presidente a Rajoy. Si la cosa no funciona ¿también será igual de consecuente y solidario si el candidato es Pedro Sánchez?. Y “Podemos”, más curioso aún su planteamiento además con un tono un poco subidito trazando líneas rojas que, fundamentalmente se refieren al referéndum en Cataluña, Digo lo de curioso porque los adalides de la revolución social ahora se presentan con una cuestión de organización de estado y diciendo que no tratarán nada con el PSOE si no se pacta eso antes. Repito la expresión, curiosa manera de anunciar la desaparición del bipartidismo y para que la cosa funcione en esa línea se vuelven locos levantando muros, y no sólo eso Iñigo Errejón dice que podrían apoyar un gobierno del PSOE con un presidente independiente. Ya es lo más, proponer a alguien no elegido por las urnas e impuesto a un partido que tiene 30 diputados más que tú. Delirante. Pero claro los resultados engordan el ego ya de por sí importante de sus candidatos (supongo que hasta horas la alcaldesa de Barcelona suspira por un no acuerdo en Cataluña, nuevas elecciones al Parlament y ella de candidata para hacerse con el otro lado de la plaza) Aunque ese anuncio de bloqueo que saben se producirá y puede provocar elecciones no es otra cosa que un escenario a la griega, elecciones hasta que las gane (Y en busca de un nuevo bipartidismo) ¿Y el PSOE? Todo el mundo tira de él, incluso recibe amenazas si no hace determinadas cosas. ¿Y qué hace Pedro Sánchez? Calla mientras todos sus barones y baronesa salen a la palestra. ¿Puede investir a Rajoy cuando sus votantes está claro que dijeron otra cosa? ¿Transigir con un referéndum de independencia? ¿Nuevas elecciones? Todos los escenarios son malos a no ser que tome la iniciativa pero hasta el momento…

¿Y el PSC? Pues esperando que algún día aplique la frase de Terencio, al menos lo de la audacia.

 

El despertar de la fuerza

star-wars-horizontal

Que nadie se espante que no voy a revelar nada. Voy a hacer una crónica sin datos específicos para no desvelar aquello que pueda evitar el ir a verla porque de eso se trata, hay que verla. Y no porque se trate de la mejor de la saga, cada uno tiene sus preferidas (yo personalmente por la IV, la V y la III, así señaladas por orden de rodaje) sino porque vale la pena reencontrarse con muchas cosas, y realmente ví muchas cosas, algunas conocidas y otras que prometen una interesante continuación ya que el filón sigue abierto.

Hay muchos momentos para todos los que vivimos la saga desde el inicio pero también abre la incorporación a nuevos seguidores que se engancharán sin duda. Y sobre todo nos plantea de nuevo eso que siempre ha quedado un poco disimulado tras la épica galáctica, la lucha del bien contra el mal, la parte filósofica que en esta nueva saga parece plantear nuevos matices que habrán desarrollarse en las siguientes entregas y donde nadie espere, supongo, un planteamiento maniqueo radical. Y,por supuesto, podemos encontrar cosas que de alguna manera rechinan pero igual encajan en la anunciada VIII entrega de mayo de 2017. Cuando la mayoría la haya visto podremos hablar de ello y discutirlo. El caso es que he escuchado y leido opiniones para todos los gustos desde la mejor de las siete a un producto Disney. Veremos a ver y por lo pronto “que la fuerza nos acompañe”.

Maureen O’Hara: la pelirroja irlandesa

El pasado octubre se fue Maureen O’Hara. En un artículo anterior hablando del centenario de Ingrid Bergman escribí que tenía debilidad por la sueca y además por Audrey Hepburn y también por esta pelirroja irlandesa… Y si tuviera que escoger posiblemente me quedaría con ella. Quizás por ser la protagonista de aquellas películas de sábado al mediodía prácticamente la única que los niños podíamos ver durante la semana, también por ser la predilecta de John Ford, la que compartía reparto con John Wayne y donde había una química especial como pocas veces ha habido en el celuloide, porque aquella cabellera que veíamos en blanco y negro se tornó roja con el tecnicolor o simplemente porque todos empatizamos con alguien especialmente sin saber porqué. Películas inolvidables recreando heroínas que quedarán en la historia del cine, interpretaciones que nunca me canso de ver y que son parte de mi imaginario personal.

Empezó trabajando con Alfred Hitchcock en “La posada de Jaimaca” para inmediatamente después protagonizar una joya llamada “Esmeralda la Zíngara”la historia de Quasimodo encarnado por su descubridor Charles Laugthon. Con él volvería a coincidir en otra gran película “Esta tierra es mía” drama bélico donde un apocado profesor enamorado en secreto de su compañera de trabajo acaba convirtiéndose en un héroe, memorable Maureen leyendo la declaración de los derechos del hombre a los niños mientras Laugthon va camino del paredón. Para entonces ya había rodado con John Ford una de las obras maestras que hicieron juntos, “Que verde era mi valle” la historia de una familia de mineros galeses que obtuvo el óscar superando a “Ciudadano Kane”. Desternillante la comedia “Niñera moderna” con Clifton Weeb. Y por supuesto sus películas junto a Wayne la mayoría dirigidas por el maestro Ford. Magnífica “Río Grande”, emocionante “Escrito bajo el sol” y sin calificativos esa obra maestra del cine que hay que ver una y cien veces y que hoy sería imposible de rodar por su contenido “El hombre tranquilo”, la historia del boxeador que vuelve a su pueblo de Irlanda y que se enamora de Mary Kate Danaher. Y con John Ford trabajó en “Cuna de Héroes” esta vez junto a Tyrone Power, con el que ya había trabajado en “El cisne negro”, una película sobre West Point donde Maureen O’Hara borda uno de sus mejores papeles emocionando hasta las lágrimas.

Fueron 55 películas en 60 años de carrera recibiendo en 2014 un óscar honorífico a toda su carrera. El pasado 24 de octubre en Idaho se fue a dormir y ya no despertó. Tenía 95 años. He vuelto a ver el final de “Cuna de héroes” y he vuelto a sentir el mismo nudo en la garganta. La época dorada de Hollywood se va apagando. Hasta siempre Maureen, pelirroja irlandesa

Hasta los huevos no, hasta los cojones

hqdefault

Día 12 de diciembre “La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau (BComú), volvió a acusar este sábado de “criminales” al PP y al PSOE y añadió que no se retracta de eso ahora que gobierna la segunda ciudad del Estado, por lo que el público la ovacionó en pie con un fuerte aplauso, informó Europa Press” Infolibre

Lo de políticamente correcto parece que es sólo para los demás. Otra vez la alcaldesa de Barcelona subida en la nube de los suyos y arropada por Pablo Iglesias acusa al PSOE de criminales (los del PP que se defiendan ellos) Como acusa al PSOE acusa al PSC y como acusa al PSC que son organizaciones acusa a todos sus militantes que son por lógica los sicarios, a todos sus simpatizantes, cómplices y clientes de la mafia, y a sus votantes colaboradores necesarios de esta sociedad criminal asfixiante en la que vive la alcaldesa… Me tiene hasta los cojones, muy incorrecto pero no se me ocurre otra expresión. Ella nos llama criminales yo exclamo pero como soy leído, cosa que parece la alcaldesa no ya que no tiene profesión conocida y su único modus vivendi han sido las subvenciones dadas por los criminales, me voy a permitir el lujo de ahondar en el tema.

Mira Ada, ni alcaldesa ni ostias, estamos en campaña y ayer sin ir más lejos había un montón de “sicarios” haciendo bolsas con propaganda para entregar al día siguiente en la calle. ¿Sabes quienes eran los “sicarios”? Militantes, alguno con más de 70 años que como ya no puede venir a pasear ni a una mesa de reparto se ilusiona ofreciendo su trabajo a la organización en la que lleva militando más de cuarenta años. Y ¿sabes Ada? Entonces si que los trataban como criminales, en esto el que mandaba entonces coincidía contigo. Y sabes, tengo mucho compañeros y compañeras que pasaron por las cárceles para que ahora tu les recuerdes que fueron criminales. Criminales en nombre de la libertad, la justicia y la igualdad que siguen defendiendo desde su ideología, desde sus siglas desde su organización. Una organización criminal que trajo el estado bienestar, terrible delito, más libertades que nadie en la historia de España, nos acusamos de ello, de liquidar la banda terrorista que amenazaba al país, ¿o para ti fue una guerra de bandas?, de llevar a las ciudades de este país a los puestos más altos del ranquin europeo, ¿sabes que Barcelona existía antes de que tú llegaras y no era Kansas City en tiempos del western?

Y claro, no pedirás disculpas porque como dices gobiernas la segunda ciudad del estado, cosa que todo el mundo sabe conlleva el insultar, calumniar y denigrar a esa ciudadanía que dices defender, pero como tienes esos holigans que se levantan entusiasmados pues nada, a seguir.  Cuantas veces habrá que decirte que tú no tienes poder que tienes un mandato durante cuatro años para hacer avanzar la ciudad, pero como eso está visto que te importa poco ahora te dedicas a lo que dijiste que nunca harías: la política… pero mira, en eso te doy la razón, lo que tú haces no es política. Que cada uno le busque el adjetivo que quiera.

Mira Ada, no sé hasta cuando te durará la bula de los Évole y compañía, de la SER y sus loas matineras a tu persona, de que no digan que lo del metro pasó a mejor vida para ti y todos los tuyos, que estás todo el día viajando por ahí, que Barcelona está paralizada, que sólo anuncias medidas que salen de anteriores mandatos, el que el Ayuntamiento se haya convertido en Can Colau. Pero lo que ya no se puede consentir más es que por tu verbo incontenible nos insultes, porque eso es algo individual, y algo peor, que digas que la organización es criminal con todo lo que conlleva… Arrieros somos pero mientras me tienes hasta los cojones

 

 

¡HASTA LOS HUEVOS!

cabreadoYa sé que el título es malsonante pero es la única expresión que se me ocurre ante el enésimo dislate sobre el uso de la historia que el grupo de indocumentados invoca como argumento de autoridad. Ayer un tal Rufián candidato de ERC en televisión volvió sobre el asunto. El muchacho se las trae pues ya dijo que la Constitución del 78 fue “auspiciada y escrita por fascistas” en un claro ejemplo de ignorancia supina que debería estar en las antologías del disparate. Muchos salieron con razón a replicarle pero como la jodienda no tiene enmienda ayer le pidieron que rectificara y el chico, supongo que guiado por fervor patriótico e imbuido de un saber desconocido para el resto de mortales, dijo que no lo decía él que era la historia contemporánea. Y aquí es donde entro porque estoy hasta los huevos de los pseudohistoriadores que la utilizan para justificar su verborrea incontenible y su conocimiento de pandereta. ¿A qué a nadie se le ocurre hacer un diagnóstico médico o expender recetas tras ver un libro infantil de anatomía? ¿O hablar de química habiendo jugado sólo al “Quimicefa”? ¿O diseñar un edificio tras practicar con el Exin Castillos? (soy muy antiguo). Pues resulta que de Historia todos saben y hablan y, además, sirve para justificar de manera clara lo que ellos piensan. Conclusión: según estos iluminados el resto estamos equivocados porque no podemos ampararnos en la Historia que justifica dogmáticamente su razón. Citaré al gran Labordeta ¡A la mierda!. Además por su dogmatismo y fe se ve que leen historia todos los días, la trabajan., la asimilan y deben tener autores de cabecera… Ya dediqué el 12 de octubre un artículo a otra gran conocedora de la historia, la alcaldesa Ada Colau cuyo pontifical comentario sobre el genocidio americano estaba sustentado en historiadores. Y es que esta ya no tan rara especie prolifera y, desgraciadamente, es escuchada y seguro hay quien les cree.

Vuelvo a Rufian. Lo fastidioso del tema es que a su lado había un historiador, Xavier Doménech, que preguntado si estaba de acuerdo se hizo el loco y se fue a por Fraga explicando cuando fusilaron a Julián Grimau. Ya ni siquiera la izquierda, porque este es de Podemos en común o como se llamen ahora, reivindicó la figura de Jordi Solé Tura, con lo cual es delito es doble: tragó con lo dicho y cometió la inmoralidad intelectual de no decir cuantos de izquierda había en el redactado del 78. Porque Rufian demostró ser un ignorante pero el otro cometió una inmoralidad intelectual que reafirma a los ignorantes en su nulo conocimiento, no mintió pero dejó las cosas sin explicar.

Y Rufian llamar fascista a Solé Tura indica lo que eres, no sólo un ignorante histórico sino algo más. Lo dicho, hasta los huevos.

 

 

La nueva política

La utopía optimista piensa que va a arreglar todos los problemas de la humanidad con algo que nadie ha inventado. El problema es que probablemente ni siquiera ellos saben cual es esta solución y si la saben y se la callan ese bálsamo de Fierebrás no existe para el resto de mortales.

Y esto viene al hilo del comentario que voy a hacer sobre los llamados partidos emergentes que tiene como denominador común el repetir insistentemente que son “la nueva política”. Antes de comenzar quiero aclarar que no se trata ni de defender al bipartidismo y tampoco las formas de los grandes como si fueran las únicas de hacerse. Al PSOE-PSC me referiré en otro artículo. Y al PP nada de nada y lo aclaro. Tanto el socialismo como el liberalismo conservador son sobradamente conocidos porque se hayan en el eje izquierda-derecha (más allá de personalismos y gestiones puntuales) son, vamos a decirlo así, ideológicamente claros, al menos en lo que tradicionalmente, perdón por la expresión, son líneas políticas y, precisamente por saltárselas, son castigados. Así que cómo tengo claro lo que es el PP no pienso ni comentarlo ni glosarlo (al igual que CDC o como se llame ahora, Unió, PNV y demás)

Vamos con los “nuevos”  porque me parece que de tal tienen poco más allá del nombre que es una manera de ocultar, o no decir, lo que ideológicamente son. Un sustantivo y un verbo que nada dicen de fundamento ideológico ni de raíces. Y por esto último empezaré ya que hay uno que reivindica fecha y lugar de nacimiento: el 15 M en las plazas. Obviamente es “Podemos”. No sé si en alguna llegarán a poner una placa como en casa Labra de Madrid donde se fundó el PSOE. No lo creo porque me parece que poco tienen que ver con lo que dicen se reivindicó en aquel momento y lo digo porque el “nuevo” partido monta una estructura que para sí hubiera querido algún partido del este: dirección férrea, politburó defensivo alrededor del líder y control absoluto de las asambleas donde si no sale lo que se decide en la cúpula se acaba torciendo la decisión de las bases donde los pocos círculos que quedan, y que se presentaron como gran novedad política ahora, son más triangulo, cuadrado o pentágono ¿Es esta la novedad? Esto es tan antiguo como la propia existencia de los partidos. Pero si que hay algo nuevo, la afición que Pablo Iglesias le ha cogido a Ada Colau, y que parece ya traslada anunciando ministros de su entorno más cercano emulando el nepotismo que la señora alcaldesa practica en el ayuntamiento de Barcelona, tampoco le he escuchado una palabra sobre la contratación de empresas curiosamente relacionadas con BC “nueva política” sin duda. Cómo también es “nueva política” decir que no se es política y decidir a dedo quien va en las listas, acudir a mítines, abandonar el cargo durante quince días para hacer campaña electoral, en fin, que es verdad señora alcaldesa, usted no es política. Pero no sólo eso, el ideólogo Monedero se tuvo que ir por un “asuntillo” con Hacienda, desgraciadamente una no novedad. Y sobre el líder, no sé, conozco muchos y, por mi faceta de historiador, unos cuantos más, y las formas, sin querer ofender, son populistas, algo que los sofistas griegos ya practicaban y que el “profe” de políticas debe de saber ya que no le estoy hablando de Kant y su “Ética de la razón pura” que tanto parece conocer. Y para terminar volver a lo de la utopía optimista. Por ahora nada de nada, inercia de gobiernos anteriores porque ante lo mucho que se diga que se hace en los lugares donde gobierna el entorno “Podemos” la verdad es que poco o nada, la realidad supera las esperanzas de que todos esperemos sentados la solución milagrosa que parecen poseer y guardan como Santo Grial. Lo dicho o nos lo explican, lo ponen en práctica y sale bien, casi nada, o estamos en el mundo del quietismo, ni para adelante ni para atrás.

Y ahora la otra cuyo líder, al resto ni los conocemos, y creo que para el jefe ni falta que hace, no hace más que repetir que él (y sólo él) representa la nueva política. Y lo digo porque allá donde “Ciudadanos” ha tenido éxito (y mucho) es curioso porque nada se espera de ellos, ni una sola propuesta, incoherencia programática más allá del mantra de que van a hacer algo nuevo pero, al mismo tiempo, se les oyen comentarios en plenarios de distrito, ayuntamientos, incluso parlamentos, que sorprenden porque parecen fruto de la inspiración, o no, personal, con lo cual podemos estar ante comentarios que resultan chocantes pero que siempre tienen que ver con ese centrismo que dicen abanderar porque ellos, al igual que dice Pablo Iglesias por cierto, no son de derechas ni de izquierdas, y que una vez quitado el barniz asoma lo que asoma, el conservadurismo de siempre, nada nuevo. Esto viene a cuento de que llamar nueva política a un partido cuya organización es absolutamente presidencialista, no deja de ser paradójico. El líder único que aparece en todos los carteles sean cuales sean las elecciones y que de nuevo parece tener una ciencia que nadie conoce, ni siquiera los suyos, no es precisamente novedoso. Dicen que es el partido del IBEX, otra novedad, no habíamos visto nunca un partido apoyado para que garantice las mejores circunstancias para el poder económico, si lo supieran en Estados Unidos… lo que se han perdido.

Y, por último, ¿ese apoyo de medios de comunicación de manera descarada?… Nada, la nueva política