Razón e irracionalidad

descarga

Un historiador no deja de ser un observador de la realidad y, de vez en cuando, alguno piensa que lo que tiene en sus manos no es una simple crónica, sin menospreciar por supuesto el género, sino una herramienta de transformación. Una herramienta que parte del análisis, la ordenación y la interpretación de los hechos proyectando a futuro el conocimiento que ha de servir para hacer mejor la sociedad. Y para ello hay que comprender, siempre me remito al maestro Hobswamn, lo bueno y lo malo, que, parafraseo de nuevo al maestro, no significa perdonar. La formación marxista es evidente en mi manera de entender la historia y por ello analizo y busco constantes y variables y verlas en la vida cotidiana de las personas, en el mundo de la realidad tratando de comprenderla y mejorarla. Hago esta previa porque lo que voy a explicar es una percepción personal desde mis raíces intelectuales.

Ayer vi algo espeluznante, la ejecución de una mujer por parte de una horda y televisada en directo. No quiero describir la escena pero entra dentro de lo que el imaginario colectivo compararía con las épocas más violentas de la humanidad siempre relacionadas con la ignorancia y el pasado y que consideramos olvidadas pero que nos recuerda una  y otra vez que el ser humano es capaz de hacer lo mejor y lo peor… lo infinitamente peor.

Vivimos una época convulsa, nada nuevo, pero no igual, la historia no se repite, no es cíclica, sin embargo, la historia comparada y el conocimiento de modelos anteriores nos han de servir para advertir de cuáles son los caminos que puede seguir la situación actual.

Es un momento de gran debilidad de la democracia y de crisis de las ideologías generadas por la Ilustración, por lo tanto, de la razón y eso sólo significa una cosa, el dominio de la irracionalidad en forma de fanatismo religioso, de soluciones imposibles, incluso de populismos sin fundamento. Históricamente la debilidad de la razón sólo ha traído desgracias y hoy el panorama no es mejor, el miedo se apodera de la sociedad, el fanatismo es justificación para todo y la magia se apodera de la política en forma de algo que no se sabe lo que es. Se prometen Ítacas, se invoca a Dios, se ningunea el pasado y, por tanto, el conocimiento… Cuando la irracionalidad impera, el ser humano busca en el grupo la seguridad que le falta, un grupo dirigido por alguien que le tranquilice y reconforte y en el que se pone la fe y esa seguridad si no está anclada en la razón lo está en todo lo contrario y cuya plasmación visual y lingüística resulta fácil porque nada lo sustenta. No hay nada más sencillo y encorajinador que un discurso vacío… Nada que invite al optimismo.

Pero soy de Historia y sólo puedo proyectar el presente sobre el futuro conociendo el pasado. Mañana todo puede cambiar y espero que cambie. Sigo pensando que hay que recuperar los valores de la Ilustración, los que garantizan la educación, la libertad y el progreso de toda, y repito, toda la humanidad, sólo de esa manera aquella idea de que se despejen las  brumas e imperen los valores de la racionalidad tendrá sentido, aunque, a veces,  el ser humano parece querer lo contrario

Hasta siempre comandante Spock

2Se ha ido Leonard Nimoy, para todos el señor Spock, el vulcaniano de orejas puntiagudas que saludaba de manera extraña y decía que el bien de la mayoría estaba por encima de la minoría. Soy de los que veía la serie de televisión con aquellos paisajes de cartón piedra, el puente de mando del Enterprise, el capitán James T Kirk, los tenientes Sulu y Uhura, el doctor McCoy y Scoty en los motores.

Cada uno mantiene vivos los mitos que quiere y al pasar el tiempo, aunque relegados aparecen cuando se produce una noticia como esta y retornan vivas muchas imágenes, frases, el saludo imposible. Soy de los que han sentido algo especial cuando me enteré, no porque fuera el mejor actor de la historia, ni siquiera las mejores películas, pero hay un imaginario personal, la necesidad de fantasía, de ocio, de alegría, de sentir en resumidas cuentas. Seguro hay a quién le parecerá, como se dice ahora, “friqui”, nada que decir, cada uno recoge y valora lo que quiere, lo que hace que al volver la vista atrás digas que valió la pena porque al fin somos nosotros y lo que nos rodea, voluntaria e involuntariamente, la circunstancia que decía Ortega. Y la personalidad de cada uno no es otra cosa que todo ese cúmulo que viene por los lugares más insospechados, una hecho fortuito o consciente, pero también un libro, una película, un cuadro,.. en resumidas cuentas algo que te construye como persona porque lo utilizas como ejemplo para asumirlo o rechazarlo. Hay que conocer y comprender, que no significa perdonar, decía el maestro de historiadores Eric Hobwsmann. Todo es ejemplo, todo es base, todo es un motivo para ser.

Quizás me he pasado pero Spock es parte de mi imaginario, igual que Star Wars o Indiana Jones, lo mismo que Cien años de soledad o Monet, Mozart y Mortadelo y Filemón, algunos profes y señus, mi familia, amigos y amigas, John Ford y John Wayne, Maureen O’Hara y Gramsci, el ratón Mickey y Berlanga, Gordon Banks parando el cabezazo a bocajarro de Pelé en el mundial de México, Jordi Savall improvisando unos “Canarios”, Claudio Abbado dirigiendo, lo mismo que super Leonard Bernstein y el botones Sacarino y 13 Rue del Percebe, el Che Guevara, las brigadas internacionales, Yo Claudio…… Jesús Bonilla en Los Serrano, Luz de luna y Big Bang….

“Larga vida y prosperidad” deseaba el señor Spock, pues eso. Hasta siempre comandante

 

Y los profes decidieron asaltar el poder

universidadVamos a ver si se puede dar una explicación coherente de porqué de un tiempo a esta parte los profes universitarios han decidido dar el salto a la política. Y no es que no puedan, no seré yo el que niegue el pan y la sal a que cualquiera pueda hacerlo, de hecho no hay nada más incriminatorio que eso de “profesional de la política” aunque tampoco tengo muy claro si que a uno le llamen “amateur de la política” dice mucho a su favor.

El caso es que ahora parece un plus ser profesor de Universidad garantía para algunos de sabiduría y sólida preparación. Lo que pasa es que eso sólo se plantea para algunos que quieren hacer creer que antes de ellos no hubo nada queriendo hacer olvidar que  ha habido muchos en la historia de España de este siglo que viniendo de la docencia pasaron a la política y retornaron a ella. Algunos de buen recuerdo y otros de infausto. Porque dar clase en la Universidad, o en cualquier otro sitio, presupone una buena preparación pero nada más…. y a veces… Y esto es lo que me temo que sucede con los que presumen de su condición, una cosa es la teoría (por cierto todos ellos de ciencias políticas aunque curiosamente dicen que nunca se han dedicado a ella) y otra la práctica ¿Significa que harán mal su cometido si llegan al poder? No lo sé, lo que sí sé es que una cosa es la estrategia y otra la táctica, para la primera con una pizarra basta, y eso es lo que han trazado, una estrategia que se está mostrando efectiva amparada en la mitología del buen educador pero la táctica que es la que demuestra la efectividad de la estrategia comienza a hacer agua. Hablar ante una clase que toma apuntes es relativamente fácil y me temo que han hecho algo que siempre he rechazado, forzar la realidad para aplicar un modelo que desde su autoridad puede haber calado entre algunos en forma de adoctrinamiento. Decía Bacon que los discípulos debían a sus maestros la suspensión temporal de su juicio ya que ven por sus ojos, pues bien , la grandeza del maestro está en que cuando desaparece su presencia el alumno sea capaz de pensar por sí mismo porque ha aprendido a hacerlo críticamente. Por eso me temo que jugar a profesor con presencia permanente significa mantener en suspensión el juicio porque, ¿quién va a saber más de política que un profe de políticas? El dogmatismo que practican es cada vez más insufrible, yo tengo la razón porque soy el que más sabe, obediencia debida se llama. Y esa autoridad sólo se da en las jerarquías y, evidentemente, en la educativa.

Platón ya teorizó sobre las oligarquías y en este caso tenemos un grupo de interés cuyo denominador común, al menos en su  élite, permítaseme la expresión, es la de profesor de políticas (mirar Lenin y su teoría de los intelectuales) y que, cómo todos los grupos tiene una visión del mundo forjada en su ámbito que han decidido extrapolar al exterior porque creen en que todo cabe en una tesis doctoral. Pero no es así, no se puede hablar permanentemente al mundo sentando cátedra ni corrigiendo problemas sobre el papel. La política no es cosa exclusiva de economistas, ni tecnócratas, ni siquiera de profesores, es cosa de aquellos que respetan el pasado y aprenden de él, analizan el presente y lo explican como es y proyectan un futuro de mejora para el ser humano, y eso lo puede hacer un profesor universitario, un empleado de la limpieza o una arquitecta ¿Qué sucederá si ganan? Franco convirtió España en un cuartel, estos, y me refiero a los que se significan últimamente, dogmatizaran su pensamiento. A Pablo Iglesias, el fundador del PSOE le llamaron educador de muchedumbres al de hoy en día habría que llamarle adoctrinador de masas.