Ernesto “Che” Guevara

descargache.jpg8 de octubre, la cita anual con Ernesto “Che” Guevara. Tal día como hoy de hace 47 años cayó preso en la cañada del Yuro en Bolivia siendo ejecutado al día siguiente. Cómo cada año digo que no voy a hablar de la biografía para eso hay mucha lectura y sí de lo que me sugiere este aventurero revolucionario de eterna sonrisa que parece congelado en la historia para recordar, cómo decía Marx que “El hombre es la raíz del hombre” y que el ser humano todo lo puede.

Como historiador he dedicado y dedico mucho tiempo a su figura y cada vez descubro algo nuevo que me lleva a reflexionar, no solamente sobre él sino sobre muchas más cosas, sobre como es posible hacer las cosas de otra manera si hay voluntad y como es posible que se pongan en práctica valores que parecen ser nada más motivo de literatura.

Tengo unos amigos que viajan por África a los lugares más insospechados y allá donde van, por recóndito que sea, hay un servicio sanitario cubano voluntario. No voy a hablar de Cuba, hablo de un ideal guevarista puesto en práctica y que pongo en la balanza junto a los laboratorios que no elaboran según que medicamentos porque son para enfermedades raras y, por lo tanto, inviables económicamente. Algunas veces me llaman para dar charlas sobre el “Che” y uno de los puntos que trato es este el cómo la economía puede ponerse al servicio de las personas y no al revés.  no de manera populista y demagógica, sino de manera realista, profundamente razonada y que requiere de su parte emotiva. “Si usted siente deseos de rebelarse contra una injusticia de cualquier parte del mundo usted es pariente mío” respondió a una mujer que se llamaba Guevara y afirmó que podían ser parientes. Ese revolver de tripas al ver el hambre, la enfermedad, la muerte absurda… Y también esa indignación al ver perder el tiempo en entelequias paranoides que sólo encierran el interés propio, esas declaraciones altisonantes que parecen un concurso de haber quién dice la mayor tontería.

Decía Jean Ziegler que fuera Relator Especial de ONU para el Derecho a la Alimentación y luchador social que cada día se acuerda del “Che” y al que este dijo en 1964 “debes luchar aquí, en la entraña del monstruo” refiriéndose al capitalismo. Hoy que tanto mal ha hecho y hace el sistema financiero vuelvo a reflexionar sobre Ernesto Guevara… Y no hay que dejar nada, para bien y para mal, ni caer en fanatismos ideológicos ni magnificar los errores, era un ser humano, un gran ser humano en el sentido ilustrado de la palabra.

Y como cada año: Hasta siempre, Comandante… Y también, como cada año: Hasta la victoria, siempre

Decálogo

ffMuchos conocen mi afición al cine y también que el musical no es mi favorito aunque tengo algunas debilidades y entre ellas “Cabaret”, una maravilla de 1972 dirigida por Bob Fosse e interpretada por Liza Minelli, Michael York y Joel Grey. La historia de la cantante americana y el profesor de inglés en la Alemania de Weimar. Hay una escena que quiero recordar, la de la cervecería (https://www.youtube.com/watch?v=oGNsLD9hW1Y) cuando el profesor pregunta por los nazis y el noble que le acompaña le dice que son gente útil para ir contra comunistas y demás pero son controlables. A continuación un miembro de las juventudes hitlerianos comienza a cantar y la cervecería entera le sigue excepto un viejo de gorra proletaria. Al entrar en el coche Michael York pregunta, ¿estáis seguros que podréis controlarlos? ¡Que los guardianes de las esencias no se pongan nerviosos! No voy a hacer una comparativa con el nacionalsocialismo. Quiero explicar cosas que mis referentes culturales me sugieren, como el otro día Andersen. ¿Y qué me sugiere la escena? Pues eso la de alguien incapaz de hacer frente a una situación y que recurre a medios espurios que cree poder controlar y que al final resultan incontrolables mientras el sentido común y la razón apabullados (el viejo de la escena) permanecen arrinconados. Mucho me temo que la situación en Cataluña se ha ido de las manos. El esperpento es total, el descontrol evidente, la razón ausente y mi sensación personal es de impotencia ante la ceremonia del absurdo. Soy historiador y debería comparar y establecer modelos pero el resultado es desolador. Lo voy a exponer en forma de decálogo: 1- En caso de independencia ¿qué se puede esperar de un estado con un gobierno que para conseguir sus objetivos llama a incumplir la ley, la retuerce, manipula su antojo la historia y tiene una batería de medios a su disposición que no dudan en pervertir la información de manera descarada? 2- Dejar la acción política a la calle y a una entidad privada ¿privatización de la política  o iluminados que viene a salvar la patria? 3- La voluntad popular por encima de la ley. En dictadura comprensible, en democracia cuya ley es fruto de la voluntad popular… ¿o es que se quiere acabar con ella? 4- Mas dice actuar de manera astuta. En la historia loss que se autoproclaman poseedores de una cualidad… en fin. 5- Se reúnen los alcaldes y son recibidos con honores en el palau de la Generalitat (los que no han ido ya han sido señalados supongo) y se ponen a gritar ¡Independencia! (el de Barcelona al frente dando palmas de manera patética) ¿no se trataba de preguntar? ¿O es qué ya está decidido el resultado? ¿Y la neutralidad institucional? ¿O estamos en los tiempos de las adhesiones inquebrantables del 100% de la ciudadanía encarnada en sus prebostes municipales? 6- La izquierda se une al desmantelador de la sanidad y la educación por un ideal más alto. 7- A todo esto la entidad privada envía una legión por las casas con una batería de preguntas que ante lo absurdo de su redacción la cosa sólo tiene un sentido… Y me da miedo pensarlo. 8- Por cierto a la última pregunta respondo. ¿A ti que …. (poner lo que se quiera) te importa lo que yo vote. 9- Gente que parece inteligente diciendo barbaridades pero si las dicen de ti amenazas con los tribunales, los mismos que dicen van a desobedecer. 10- Por favor, que venga el niño de Andersen y diga de una vez  ¡ESTÁIS EN PELOTAS!