President Maragall

Hace un par de días escribí un artículo sobre Cañete y sus comentarios. No pensaba escribir nada más sobre la campaña de las europeas pero hoy me vuelvo a poner a la faena porque pienso que se han sobrepasado todos los límites de la ética política: el president Maragall en el mitin de ERC. Creo y defiendo que existen unas líneas rojas que nunca se deben sobrepasar sencilla y llanamente porque la izquierda ha de ser razonable, o lo que es lo mismo, humanista. No voy a hacer una ahora un panegírico de los orígenes de la izquierda en general y el socialismo en particular, pero sí marcar la diferencia con la derecha y veremos de que estamos hablando. La izquierda repito es razonable, humanista, tiene líneas rojas en el momento en que hay que escoger entre los seres humanos y otras cosas, la derecha es racional, su objetivo es el beneficio económico, sea como sea.

Y vamos con el hecho, la aparición del President Maragall en el mitin de ERC acompañado de su hermano, número dos de la lista y de su esposa. Todos conocemos la situación de su salud, la enfermedad de Alzheimer, por lo tanto una persona que muy difícilmente y de manera voluntaria sepa, desgraciadamente, de que se trata y pueda medir las consecuencias, cosa que sus acompañantes y organizadores del acto si saben. No todo está permitido, no todo vale, para el soberanismo tampoco. Pero ellos piensan que sí. Tuve la oportunidad de asistir a un debate sobre la independencia y un diputado de ERC a la pregunta si estar apoyando a CiU y sus políticas no era una contradicción, vino a responder que el fin justificaba cualquier cosa. Entonces me pareció escandaloso. Lo cual hace pasar a Esquerra de lo razonable a lo repugnantemente racional, por lo tanto les invito a cambiar las siglas por DRC, además estarán más cómodos defendiendo los recortes y la política económica de CiU y, no olvidemos del PP.

Pero hay más. Su hermano, al que apoyamos como a cualquier compañero siendo regidor y conceller ahora nos califica en público de “socialismo excatalanista que está fraternalmente encadenado a sus compañeros españoles”. Pues mira excompañero, déjanos en paz y como ya no eres socialista déjame que yo sí esté fraternalmente unido (un principio muy socialista por cierto) a mis compañeros no sólo de España sino del resto del mundo, aunque ya sé que esto para ti puede resultar rancio y obsoleto.

Y, por último. También estuve en el aniversario del PSC en el Auditori de Barcelona. Cerró el acto Pascual Maragall en un momento en que ya había un divorcio entre el partido y él pero acabó diciendo que los mejores años de su vida los había pasado en el PSC. Si la palabra de Pascual sirve de algo, haced el favor de dejadle en paz.

“Cubre tu pecho de azul español…”

Ni tantito así

Así comenzaba una de aquellas canciones patrióticas o patrioteras de nuestra época oscura más reciente (para unos, para otros no) que los menos jóvenes del lugar recordaran por haberla escuchado o sufrido, tanto monta. Y empiezo anunciando lo que muchos saben, que soy historiador y ejerzo la profesión así que hablo del pasado y comparo en la más pura tradición marxista, conozco, algo, la historia, critico el presente y proyecto a futuro

Reconozco que no había reparado en los carteles de la campaña electoral por ser pocos y reiteratives pero ayer uno llamó mi atención, el de un señor todo pintado de azul que hablaba de futuro. Mis hijos me habían hablado de que andaba por ahí papá pitufo pero no sabia de que iba, ahora sí.

El candidato del partido popular, el ya ex-ministro Arias Cañete aparece todo él pintado de azul en un alarde de márqueting político donde…

Ver la entrada original 302 palabras más

“Cubre tu pecho de azul español…”

Así comenzaba una de aquellas canciones patrióticas o patrioteras de nuestra época oscura más reciente (para unos, para otros no) que los menos jóvenes del lugar recordaran por haberla escuchado o sufrido, tanto monta. Y empiezo anunciando lo que muchos saben, que soy historiador y ejerzo la profesión así que hablo del pasado y comparo en la más pura tradición marxista, conozco, algo, la historia, critico el presente y proyecto a futuro

Reconozco que no había reparado en los carteles de la campaña electoral por ser pocos y reiteratives pero ayer uno llamó mi atención, el de un señor todo pintado de azul que hablaba de futuro. Mis hijos me habían hablado de que andaba por ahí papá pitufo pero no sabia de que iba, ahora sí.

El candidato del partido popular, el ya ex-ministro Arias Cañete aparece todo él pintado de azul en un alarde de márqueting político donde hay que agradecer al menos que no se corten un pelo en cuanto a la simbologia. Primero en cuanto al símil pitufo, esa aldea de orden donde cada uno ocupa su lugar y donde el futuro pasa por vivir cientos de años sin variar un ápice nada de nada. Pero esta analogia que no deja de ser simpática no es la única y vuelvo a lo del azul español que se quedaria en anécdota sinó fuera por los comentarios del candidato que recuerdan la época en que se presumia de aquel color en las camises y más abajo. Decía Pilar Primo de Rivera, señora de azul donde las haya “Las mujeres nunca descubren nada; les falta el talento creador reservado por Dios para inteligencias varoniles “. Y claro, viene el candidato y suelta la perla “si haces un abuso de superioridad intelectual, o lo que sea, parece que eres un machista” uno no puede más que recurrir a comparar las dos frases de los personajes de azul y algun símil hay. Luego dice que trabajan “como negros” en un no sé si despiste o frase para determinado electorado. Y recordemos aquello de que el pran hidrólogico se aprobaría “por cojones”, otra frase muy de la gente a la que le gusta el azul, o aquella, de que “al regadío hay que utilizarlo como a las mujeres” en otra de esas de tratar al genero femenino como objeto. Y que hay de los camareros de antes que si sabían servir como Dios manda, el tema es a que “antes” se referia. Y la de que los inmigrantes habían descubierto el sistema de salud y colapsaban las urgencias.

En fin, lo dicho, “cubre tu pecho de azul español que hay un hueco en mi escuadra…”. Pero repito, uno es historiador, nada más.

Socialismo y elecciones europeas

cropped-cropped-novecento1.jpgComo reza el título hoy toca hablar de las elecciones europeas. Aviso que no voy a hacer un panegírico de las bondades de la socialdemocracia frente al conservadurismo,  Schultz  frente a Juncker, eso se sobrentiende ni tampoco voy a hacer un llamamiento a desmontar las políticas de austeridad porque estoy todo el día, así que dadlo por hecho. Voy a hablar del socialismo y las elecciones europeas porque creo que estamos en un momento de todo o nada, cosa que a los conservadores no les sucede nunca. Voy directamente a la cuestión ¿Qué pasa si gana la socialdemocracia y luego no hace lo que se espera que haga? Me explico. Hollande fue una esperanza y las noticias que llegan de Francia no son muy halagüeñas con un primer ministro que disimula muy bien lo de socialdemocracia. En Holanda el gobierno de izquierda privatiza la compañía del agua y las soluciones propuestas frente a la crisis brillan por su ausencia salvo un canto al fin de la austeridad, cosa que comparto, aunque me tiene que decir cómo. Por no hablar de la presencia de comisarios europeos de las filas socialistas cuyas voces, cuando se han escuchado, no han diferido mucho de sus colegas de la derecha.

Puede sonar mal pero ganar ¿para qué? Si es para aplicar un programa verdaderamente socialista, si es para dar un giro de 180 grados a medidas y objetivos, si es para decirle al mundo que Europa es verdaderamente de izquierdas, adelante. Pero si es para hacer lo que se está haciendo sólo conseguiremos una cosa, que el socialismo desaparezca como alternativa porque si ganamos la ciudadanía esperará no un sucedáneo ni una cosa extraña que dice por un lado y hace por otro. sino otra manera de hacer y sólo tiene un nombre socialismo.

La campaña ha comenzado, el socialismo va a la guerra y voy con él pero espero no encontrarme con mensajes vacíos para una política dictada por mercados y financieros. Nacimos para cambiar el mundo y no para decir “es que las cosas son así y no hay más”, como decía Marx, sí Marx, que no se asusten los que han renunciado a él, que hasta ahora se había interpretado el mundo y que había llegado la hora de cambiarlo. Cuando el capiatlismo ha enseñado de nuevo su cara más sucia, el socialismo tiene la oportunidad y la obligación de imponer sus valores sustituyendo la racionalidad economicista de la derecha por el humanismo de lo razonable. Cualquier otra cosa será el triunfo definitivo de la derecha.